Largo es el camino de la educación por medio de teorías, breve y eficaz por medio de ejemplos. SENECA

BLOG DEL DISEÑO DE LA INSTRUCCIÓN

Diseño-Instruccional

Consejos prácticos para mantener la disciplina en el aula

shutterstock_173113406Era 1996, mi primer año de trabajo como el nuevo “Profesor de Inglés” en el Instituto Federico Taylor de la ciudad de Guatemala. A mis 27 años ya había pasado 8 en el Ejército de Guatemala y 5 más viviendo en el extranjero, ahora de vuelta en mi querida tierra, casado y con dos niños pequeños era hora de sentar cabeza y enseñarle algunas lecciones de vida a estos jóvenes de Básicos y 4to. Bachillerato. (grados 7 al 9).

Sus edades rondaban entre los 12 y 16 años pero en estatura me sobrepasaban por muchos centímetros. Lo bueno es que yo era el que mandaba, el que ponía las reglas, el que decía que se hacía y que no…

Eso pensaba yo..

 

El primer día de clases todos los estudiantes muy atentos a las 25 páginas del manual de reglas sobre que hacer y que no hacer; el segundo día algunos empezaron a “olvidar” lo que les había dicho el día anterior y para el tercer día me pasé más tiempo regañando y diciendo que hacer que enseñando.  Mi propio entusiasmo me hundió.

 

¿Qué estuvo mal?

Caí en la misma trampa que caen la mayoría de profesores en sus primeros años de docencia.  Creer que porque somos maestros, que porque simbolizamos la autoridad dentro del aula y porque tenemos un diploma y supuestamente sabemos más, solo por eso nos van a obedecer.

La verdad es que la autoridad no es algo que uno obtiene en el momento de ser contratado, tampoco es algo con lo que los jovencitos se sienten muy a gusto, todo lo contrario. Nuestro director, un hombre sabio y paciente, me enseño una sola cosa que me ha servido durante todo el tiempo que he dado clases:

“..Haga responsable al alumno de su propia conducta.” 

El me dijo: Haga que sus alumnos, al momento de fallar se sientan responsbles de su propia conducta y por lo tanto se culpen a ellos mismos y no al profesor.

 

¿Cómo puedo hacer responsable a un alumno de su propia conducta?

Se necesitan para esto dos pasos: Primero, acuerde unas reglas sencillas y reducidas para manejar la conducta dentro de su clase y  segundo: Cuando un estudiante falle en alguna regla, le recordamos lo que esa regla dice y nos remitimos al acuerdo que teníamos. Lo más importante es hacer que la regla se cumpla porque si flaqueamos a la primera la regla se pierde y preparémonos para un año duro.

 

En otras palabras, para que el estudiante sea responsable de su propia conducta las reglas deben  ser pocas y acordadas con el grupo;  algunos profesores incluso “firman” un contrato.  Muy diferente a entrar y poner yo las reglas, si son mis reglas y castigo sobre esas, yo soy el malo; pero si son las reglas de todos nosotros, mis alumnos y yo, ellos estarán más comprometidos porque también son sus reglas.

Lucía Solórzano recomienda hacer una especie de manual,  como un decálogo que sirva de guía al inicio, sin embargo los estudiantes deben leerlo y  estar de acuerdo con sus contenidos, desde el punto de vista de Víctor Estrada, estas reglas deben poderse cambiar si los alumnos así lo desean y están en línea con el Reglamento Interno del establecimiento y las leyes educativas.

 

castigo

 

Estas son dos reglas de ejemplo:

  • Si deseas tener derecho a no llevar tarea el fin de semana debes asistir puntualmente los periodos del curso.
  •  Si deseas hablar o preguntar algo debes levantar la mano o esperar a que termine el periodo de clases.

 

Ahora supongamos que Jorgito se quedó fuera de clase un día de esta semana porque ignoró el timbre del final del recreo.  El viernes le entregamos su hoja de tareas para el fin de semana y Jorge nos da esa mirada acusadora, somos unos malvados.

Aquí entra el consejo del profesor Victor Estrada, el dice que revisemos con nuestro alumno  las reglas,  antes de imponer el castigo.

  • – ¿Jorge, que dice nuestro reglamento acerca de entrar tarde a mi periodo de clase?
  •  Si entro puntualmente a clases durante toda la semana tengo derecho a no llevar tarea el fin de semana.
  • ¿Qué pasó el día miércoles?
  • Entré tarde profesora

¿Quien tiene la culpa del castigo? La profesora o Jorge?

El alumno reconoce que son las reglas y no el profesor quien impone el castigo. Fue Jorge quién entró tarde y por lo tanto deberá trabajar extra el fin de semana. El trabajo extra le enseñará a no quedarse fuera del periodo la próxima vez. El profesor no es el malo, el estudiante ha fallado a uno de sus propios acuerdos.

 

Recuerde

Cuando comienza un año escolar o un nuevo curso es mejor no entrar al salón con un discurso de aquellos.. “En mi clase yo mando..”, porque lo que vamos a encontrar es un rechazo inicial. Cuando pasan los meses y empezamos a conocer a los estudiantes es más dificil mantener reglas porque hemos desarrollado cierta familiaridad con nuestros alumnos y entonces sabemos como tratar a cada uno de acuerdo a su conducta.

¿Entonces como hacer para empezar con buen pie? Hagamos reglas simples, no más de 5 para nuestros cursos, unas reglas que permitan flexibilidad a la hora de tomar decisiones. Además, las reglas deben ser escritas en sentido positivo, por ejemplo:

No se puede entrar después de que la campana ha sonado.

Mejor decir: Si la campana suena y usted está afuera entonces debe esperar el siguiente periodo.

 

Predicar con el ejemplo

Ahora viene lo más difícil, todas las reglas se aplican a los alumnos y al profesor o profesora también. De otra forma no tendremos éxito. Uno no puede decir una cosa y hacer otra.  Todos los estudiantes están obligados a entrar temprano al periodo de clases, el profesor también tiene que estar allí antes del inicio del curso, si llega tarde debe disculparse y procurar que no ocurra de nuevo porque los estudiantes estarán viendo que hace.

 

 

No hagas muchas [leyes], y si las hicieres, procura que sean buenas, y sobre todo que se guarden y cumplan, que  las [leyes] que no se guardan lo mismo es que si no lo fuesen, antes dan a entender que el príncipe que tuvo     discreción y autoridad para hacerlas no tuvo valor para hacer que se guardasen.. Don Quijote de la Mancha.

Algún comentario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *