Largo es el camino de la educación por medio de teorías, breve y eficaz por medio de ejemplos. SENECA

BLOG DEL DISEÑO DE LA INSTRUCCIÓN

currículoDiseño-InstruccionalEducacióneducación de adultos

¿Qué clase de currículo es el más apropiado para la educación de personas jóvenes y adultas?

Abstract.

La educación de personas jóvenes y adultas atraviesa en la actualidad una serie de cambios, de alguna manera la necesidad de preparar a la población joven y adulta mayor de 15 años que no completó su educación está ahora en la agenda nacional. El presente documento hace una exploración del sistema educativo nacional de Guatemala; de las características y necesidades del estudiante adulto, pero poniendo especial énfasis en la idea de que un programa de educación para adultos, dígase un currículo, es más efectivo cuando se toma en cuenta el contexto, las necesidades y objetivos de los estudiantes adultos.

Un currículo para adultos entonces no debe estar repleto de contenidos o competencias individuales; sino más bien debe partir de lo general a lo individual y para ello se propone la utilización de metodología como ABP (Aprendizaje Basado en Problemas) que nos permite estudiar nuestra propia comunidad, buscar información que hace falta sobre los problemas que hallamos en la misma y proponer soluciones que puedan impulsar el cambio social en este caso, partiendo de lo individual a lo general. Se concluye con una propuesta de componentes mínimos que deberá tener un currículo para adultos y como este puede unirse a la formación laboral tan necesaria en nuestros días.

 

Contenido

  1. Sistema Educativo Nacional de Guatemala
  2. ¿Educación para obtener un mejor trabajo o mantener el que ya tenemos?
  3. ¿Cuál es el currículo apropiado para los estudiantes adultos?
  4. ¿Cuáles son las necesidades de un estudiante adulto?
  5. ¿Qué contenidos debe enseñar un currículo de adultos?
  6. Itinerarios de aprendizaje
  7. Componentes del Currículo según Peter Oliva
  8. El problema con la educación de los adultos
  9. ¿Pueden aprender los adultos?
  10. ¿Qué se debe enseñar a los adultos?
  11. ¿Proceso o producto?
  12. El modelo NALAS
  13. Preguntas previas al diseño curricular
  14. Contexto como punto de partida
  15. Conclusiones
  16. Un currículo para adultos en el contexto local guatemalteco
  17. Metodología
  18. ¿Qué es el aprendizaje basado problemas?
  19. Problema – Escenario
  20. Identificar hechos
  21. Hipótesis (Formular el problema)
  22. Lo que no sabemos
  23. Aplicar nuevo conocimiento (Autoaprendizaje)
  24. Abstracción (Evaluación)
  25. Ventajas y desventajas del ABP
  26. Algunas desventajas identificadas en este proceso son las siguientes
  27. El aprendizaje basado en problemas en la era digital
  28. ¿De qué manera se puede unir el ABP con la formación laboral?
  29. ¿Cómo luce entonces un currículo para adultos utilizando un enfoque de cambio social y ABP?
  30. Las guías de estudio en un currículo para adultos debieran contener como mínimo

 

Sistema Educativo Nacional de Guatemala

El sistema educativo nacional de Guatemala está dividido en dos subsistemas. El Subsistema Escolar, es el que asciende a todos los niños y jóvenes en edad regular. Es decir, se ocupa de la educación inicial, preescolar, primaria, secundaria y diversificado para la población que se encuentra en la edad correspondiente; usualmente entre los seis y los 18 años.

El Subsistema Extraescolar por otra parte atiende a cualquier persona que, por múltiples causas, especialmente económicas, queda fuera del subsistema escolar. Según datos de la encuesta nacional de condiciones de vivienda ENCOVI 2014, aproximadamente 2 millones y medio de jóvenes menores de 24 años no han completado su educación primaria, secundaria o diversificado.

Las personas abandonan la escuela por trabajo, situación económica, migración y fracaso escolar. Este último tema es bastante amplio y por lo tanto no lo abordaremos en este documento, pero se puede considerar fracaso escolar cualquier manifestación mediante la cual la escuela no es capaz de retener al estudiante o incluso en aquellos casos cuando el alumno tiene un certificado, pero no alcanzó las competencias esperadas.

Hay otra serie de dificultades adicionales, relativas a la gestión educativa desde el sector público y que el subsistema extraescolar debe sortear. Por ejemplo, el estar sujeto a un sistema de información y registros escolarizado (SIRE), que fue diseñado para el subsistema escolar y por lo tanto no tiene la flexibilidad que se requiere en programas extraescolares. La falta de un presupuesto acorde a la tarea encomendada.

Sin embargo, el reto más importante el Subsistema Extraescolar tienen la actualidad no son el presupuesto, lo requisitos o la flexibilización de los servicios; estos son sólo elementos alrededor de uno más importante y al que desafortunadamente se le ha puesto poca importancia. Me refiero al currículo para la educación de personas jóvenes y adultas, algo que puede evitar lo que llamamos “segunda deserción escolar” o “segundo fracaso”. (Noriega, 2010) p13.

Definimos la “segunda deserción” al hecho cuando un adulto decide volver a la escuela, pero los requisitos o un currículo rígido le hacen retirarse nuevamente. Según Ilda Morán, (Morán, 1982) En el contexto de la educación contemporánea, se hace evidente que el individuo está situado dentro de una compleja organización socioeconómica y cultural, en la cual debe aprender a desenvolverse ante las situaciones que se le plantean a diario, en una forma dinámica, motivadora y productiva, pues de lo contrario se ve obligado a ocupar lugares secundarios dentro de la estructura social en la cual se ubica y actúa; una estructura que asigna valores y lugares al individuo en base a su capacidad intelectual y su posición socio económica. Una referencia de varías décadas atrás pero que aún sigue vigente.

¿Educación para obtener un mejor trabajo o mantener el que ya tenemos?

