Los tres pecados capitales de la planificación y evaluación de tareas. 

Los tres pecados capitales de la planificación y evaluación de tareas. 

Hace cientos de años en la tierra de Mayaban había un rey que tenía fama de exigente pero tonto. Un día de estos se le ocurrió llamar a su fiel ministro y le dio esta orden:

-Tienes que ir por todo el país y me consigues a hombre más sabio para que yo lo recompense.

– ¿Pero cómo sabré quién es el más sabio? -Preguntó el ministro.

– Será muy inteligente, dijo el rey.

– ¿Y cómo sabré que es inteligente?

– Lo notarás porque es auténtico, orientado al servicio a los demás..

– Y eso cómo se verifica? -Insistió el ministro.

– Si no lo encuentras, perderás el puesto!  -Sentenció el rey.

Así que el ministro viajó por todo el país buscando al más inteligente y auténtico  de los súbditos del rey. Después de mucho buscar, regresó a palacio trayendo consigo un hombre viejo, pelo canoso y con una larga barba blanca.

-Lo encontré! -Dijo jubiloso.

– ¿Me tomas por un tonto? -Respondió molesto el rey .   -Me has traído un hombre viejo y gordo. No se verá bien en las fotos.

La moraleja de esta historia es que, si no especificas claramente lo que quieres, te pueden traer cualquier cosa.

Parafraseado de: Robert Mager, Goal Analysis – May, 1997

 

 

La misma historia pero en la escuela..

Betsabé está enojada, apenas pudo sacar 35 puntos en una tarea sobre 50. Ella afirma que hizo todo lo que se le pidió. Era una investigación del curso de Química en bachillerato pero a pesar de haber hecho todo lo que la maestra dijo, parece que faltó algo. Lo que más la tiene enojada es que su amiga, con quién hizo el trabajo, tuvo mejor suerte, ella obtuvo 45! Diez puntos adicionales por haber marginado las hojas o porque la profesora la prefiere a ella. Cuando Betsabé  reclama a la maestra pero no consigue hacerla cambiar de opinión.

Tres días después y varias quejas de los alumnos, la maestra accede a revisar las tareas, pero sin importar cuantos puntos adicionales les ponga, los alumnos parecen no estar conforme.

 

La importancia de las tareas extra curriculares

Las tareas juegan un papel muy importante en la educación moderna, desde los niveles iniciales hasta universitarios las tareas son utilizadas por los profesores como medio de refuerzo a los temas impartidos dentro del curso; como sustitutos de lección cuando no hay tiempo o por cualquier otra razón el estudiante no estuvo presente, también son un elemento importante para evaluar ya que los currículos modernos privilegian los procesos y no la memorización, por eso mismo una tarea tiene tanta importancia.

Para fines de este artículo definiremos la tarea escolar como un proyecto de corta duración que el profesor planifica para que sus estudiantes elaboren fuera del salón de clases, trayendo de regreso evidencias físicas o digitales de haber completado la misma.

Entre los principales tipos de tareas podemos mencionar:

  • Informes de investigación
  • Revisión literaria
  • Investigación de campo
  • Diario
  • Portafolios de tareas
  • Estudios de caso
  • Hojas de trabajo para hacer en casa
  • Reportes de observación, etc.
  • La mayoría de estos, exceptuando el portafolios, son tareas individuales mientras que el portafolios es más un «contenedor» de varias clases de tarea.

 

Los tres pecados capitales de la planificación de tareas.

Muchos profesores, como la maestra de Betsabé cometemos el error de no indicarle exactamente al estudiante lo que queremos que haga, cómo queremos que lo haga y cuánto debe producir para aceptar su tarea.  Estas tres cosas, como lo vamos a ver más adelante, están íntimamente asociadas al objetivo de instrucción u objetivo de aprendizaje que debe guiar nuestra lección.

¿Qué deben hacer?

El que deben hacer está ligado al verbo activo del objetivo de aprendizaje o instrucción.  Usted debe explicar claramente lo que quiere que hagan, y ese «hacer» debe relacionarse al verbo. Los verbos activos son fáciles de identificar, solo cierre sus ojos y visualice al estudiante ejecutando la acción, si no puede «verlo» mentalmente haciendo la acción, no es un verbo activo o medible, debe cambiarlo.  Para ello puede usar la Rueda de la Pedagogía, que es una modificación de la Taxonomía de Bloom donde puede hallar muchos verbos medibles.

Los verbos medibles están catalogados en dos clases principales:

Verbos activos abiertos.

Estos son los verbos cuya ejecución se puede observar directamente con la vista. Estos son los más sencillos y en este caso lo único que debe asegurarse es que el estudiante ejecute la acción. Si el verbo dice «escribe» usted haga que el alumno escriba, si dice «dibuja» usted lo pone a dibujar.

Verbos activos encubiertos.