La profesora Vicky Choitz  (Choitz & Prince, 2008) explica que la sociedad actual requiere “trabajadores del conocimiento” que tengan más educación y más habilidades de lo que se requería tiempo atrás y que además tengan la habilidad de aprender continuamente. Según FutureWorks (2006) de las 20 ocupaciones proyectadas y que crecerán más en el futuro; 15 de ellas requieren educación post secundaria; nueve de ellas requieren licenciatura. Aquellos puestos de trabajo en los que únicamente se requiere el dominio de una habilidad están desapareciendo rápidamente. Esto no sería nada alarmante si la preparación de las fuerzas de trabajo fuera a la par de las demandas educativas; perece no es el caso. En Guatemala, un enorme porcentaje de la población no ha completado ni siquiera el tercer grado básico y continuamente más gente está saliéndose el subsistema escolar; esto amenaza seriamente la competitividad de la nación.

Si le preguntáramos a cualquier persona que no completó su educación media, con toda seguridad diría que efectivamente le interesa seguir estudiando. Sin embargo, los horarios de trabajo, las largas jornadas para transportarse de un lugar a otro e incluso la falta de acceso a equipo conectado a Internet hacen complicado el tener que estudiar junto

Los programas a distancia que se presentan muchas veces como los más flexibles también tienen serias dificultades porque basta con revisar los informes anuales que estos establecimientos emplean al Ministerio de Educación para darnos cuenta de que, la deserción en estos programas es elevada, mucho más elevada que aquellos que asisten por lo menos un día la semana., la deserción en estos programas puede superar el 40%. (Noriega, 2010)

Volviendo al tema del currículo, muchas de estas personas prefieren no estudiar porque las cosas que se enseñan en las escuelas de adultos no les son relevantes. Una de las preguntas clásicas es ¿para qué me va a servir el álgebra? Aquella respuesta trillada “para pensar” no es suficiente para un adulto que necesita poner su mente en la sobrevivencia de su familia.

¿Cuál es el currículo apropiado para los estudiantes adultos?

Los modelos curriculares que actualmente se utilizan fueron diseñados para niños y jóvenes que asisten a clases de lunes a viernes de 7:00 de la mañana a 1:00 de la tarde y quienes probablemente no realiza ninguna otra labor aparte de estudiar. Estos programas diseñados de esta forma toman mucho tiempo para completarlos y hace que los estudiantes adultos se desanimen. Si una persona con 25 años quiere terminar su educación primaria y secundaria bien puede invertir aproximadamente entre cuatro a seis años haciendo un período muy largo que obviamente desanima.

Los estudiantes adultos tienen necesidades diferentes, muy diferentes a las de los niños en un salón de clases tradicional, un adulto quiere pasar el menor tiempo posible en el aula o en el curso, pero también quiere sacar un mejor provecho de lo que aprende. Una de las grandes tragedias de la educación extraescolar actuales que no ha sido capaz de satisfacer las necesidades, las escuelas públicas o privadas que ofrecen programas flexibles para adultos enfatizan la flexibilidad de horario, pero no necesariamente la flexibilidad de lo que se aprende.

Eduard C. Linderman, dice que cuando un niño se presenta a la escuela, encuentra unas instalaciones, profesores y currículo y que al niño o niña le corresponde adaptarse a las condiciones que encuentra. Sin embargo, cuando un adulto o joven que quedó fuera del sistema educativo nacional; (texto en itálicas agregado); es la escuela la que debe adaptarse a las necesidades del estudiante adulto. (Linderman, 1926)

¿Cuáles son las necesidades de un estudiante adulto?

En una sociedad donde se valora tanto habilidades como conocimiento podemos aventurarnos a decir que lo que una persona adulta necesita es ser competitivo en un mercado donde abundan tanto la oferta de mano de obra como la necesidad de trabajar. Competitividad según Lyle M. Spencer (Spencer, 1991) es cumplir los estándares en un campo de trabajo. Pero los estándares pueden ser impuestos por el mismo trabajador, un objetivo o medida impuesta por otras personas; el desempeño de los demás e incluso el deseo de lograr algo que nadie hizo antes.

Tal y como Jack Mezirow lo establece; (Mezirow, 2009) en lugar de ser un mero sujeto de estudio, el estudiante adulto comienza con sus propios problemas, aquellos que le impiden la autorrealización. El maestro o tutor, entonces, no se convierte en una figura autoritaria, más bien “aprende con el adulto” y co-investiga maneras para que ese adulto alcance sus objetivos.  (texto en itálicas agregado).

 La teoría transformacional de Mezirow; provee los fundamentos para ideales como los de Eduard C. Linderman, al explicar la dinámica del aprendizaje involucrado cuando nos adentramos en las raíces de las asunciones y representaciones preconcebidas y, como resultado, cambia, la forma en que generamos experiencias.

El aprendizaje transformacional es aquel que involucra un proceso de desglose, reconstrucción y generación. El objetivo principal del estudiante adulto es ordenar su propia vida cuando ocurre una disrupción o cuando la manera de resolver nuestros problemas ya no es la misma. La falla de la “receta de la educación” nos conduce a una reflexión y transformación de nuestra perspectiva. La receta de la educación no es otra cosa que el currículo escolarizado que pretende transformar al niño de hoy en un ciudadano ejemplar mañana. Lo malo es que ese mañana ya es “hoy” para los adultos que han quedado fuera de la escuela.

 

Entonces nos queda una pregunta:

¿Qué contenidos debe enseñar un currículo de adultos?

En su definición más simple, cuando hablamos de currículo, imaginamos algo relativo a un programa de estudio. Digamos unos contenidos, unas competencias e indicadores de logro. Estos documentos dan forma al contenido de cada área de estudio, así como a la profundidad, secuencia y niveles de esta.