Estos verbos si se pueden medir pero no es posible verlos directamente. Un poco confuso verdad? No es tanto. Si usted quiere que el alumno «compare» las teorías sobre el origen de la vida, si bien, el verbo comparar se puede medir, usted no puede «ver» directamente al estudiante en el ejercicio de la «comparación», usted no puede ver dentro de la mente del estudiante cuando señala las diferencias o similitudes de las teorías. Para hacerlo visible necesitamos un instrumento de evaluación.  ¿Cómo puedo «ver» la comparación de las teorías del origen de la vida? Sencillo, un cuadro comparativo!!

El estudiante entonces dibuja un cuadro en una hoja de texto y escribe allí las similitudes y diferencias de las teorías del origen de la vida.

¿Cómo lo van a hacer?

El cómo está relacionado a la condición, las condiciones son los recursos, las personas y lugares en dónde se va a ejecutar la tarea. Ahora bien, en el caso de la tarea o la entrega de un producto para evaluar hace falta que le digamos al estudiante exactamente el proceso, o sea, los pasos que debe dar primero, segundo, tercero, etc. De esta manera le diremos por ejemplo.

  1. Lea las páginas 23 al 35 del libro de Ciencias Naturales I
  2. Tome una página de texto y dibuje un cuadro comparativo (de preferencia dar ejemplos del cuadro)
  3. Escriba las similitudes y diferencias de las principales teorías del origen de la vida.
  4. Su trabajo deberá ser presentado el 30 de agosto del año en curso, en una sola página de texto con su correspondiente identificación.

¿Cuánto deben producir?

Mateo recibió la tarea de su profesora y elaboró un cuadro comparativo donde escribió 5 diferentes teorías sobre el origen de la vida y por cada teoría escribió tres cosas en las que eran similares y tres más en las que difieren. En total habían 30 líneas de texto en su cuadro, Mateo estaba muy contento con su trabajo, estaba seguro que sacaría 100 puntos.

Alicia por su lado hizo el mismo cuadro pero dividió las teorías en dos grandes clases, teoría creacionista y teoría evolucionista. Escribió 3 similitudes y 3 diferencias también. Mateo se enojó mucho porque Alicia obtuvo la misma nota que el.  -De nada sirvió quedarme a trabajar toda la tarde, ni siquiera salí con mis amigos al parque, tu que hiciste el trabajo esta mañana obtuviste la misma nota!

La maestra le dijo: No tenías que escribir tanto, recuerdas que en clase vimos que hay dos principales líneas de pensamiento en cuanto a la aparición de la vida en la tierra?  -Muy tarde me lo recuerda, refunfuña Mateo.

¿Qué falta?

Faltan números, cantidades, cualidades o velocidad. Eso es lo que llamamos «nivel de logro», le tenemos que decir al estudiante cuánto debe producir para que su trabajo sea tomado como bueno, de esa manera no sobrecargamos con trabajo innecesario a los estudiantes ni a nosotros.

  1. Lea las páginas 23 al 35 del libro de Ciencias Naturales I
  2. Tome una página de texto y dibuje un cuadro comparativo (de preferencia dar ejemplos del cuadro)
  3. Escriba tres similitudes y tres  diferencias de las dos principales teorías del origen de la vida.
  4. Su trabajo deberá ser presentado el 30 de agosto del año en curso, en una sola página de texto con su correspondiente identificación.

Dos pequeñas cantidades han hecho la diferencia en la tarea. En la primera parte no hay certeza de cuánto trabajo se debe producir, al decirle que queremos tres similitudes y solo dos teorías estamos señalando el nivel de logro esperado. Si un alumno trajo dos similitudes y dos diferencias no podrá alegar falta de información, y si Mateo, que se se esfuerza tanto decide traer 5  ya sabía que solo eran necesarias 3, Alicia seguramente traerá tres y ni usted ni Mateo tendrán que discutir.

Antes de terminar esta entrada, me gustaría traer a memoria algunos conceptos en evaluación:

  • Ítem: Una pregunta o situación que exige una sola respuesta
  • Test: Un evento durante el cual se solicita a alguien demostrar dominio de conocimientos (conceptuales, procesos o actitudes)
  • Medida: La cantidad asociada a un aspecto. (Estándar)
  • Evaluación: El acto de juzgar la medida con el resultado del estudiante.
  • Calificación: El número que representa la relación medida – evaluación

 

Estrategias para la evaluación del trabajo docente

1435573533_122Introducción

De la misma manera en que no existe un sistema perfecto para evaluar la calidad del aprendizaje del estudiante, tampoco existe un método exacto para evaluar el trabajo de los profesores. Sin embargo, tomando en cuenta los estándares esperados de un profesor y utilizando múltiples métodos para conseguir información uno podría desarrollar un modelo que pueda ser ambas cosas: justo y válido.

Lo más importante al desarrollar un método propio de nuestro centro de estudios para evaluar el trabajo docente es aplicar los hallazgos a la mejora continua de la cultura del centro educativo y de su modelo pedagógico.