Incluso puede definir el nivel de relación con otras áreas curriculares, cualificaciones o criterios de ingreso o egreso. Se espera que todo esto esté presentado mediante un documento al que llamamos “currículo”.  Por supuesto que todo currículo también requiere interpretación, una cosa es el currículo escrito, otro el que se planifica y otro el que finalmente se imparte a los estudiantes. Por eso se dice que el currículo debe ser contextualizado, es decir, adaptado a las condiciones del lugar y estudiantes donde se imparte.  Diferentes profesores enseñarán un mismo currículo de diferente forma y al mismo tiempo, diferente población recibirá ese mismo currículo de otras maneras, dependiendo de la realidad en que cada uno vive.

Antes de entrar de lleno a el tipo de contenidos que debería tener un currículo de adultos; es bueno recalcar que estos currículos de preferencia debieran ser desarrollados en forma de competencias individuales; es decir, que cada competencia pueda ser adquirida de manera diferente y que toda sirvan para alcanzar un objetivo común. Los programas deben estar enfocados en desarrollar habilidades básicas, competencias suaves y competencias laborales acorde a la necesidad de las comunidades; que enfatice el aprender haciendo.

Itinerarios de aprendizaje.

Los “itinerarios de aprendizaje” son una serie de programas educativos interconectados que permiten a los individuos desarrollar competencias relativas al emprendimiento o empleabilidad.

En un nivel bastante simple, tendemos a pensar que la palabra “currículo” está relacionada únicamente a un plan de estudios y unos contenidos. Pero el currículo es mucho más que eso, el profesor Peter Oliva (Oliva, 2013) establece que el currículo se compone de programas, provisión, procesos, procedimientos y producto. El modelo del profesor Oliva llamado 5P es ampliamente utilizado para la evaluación de la efectividad de un currículo para cualquier tipo de población.

 

 

 

 

Imagen propia, adaptada de (Oliva, 2013)

 

Componentes del Currículo según Peter Oliva.

Programas. Por programas nos referimos a la planificación docente, los objetivos o las competencias que se espera desarrollar, los indicadores de logro y contenidos entre otros.

Provisión. Una vez que hemos planificado lo que deseamos enseñar se debe asegurar los recursos para ejecutar el programa de curso.

Procesos. Por procesos nos referimos a todas aquellas estrategias que deben ponerse en práctica con la finalidad de llevar a cabo no sólo la planificación o mallas curriculares sino también cuál será el uso que se la dará a los recursos y cuándo.

Procedimiento. Los procedimientos son las pequeñas tareas o pasos que se deben dar para poder completar un proceso.

Producto. Esto se refiere principalmente a la evaluación a lo largo y ancho del currículo. Ejemplo: La planificación docente, los contenidos entregados, los productos presentados como evidencia por parte de los estudiantes, el impacto de estos programas de estudio en el individuo, la familia, comunidad y país.  Cada una de las fases del modelo de Peter Oliva es sujeto de evaluación.

 

El problema con la educación de los adultos.

Rosemary Moreland y Erick Cownie (Choitz & Prince, 2008) dicen que el aprendizaje o la enseñanza a los adultos ha tenido altibajos a lo largo de la historia humana. Principalmente se ha caracterizado por una relación entre los sistemas educativos y la población adulta. La educación de los adultos no debería estar relegada a atender a que la población con bajos niveles de competencia sino debería ser un sistema de educación continua que prepare a las personas para enfrentar los retos a lo largo de la vida.

Las barreras para el aprendizaje de los adultos o mejor dicho para educar a los adultos siguen siendo casi las mismas a lo largo de las décadas, el tiempo, el dinero o el mismo currículo que no responde a la necesidad de las personas.

¿Pueden aprender los adultos?

Esta es una pregunta bastante antigua, la evidencia demuestra que los adultos pueden aprender. El aprendizaje inicia desde el primer día que nacemos y termina el día. Incluso de aprender cosas es algo irresistible para el ser humano que se ajusta a las condiciones a lo largo de la vida.

El adulto puede aprender y también debe aprender; por supuesto que la cantidad de cosas nuevas que podemos almacenar en nuestra memoria va decreciendo a medida que nuestra edad avanza. Por supuesto, en los cursos o programas de educación para adultos podemos notar que después de los 40 años es muy poca la gente que se inscribe en estos programas.

¿Qué se debe enseñar a los adultos?

El mayor problema en educación para adultos en las palabras de Jessie Allen (Charters, 1929) lo constituye el currículo. Sin embargo, y como lo atestigua la enorme cantidad de personas fuera del tema educativo nacional, el currículo actual es insuficiente para atraer a los adultos de regreso las escuelas. Parece que lo que enseñamos en las escuelas no les es atractivo o no responde a sus necesidades. Si queremos mejorar el sistema educativo para adultos debemos dejar de tratar de enseñar un currículo diseñado para niños como si pudiéramos cubrir todos aquellos contenidos que no pudieron aprender en la escuela.

Cuando un adulto regresa a la escuela no lo hace sólo porque quiere pasar su tiempo y recordar su niñez, vuelve la escuela porque sabe que necesita modificar su modo de vida y en la educación un vehículo para alcanzar esos otros objetivos.  Un análisis cuidadoso de las demandas laborales de nuestro tiempo puede ayudarnos a presentar un currículo atractivo a los adultos. Ser adultos, significa que podemos emanciparnos del tradicional libro de texto y poder aprender utilizando otros métodos. No se trata de alcanzar las competencias del currículo nacional base sino para la gente para poder enfrentar los retos de la vida actual. Los cursos más exitosos en programas de educación para adultos son aquellos en donde los mismos estudiantes seleccionan lo que va a aprender; (no estamos hablando de Montessori); utilizar también discusiones grupales, foros en línea o escenarios en donde resolver problemas son otras técnicas bastante efectivas.

El famoso método socrático en donde el maestro hace preguntas y los estudiantes tratan de encontrar la respuesta entre ellos mismos o buscando información en otro lugar que no sea el mismo maestro; es un método que ha sido probado por muchos siglos y todavía funciona.

En la actualidad el aprendizaje basado en problemas ABP su hermano mayor que utiliza las mismas siglas, aprendizaje basado en proyectos ABP son apenas dos de las metodologías que más puede ayudarnos en la enseñanza del adulto.

¿Proceso o producto?

Si examinamos con detenimiento cualquier programa educativo para adultos, podemos darnos cuenta de que la mayoría de estos identifica al currículo como un proceso, es decir, una manera de hacer las cosas con pasos, procedimientos debidamente delineados, pero dejan de lado el producto final. (Clair, 2001)

Cuando sabemos más acerca de los límites y posibilidades de nuestros estudiantes, estamos preparados también para estudiar de mejor forma el contexto en el que viven y de esta manera preparar materiales de estudio o currículo que se adapte a las necesidades y contexto en el que viven.

Jenny Derbyshire (Derbyshire, Hensey, & Chinneide, 2009) argumenta que el desarrollo de un currículo para adultos debería ser un proceso participativo entre tutores y estudiantes. El contenido del currículo en sí es creado por los mismos alumnos y tutores a los que los autores llaman “socios del aprendizaje”.

El énfasis principal las se pone en el “cómo” de una manera conjunta deciden como y que aprender. Este tipo de currículo está en sintonía con aquellos enfoques del aprendizaje basado en el estudiante. En un sistema de aprendizaje centrado en el estudiante, los mismos alumnos toman la decisión del diseño del currículo.

 

Para los autores un currículo para adultos es más efectivo si se toma en cuenta las siguientes características:

  1. Existe respeto e igualdad entre estudiantes y profesores tutores.
  2. Los estudiantes primero exploran sus necesidades e intereses, la utilidad del conocimiento que van a adquirir y luego seleccionan que quieren aprender y cómo lo van a lograr.
  3. Los estudiantes están involucrados en la búsqueda de recursos o provisión para su propio aprendizaje. (Esto no significa que deban comprar o pagar por cosas)
  4. Diferentes creencias, diferentes culturas, en otras palabras, la diversidad se respeta.
  5. Se basa en una teoría o filosofía de educación de adultos que privilegia el desarrollo personal y la acción social.

En la vida de un adulto, la confianza y el aprendizaje abre muchas puertas en el trabajo y el desarrollo personal, el involucramiento en la educación de sus hijos y el desarrollo de la comunidad. Algunas de las variables más importantes en educación para adultos son las habilidades de comunicación tanto verbal, escrita y el uso de los diferentes canales de comunicación disponibles en la actualidad, especialmente las redes sociales y el Internet.

Otra variable muy importante y que provee confianza habilidades matemáticas dígase aritmética, geometría o álgebra. Comprender los diferentes procesos de comunicación le da valor a la persona que las puede utilizar y que puede resolver problemas a través de esta.

Derrick Fielden (Fielden, 2019) argumenta que el enfoque de cualquier currículo para adultos debe ser las actividades que los estudiantes van a realizar y no necesariamente lo que el profesor o tutor. La diversidad de estudiantes y también la diversidad de objetivos personales en los adultos debe ser reconocida; la división actual de áreas curriculares no necesariamente deben ser la base para un currículo de adultos por qué lo principal en educación para adultos es las experiencias que ellos ya tienen afuera y como esas mismas dan forma a los anhelos particulares de cada uno.

Según Fielden, el aprendizaje a partir de las experiencias (Experiential learning) inicia con la exploración de las experiencias concretas que el estudiante adulto ya posee; con esas experiencias observamos nuestro medio y reflexionamos sobre el mismo para encontrar discrepancias, que luego son representadas en forma de problemas o necesidades que nos lleva a generalizar y formar conceptos e hipótesis para explicar las razones de estas discrepancias y la manera en que pueden ser abordadas para darle solución mediante la adquisición de nuevas experiencias.

 

El modelo NALAS

La National Adult Literacy Agency de Irlanda ha propuesto un modelo sencillo para el diseño curricular de los adultos.

Este es uno de los pocos modelos para diseño curricular de adultos que existen, el corazón de este modelo es el contexto en el que los estudiantes adultos viven y aprenden. Esto está representado al colocar al estudiante adulto al centro del modelo o diagrama que vemos en esta imagen.

 

Fuente: Adaptado de NALA

 

En el círculo externo podemos ver cuatro componentes o competencias principales que son pensamiento crítico, comunicación, aprendizaje y cambio.

  • Comunicación: un currículo para adultos es principalmente un currículo de comunicación, si vamos a utilizar métodos como aprendizaje basado en problemas o el método socrático significa que debemos respetar y valorar los diferentes puntos de vista de nuestros compañeros de estudio; debemos ser capaces de comunicar nuestras ideas de forma verbal o escrita utilizando los estándares de ortografía y gramática apropiados.
  • Pensamiento crítico: el pensamiento crítico trabaja muy de cerca con la comunicación, esto significa que debemos estar conscientes que el currículo es formado por medio de la práctica social, es decir el lugar en donde el aprendizaje ocurre. Esto también involucra a los estudiantes de manera que en desarrollen las habilidades de comunicación y numéricas necesarias para avanzar hacia sus ideales.
  • Cambio: el modelo representa el desarrollo del currículo como un proceso de cambio. Un currículo efectivo para adultos promueve el cambio interno y externo del ser humano porque les permite adquirir confianza y habilidades para alcanzar sus propios objetivos. El cambio también involucra la aceptación de puntos de vista diferentes a los que teníamos. Esto nos llevará de igual forma a modificar el contexto en el que nos movemos, a modificar el modo de vida de nuestra comunidad.
  • Aprendizaje: el aprendizaje es un proceso activo basado en el conocimiento previo, las experiencias y puntos de vista que traemos a la escuela. Esto incluye cualquier aprendizaje informal que hayamos adquirido a lo largo de nuestra vida. Al diseñar un currículo para adultos debemos tener cuidado de que éste sea colaborativo y participativo. Por colaborativo nos referimos a que debe hacerse tomando en consideración los puntos de vista de los estudiantes y participativo porque una vez planificado todos deben enfocarse en alcanzar las competencias previamente consensuadas.
  • En este modelo, los estudiantes están al centro porque el aprendizaje está en sus propias manos y ellos son los actores principales de su propio currículo, el tutor es únicamente un socio del aprendizaje.

Un currículo para adultos bien diseñado reconoce la manera en que utilizamos nuestro propio lenguaje; respeta los valores de cada estudiante como parte de su propia identidad. De esta manera los estudiantes valorarán su propia cultura, sus roles, identidades y propósitos que ellos mismos al curso desde sus comunidades o contextos.

Una de las cosas más importantes que un tutor de programas para adultos puede hacer es saber cuál es el interés, metas, experiencias, puntos de vista, sentimientos y necesidades de aprendizaje de sus estudiantes adultos. Éste es el principal insumo para el diseño de un currículo apropiado para los estudiantes adultos.

  • El contexto. Al planificar un currículo, vemos el contexto como el punto principal desde donde comienza la planificación. Nos ayuda a comprender el rango de factores que afectan el proceso de enseñanza aprendizaje, así como las oportunidades de desarrollo para nuestros alumnos, los retos y los recursos que existen en ese contexto relevante. El contexto puede ser considerado como lo siguiente: la sociedad en general; la comunidad local y la situación individual del estudiante adulto.

Preguntas previas al diseño curricular

Al desarrollar un currículo para adultos debemos tener en mente que la sociedad general, es decir nuestro país, la situación política, la cultura y la situación socioeconómica afecta en gran medida la práctica de un currículo para adultos.

  • ¿De qué manera la educación para adultos es vista por las autoridades educativas nacionales?
  • ¿Los adultos son vistos como gente a la que le hace falta algo o los que tienen alguna experiencia que se puede aprovechar?
  • Si vemos a los adultos como gente a la que les hace falta algo siempre vamos a creer o pensar que podemos resolver su vida o miraremos la educación desde un punto de vista paternalista; pero si los vemos como gente que tiene experiencias que pueden ser aprovechadas en otros contextos, estamos poniéndonos en la puede cooperar o colaborar con ellos.
  • ¿Cuál es el propósito de las políticas de educación para adultos en nuestro país?
  • ¿Qué factores presionan o influencian el desarrollo del currículo para adultos en nuestro país?
  • ¿De qué manera es visto el aprendizaje centrado en el estudiante?
  • ¿Qué influye en el contexto del estudiante al currículo?
  • ¿Qué tipo de relaciones existen entre estudiantes y tutores para aprovechar el contexto?

Contexto como punto de partida

El punto de partida entonces es el contexto, esto es el medio en donde el estudiante vive, trabaja y estudia. Esto puede cambiar de una ciudad a otra, de una escuela bata e incluso de un barrio a otro. Teniendo claro el contexto pasamos al proceso de planificación que no es otra cosa sino los programas de estudio desarrollados en conjunto con el estudiante.

La instrucción se refiere al proceso de enseñanza y aprendizaje llevado a cabo por estudiantes y tutores una vez que ellos mismos han acordado lo que van a aprender y cómo lo van a hacer.

El paso final en el proceso es la evaluación, no necesariamente la grabación del nuevo que han aprendido los estudiantes, sino que incluye también todos los componentes del modelo de Oliva, las 5P (programa, provisión, procesos, procedimientos y productos); es decir evaluamos tanto en currículo mismo, los recursos que conseguimos, como fue que lo hicimos, qué procedimiento seguimos, es decir la serie de pasos para conseguir el producto esperado.

Los componentes del modelo interactúan entre sí y no necesariamente existe un tipo de jerarquía entre ellos, es más bien un modelo circular de investigación acción a lo largo de todo el proceso de aprendizaje.

 

Conclusiones

Hemos hecho un recorrido bastante extenso revisando literatura sobre currículo para adultos; pero todavía no hemos podido contestar la pregunta inicial: ¿qué clase de currículo es el más apropiado para la educación de personas jóvenes y adultas?

Sabemos que el subsistema extraescolar en Guatemala es el encargado de facilitar educación a las personas que han quedado marginadas de la escuela tradicional pero que hasta el momento no existe un currículo para los jóvenes y adultos que han quedado fuera de la escuela.

Las principales necesidades educativas de los adultos pasan por mantener el trabajo que atienden o conseguir uno mejor a través de la educación. El estudiante adulto cuando regresa la escuela no necesariamente viene sólo por conseguir el diploma, lo hace porque sabe que a través de un certificado podrá procurarse una mejor vida para él y su familia.

Las principales barreras del aprendizaje adulto siguen siendo la falta de tiempo, la falta de dinero y la falta de programas atractivos que los hagan volver a la escuela. En palabras de Eduard C. Linderman; la escuela es la que tiene que adaptarse a las necesidades del adulto. Una de las principales teorías en la actualidad es el aprendizaje transformación del que transfiere o a por transferir la autoridad de decidir qué y cómo enseñar al estudiante mismo a fin de que provoque cambios a nivel local y nacional.

Las laborales de la sociedad actual y el contexto en el que los estudiantes viven y trabajan y también estudian debe ser el punto de partida para el diseño curricular de los programas para adultos. La metodología utilizada en un programa de educación de adultos debe privilegiar la participación del estudiante mismo en el desarrollo y diseño de los programas. Un currículo para adultos debe privilegiar las necesidades de los estudiantes mismos, la diversidad y contexto en el que viven.

El modelo de diseño de currículo de NALA (National Adult Literacy Agency) de Irlanda, es uno de los pocos que parte del contexto del estudiante mismo para luego planificar las intervenciones de aprendizaje y enseñanza; un modelo que en primer lugar con el centro al estudiante mientras que el tutor pasa a ser un socio de aprendizaje. La autoridad final recae sobre el mismo alumno.

 

Un currículo para adultos en el contexto local guatemalteco.

Habiendo dicho todo lo anterior, podemos intentar concluir que un currículo para adultos debería tener como mínimo los siguientes componentes:

  • Un modelo curricular propio. Un modelo diseñado a partir de las experiencias de los adultos y profesores.
  • Un enfoque filosofía que lo sustente. Es decir, vamos a utilizar un currículo tradicional, un currículo crítico por uno de cambio social. El currículo tradicional privilegiar los contenidos y el aprendizaje de teorías; el currículo crítico por su lado busca cambiar los cimientos de la sociedad a través de la educación mientras que un currículo de cambio social buscará también cambiar las cosas, pero partiendo desde lo individual hacia lo nacional; contrario a lo que podría ocurrir utilizando un currículo crítico.
  • Un set de competencias e indicadores de logro. De referencia, esas mallas curriculares deberían estar integradas, es decir no deben ir por áreas curriculares, matemáticas, comunicación, ciencias y estudios sociales entre otros debería integrarse a través de transversales o verticales que permitan al estudiante explorar sus intereses y diseñar duda de aprendizaje.
  • Evaluación. La evaluación de este tipo de currículo debe estar basada principalmente en evidencias, evidencias que pueden ser producidas por el estudiante mismo o mediante la verificación de las experiencias previas de la persona.
  • Los tiempos en un currículo para adultos deberían estar controlados por el estudiante mismo; es decir el alumno tiene la libertad de iniciar, pausar o terminar sus estudios en el momento que quiera.
  • Estándares. Los estándares educativos no se ponerles mi vida a las cosas, es decir, la medida de producto que el estudiante debe entregar antes de poder afirmar que tal o cual competencia fue alcanzada. Los estándares educativos son las mismas competencias del currículo y son la meta final.

Metodología.

Por metodología nos referimos a la entrega del proceso de enseñanza aprendizaje. Los medios y sistemas. Recordemos que, si los estudiantes van a ser los que decidan qué aprender, cómo aprender y dónde localizar los recursos; las mallas curriculares en este caso no pueden presentarse mediante la enumeración de contenidos que deban cubrir en determinado tiempo. Esto por si presenta un grave problema porque la mayoría de los profesores que trabajan con programas para adultos han sido capacitados, pero para enseñanza en el sistema escolar tradicional con niños.

El ABP, aprendizaje basado en proyectos o aprendizaje basado en problemas se presenta como una de las alternativas para los programas de educación para adultos.

El aprendizaje basado en proyectos parte de guías de estudio preparadas en donde ya los diseñadores de la instrucción predefinido proyectos que debe realizar el estudiante a lo largo de una etapa o grado de estudio. El aprendizaje basado en proyectos presenta una situación en donde los estudiantes no necesitan decidir qué estudiar sino más bien se les da pautas para encontrar información, recursos planificación y ejecución del proyecto mismo.

El otro ABP, el aprendizaje basado en problemas es probablemente el que más se adapta a una situación en la que los mismos alumnos tratan de alcanzar o completar una etapa de estudios en diferentes lugares.

 

¿Qué es el aprendizaje basado problemas?

Nota: El siguiente texto apareció por primera vez en el Blog del Diseño Instruccional: https://2-learn.net/director/

El Aprendizaje Basado en Problemas, ABP o PBL por sus siglas en inglés, es un método de aprendizaje por medio del cual los estudiantes desarrollan habilidades de pensamiento crítico y solución de problemas a partir de las experiencias de la vida real.

Fuente: Shutterstock.inc (bajo licencia)

 

Este es un método basado en el enfoque constructivista, con el cual los estudiantes buscan la manera de resolver problemas de la vida cotidiana en ambientes colaborativos. El aprendizaje basado en problemas difiere totalmente de la enseñanza bancaria. En ABP, los estudiantes enfrentan un problema o evento no definido. A los estudiantes se les sugiere identificar aquel conocimiento esencial requerido con la finalidad de comprender el problema. En ABP se trabaja en grupos. De esta manera, los estudiantes aprenden a trabajar de forma colaborativa para encontrar soluciones a problemas de la vida real.

ABP es un método de instrucción que apunta a preparar a los estudiantes para enfrentar casos de la vida real. Se quiere que los estudiantes enfrenten y den solución a problemas como formato principal de instrucción. De esta manera se fomenta el alcance de objetivos de aprendizaje al promover la generación o práctica de habilidades y conocimientos que los alumnos poseen o han aprendido antes. El aprendizaje basado en problemas fomenta la práctica de un pensamiento crítico de alto nivel y genera procesos de autodirección y autorreflexión sobre el aprendizaje del propio alumno.

Cindy y Hmelo (2014) esquematizaron un modelo de ABP mostrado en la siguiente figura como un proceso cíclico que puede utilizarse una y otra vez hasta que se alcance un aprendizaje exitoso.

Fuente: Adaptado de (Hmelo-Silver, 2016)

Problema – Escenario.

En el Aprendizaje Basado en Problemas, toda lección o unidad didáctica comienza con el establecimiento de una situación, problema, estudio de caso o escenario. Las situaciones pueden ser ejemplos de la vida diaria en donde no está totalmente claro cuál es la fuente del problema o la forma de resolverse. Si vamos a presentar un estudio de caso o un escenario usualmente se relata una historia en la que intervienen algunos personajes. En los estudios de caso sólo se presentan los hechos y no se ofrece ninguna alternativa, es el estudiante el que debe de identificar las posibles soluciones. Los escenarios por su lado presentan algunas alternativas o respuestas tentativas que el estudiante debe comprobar.

Identificar hechos

Después de haber presentado el problema, los estudiantes deben proceder a identificar hechos concretos que aparecen en nuestra situación.

Los hechos concretos son aquellos elementos importantes que tan forma al problema; por ejemplo, si presentamos un problema en donde cierta comunidad sufre de la falta de agua potable; los estudiantes pueden proceder a identificar los hechos como por ejemplo cantidad de fuentes disponibles; forma en que se utiliza el agua en este momento, situación climática, y cualquier otro dato que les pueda servir para generar una hipótesis.

Hipótesis (Formular el problema)

Cuando ya tenemos los hechos identificados entonces podemos generar una hipótesis que no es otra cosa sino una respuesta tentativa a la razón por la que se está generando el problema y por supuesto también una idea de cómo se puede solucionar. En el aprendizaje basado en problemas no nos quedamos con el identificar la fuente del problema, eso es apenas el comienzo del camino, nos interesa más resolverlo.

Lo que no sabemos

En este espacio los profesores o tutores deben tener mucho cuidado de no darle la respuesta directa al alumno sobre lo que no sabe o lo que no se dice en la situación problema. Los estudiantes deben ser capaces de identificar brechas de conocimiento, áreas que no están totalmente claras en la situación problema, mismas que debemos identificar e investigar. En este paso es donde radica principalmente la riqueza del aprendizaje basado en problemas, si el estudiante tiene la capacidad de identificar lo que no sabe, eso que no sabe se convierte en una necesidad de aprendizaje e investigación.

Estas brechas o necesidades de aprendizaje deben estar alineadas a los estándares educativos o currículo. Quienes planifican este tipo de actividades deben tener mucho cuidado para insertar éstas brechas de conocimiento; sin anunciarlas. Si el estudiante descubre lo que no sabe estará aprendiendo dos veces.

Aplicar nuevo conocimiento (Autoaprendizaje)

después que los estudiantes han identificado las necesidades de aprendizaje, las cosas que no saben y que necesitan para resolver el problema; deben volver a la situación problema y aplicar el conocimiento adquirido de forma tal que se compruebe o rechacen la hipótesis. Éste es un proceso que va amarrado a la abstracción; el cual no es otra cosa que evaluar si lo que aplicamos; esto es, el nuevo conocimiento efectivamente contribuye a solucionar el problema.

Abstracción (Evaluación)

Como ya dijimos, la abstracción no es otra cosa que evaluar si lo aplicado efectivamente contribuye a dar solución al problema presentado. Debido a que este tipo de trabajos casi siempre se hace en grupos, seguramente vamos a encontrarnos con discrepancias; los estudiantes que manifiesten dotes de liderazgo podrán ejercerlo en este momento con el objetivo de poner de manifiesto su particular punto de vista y posiblemente hacer que el resto lo tome en cuenta. Si el grupo o la mayoría del grupo no está de acuerdo o si entre todos deciden que esta no era la solución, el proceso regresa al planteamiento de la hipótesis. Algunas veces hay que cambiar las hipótesis y otras veces hay que buscar más información para ser aplicada nuevamente, el modelo presentado es cíclico y puede dar una y otra vuelta hasta encontrar una solución o replantearse el problema.

Según la profesora Cindy Hmelo, de la Indiana Blooming University, el proceso de ABP inicia con la presentación de un problema y termina con la reflexión de los estudiantes.  Una sesión o lección ABP inicia con la presentación de un problema, con información mínima sobre un problema complejo. Los estudiantes entonces deben hacer preguntas al facilitador para obtener más información, también pueden conducir experimentos para hallar más detalles del problema y buscar información en fuentes primarias o secundarias mediante un proceso de investigación documental o investigación – acción. A medida que avanzan en la búsqueda de la solución, los estudiantes se detienen para reflexionar en la información obtenida, generar preguntas acerca del mismo tema e hipotetizar.

Al mismo tiempo, los estudiantes identifican conceptos necesarios que deben conocer para encontrar la solución al problema. Muchos teóricos llaman a estos conceptos «lo que no sabemos». Finalmente se agrupan para considerar los diferentes puntos de vista.

Mientras trabajan en el problema, la profesora Cindy Hmelo recomienda el uso de lo que ella llama «Whiteboard» o sea, pizarras o cuadros como el que se muestra en la imagen inferior, en donde se escriben las ideas más importantes. La «pizarra» es dividida en cuatro o cinco columnas, en donde escriben los elementos más importantes del problema.

Ventajas y desventajas del ABP

Como todo modelo, tiene sus cosas a favor y sus cosas en contra. Por ejemplo:

  • Permite que los estudiantes tomen responsabilidad de su propio aprendizaje.
  • El trabajo grupal permite que los estudiantes desarrollen habilidades de liderazgo y trabajo en equipo.
  • Las tareas individuales permiten que aquellos estudiantes más avanzados desarrollen un nivel de logro alto.
  • El aprendizaje basado en problemas permite hacer relevante el contenido del currículo.
  • Permite, enfocar el aprendizaje en aquellos puntos críticos de los contenidos.
  • Mejora la transferencia de conocimiento y habilidades a la vida diaria.
  • Facilita que los estudiantes se sientan responsables de su propio aprendizaje y mejora la motivación.
  • Fomenta un aprendizaje profundo de los conceptos o conocimientos.

Algunas desventajas identificadas en este proceso son las siguientes:

  • Dificultad por falta de capacitación en los profesores para utilizar este modelo de aprendizaje basado en problemas.
  • Cuando los estudiantes provienen de entornos menos favorecidos es probable que se sientan la dificultad de tomar sus propias decisiones.
  • Se requiere mucho más tiempo para desarrollar tareas o procesos para resolver problemas.
  • Administradores, profesores y estudiantes pueden tener dificultad para adaptarse a un nuevo modelo.
  • La cultura actual está más enfocada en encontrar la información de forma mucho más rápida que si se genera de forma investigativa.
  • Una persona o un grupo puede completar su tarea mucho más rápido que el resto, provocando que los profesores tengan que avanzar con unos más rápido que con otros.
  • El aprendizaje basado en problemas requiere muchos recursos.
  • El aprendizaje basado en problemas no se puede aplicar en todos los cursos o disciplinas académicas.

El aprendizaje basado en problemas en la era digital.

La era digital ha permitido que el aprendizaje basado en problemas se vuelva más popular porque mejora las posibilidades de investigación por medio de contenidos digitales. Hay un gran número de herramientas que podemos utilizar para mejorar la investigación; por ejemplo, vídeos, blogs, enciclopedias digitales como Wikipedia; plataformas virtuales y prácticamente casi cualquier sitio que contenga la información que necesitamos.

¿De qué manera se puede unir el ABP con la formación laboral?

Esto posiblemente es lo más bondadoso y sencillo del ABP, los estudiantes pueden seleccionar como problemas prácticamente cualquier cosa. Desde la falta de oferta laboral, problemas en la misma empresa, la producción en el campo, la falta de algún tipo de negocio, etc., etc. etc.

Es un natural entre las necesidades, los problemas y el aprendizaje adulto.

¿Cómo luce entonces un currículo para adultos utilizando un enfoque de cambio social y ABP?

Un currículo para adultos que utiliza un enfoque de cambio social y metodología ABP (Aprendizaje Basado en Problemas) tendrá por supuesto unas competencias e indicadores de logro en su malla curricular, pero estas deben ser bastante generales. También tendrá como dijimos antes una filosofía, un modelo curricular, y por supuesto un modelo pedagógico. Lo que no va a tener es una serie de contenidos o sistemas de evaluación. Ya que estos son seleccionados por los estudiantes mismos a partir del estudio de los problemas en su contexto comunitario.

Aquí entran en juego otras cosas que le hacen mucha falta a todos los programas educativos guatemaltecos; me estoy definiendo a las guías de estudio. Una guía de estudio no es el texto que tiene los contenidos que el estudiante debe aprenderse; una guía de estudio son una serie de instrucciones para llevar a cabo el proceso de enseñanza aprendizaje.

Las guías de estudio en un currículo para adultos debieran contener como mínimo:

  • Una conceptualización de lo que significa un problema y cómo identificarlos en nuestra comunidad. La identificación de hechos o variables que luego vamos a estudiar, estos hechos o variables deben estar íntimamente relacionados al problema que estamos observando. Esta posiblemente sea la parte más difícil para tutores y estudiantes, pero también es la que nos da pie para poder presentar soluciones.
  • Formulación de hipótesis. Es decir, el estudiante debe tener la capacidad de presentar una explicación tentativa del porqué del problema y como este puede solucionarse.
  • Identificar lo que no se sabe. Las guías de estudio deben poder dirigir al alumno a fin de que pueda identificar aquel tipo de información que le hace falta para poder solucionar el problema; es decir las brechas o necesidades que separan lo que es y lo que debería ser.
  • La aplicación de nuevos conocimientos. Una vez que identificamos lo que no sabemos y luego que hemos investigado para responder a esas interrogantes, llega la hora de aplicarlo indicar si el problema efectivamente desaparece o se mitiga.
  • Abstracción y evaluación. Finalmente, las guías de estudio deben tener la capacidad de guiarnos hacia la abstracción, es decir evaluar si las respuestas son las apropiadas o necesitamos encontrar otras.

Las guías de estudio deben estar diseñadas de tal forma que los estudiantes puedan trabajar de manera grupal o individual; usualmente existe también una guía para el tutor o docente en donde se le explica cómo debe proceder con los estudiantes en cada uno de los pasos.

A diferencia del aprendizaje basado en proyectos, los problemas pueden encontrar en cualquiera de nuestras comunidades, y estos son seleccionados por los estudiantes mismos. El aprendizaje basado en proyectos también es una muy buena metodología, pero es más dirigido por quienes diseñan las guías de estudio y no necesariamente toma en cuenta el contexto local donde el estudiante vive, trabaja y estudia.

 

Referencias

Boud, D., & Grahame, F. E. (2007). The Challenge of Problem Based Learning. London: Routeledge.

Ceker, E. &. (2014). Features and characteristics of problem based learning. . Cypriot Journal of Educational Science 11(4), 195-202.

Charters, J. A. (1929). Problems in Adult Education. Educational Research Bulletin, 207-211.

Choitz, V., & Prince, H. (04 de 2008). Flexible Learning Options for Adult Students.

Clair, R. S. (2001). Cracking the code: Problems and possibilities of curriculum analysis in adult education. Adult Education Research Conference. East Lansing MI: New Prairie Press.

Derbyshire, J., Hensey, P., & Chinneide, B. N. (2009). Curriculum development: An evolving model for adult literacy and numeracy education. Dublin: NALA.

Egetenmeyer, R., Guimaraes, P., & Meneth, B. (2017). Joint Modules and Internationalisation in Higher Education. Studies in Pedagogy; Andragogy and Gerontalogy.

Employed, W. (2005). Bridges to Careers for Low-Skilled Adultos: A Program Development Guide . S.D.

Fielden, D. (19 de 06 de 2019). Curriculum development for adult basic education. Obtenido de http://www.leeds.ac.uk/educol/documents/00002624.htm

Hmelo-Silver, C. (2016). Problem-Based Learning: What and How Do Students Learn? Educational Psychology Review, 235-266.

Linderman, E. C. (1926). The Meaning of Adult Education. New York: Harvest House Ltd.

Mezirow, J. (2009). Transformative Dimensions of Adult Learning. San Francisco CA: Jossey-Bass.

Morán, I. R. (1982). Análisis Crítico del Módulo Básico de Educación Extraescolar de la Secretaría de Coordinación de la Junta Nacional de Educación Extraescolar. Guatemala: USAC.

Noriega, A. D. (2010). El impacto de un Plan de Acción Tutorial en Educación de Adultos. Guatemala: UNIS.

Oliva, P. (2013). Developing the Curriculum. Boston: PEARSON.

Organisation, T. N. (2019). Adult Learner 2019. The Irish Journal of Adult and Communityi Education, 57-78.

Spencer, L. M. (1991). Competence at Work. San Francisco CA: John Willey & Sons.

Stack, K. (2006). Adult Learning Principles and Curriculum Design for Financial Education. Washington D.C.: S.D.

University, Q. (s.f.). What is Problem-Based Learning (PBL)? . Obtenido de http://www.queensu.ca/ctl/what-we-do/teaching-and-assessment-strategies/problem-based-learning

Algún comentario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

julio 2019
D L M X J V S
« Jun    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031