Algunos principios para la evaluación del trabajo docente

  1. Múltiples métodos. Al considerar iniciar un proceso de evaluación del trabajo docente, sea para la toma de decisiones personales o para la mejora del sistema educativo es aconsejable tomar en consideración varias fuentes de información que al mismo tiempo nos permita acceder a distintos datos que luego pueden ser analizados de manera individual y en su conjunto.
  2. Funciones y responsabilidades de cada unidad docente. Para asegurar que el sistema de evaluación adoptado es aceptable y creíble, es necesario involucrar a todos los actores que participarán en el proceso de evaluación; especialmente aquellos que serán evaluados.  En este caso es importante discutir los estándares bajo los cuales serán medidas todas las actuaciones.
  3. Personalización de la evaluación docente. Se debe considerar también Personalizar cada proceso de evaluación docente. Un sistema de evaluación uniforme siempre discrimina sobre otros individuos. Para evitar estas situaciones se debe tomar en consideración las auto evaluaciones que los mismos profesores deben remitir. No se pueden hacer generalizaciones a partir de observar a un solo profesor.
  4. ¿Qué se va a evaluar? El centro de la evaluación docente es la calidad de la instrucción entregada. Ya que las actividades de instrucción normalmente incluyen otras acciones que van más allá del salón de clase o curso, la evaluación del docente debe contemplar revisar los procesos que se llevan a cabo fuera del salón de clases. Algunas acciones que podemos evaluar son las siguientes:
    1. Cantidad, calidad y nivel de la instrucción dentro del curso o salón de clases.
    2. Alineación y desarrollo de la currícula oficial, cursos nuevos y materiales didácticos.
    3. Conferencias dictadas por el profesor en otros lugares.
    4. Asesoría individual o tutoría prestada a aquellos alumnos que tienen dificultades.
    5. Laboratorios.
    6. Supervisión de prácticas fuera del aula.

 

Fuentes de información para evaluar el trabajo docente

  1. Cuadros de calificación de fin de bimestre, semestre o año escolar.
  2. Reportes de los estudiantes sobre preparación del profesor, forma de comunicarse, interés en el estudiante, entusiasmo y respeto por sus alumnos, investigación acción, etcétera.
  3. Encuestas con exalumnos. Especialmente aquellos que han dejado de estudiar en nuestro colegio desde hace varios años.
  4. Encuestas o entrevistas con otros profesores, padres de familia y estudiantes.
  5. Encuestas a medio curso.
  6. Revisión del trabajo en los cuadernos o portafolio del estudiante.
  7. Revisión por pares. Esto es, revisión del trabajo de un docente por uno o más de sus propios compañeros.

La evaluación del trabajo docente no es una ciencia; tenemos mucho que aprender acerca de esto todavía. De todas maneras, como se ha dicho en este pequeño artículo, hay una cantidad considerable de conocimiento acerca de la evaluación del trabajo docente, la comunidad académica tiene un incentivo fuerte para investigar más acerca de estos procesos ya que no seremos capaces de evaluar adecuadamente la calidad del desempeño docente sino desarrollamos métodos e instrumentos apropiados para hacerlo.

Bibliografía

 

  • University of Michigan (Guidelines for Evaluating Teaching) http://www.crlt.umich.edu/tstrategies/guidelines

¿Qué es evaluación?

La evaluación es el proceso completo consistente en señalar los objetivos de un aspecto de la educación y estimar el grado en que tales objetivos se han alcanzado.[1]

Esta definición se queda todavía corta pues la evaluación no necesariamente es medir hasta donde se ha alcanzado un objetivo, es una parte sí, pero hoy en día vemos la evaluación de muchas otras formas, evaluamos para saber dónde estamos o donde vamos a comenzar, evaluamos a medida que camina el programa educativo y evaluamos claro está, al finalizar el camino de forma que veamos, como dice la definición anterior, si tales objetivos se han alcanzado.

¿Para qué evaluar?

Blanca Lopez Frías[2] enumera algunas razones para evaluar:

  • Determinar las necesidades y demandas de los estudiantes que la sociedad impone sobre estos y la educación.
  • Pronosticar o hacer conjeturas respecto a las posibilidades de los estudiantes
  • Estimular la motivación de los estudiantes en cuanto le permite conocer si su trabajo va encaminado hacia el logro de los objetivos
  • Orientar al estudiante acerca del tipo de respuesta o ejecución que se espera
  • Promover a los estudiantes de grado de acuerdo con los logros obtenidos
  • Diagnosticar las dificultades y fortalezas en el aprendizaje
  • Seleccionar materiales para la enseñanza
  • Determinar la efectividad de un programa o currículo
  • Desarrollar auto evaluación tanto en el estudiante como en el profesor
  • Ofrecer un marco de referencia para administradores y supervisores para el seguimiento del proceso educativo
  • Estimular el aprendizaje de los estudiantes y la apreciación de sus logros, informándoles sus éxitos.

 

Otros autores citarán más seguramente; pero vamos a detenernos en este punto pues no queremos alargar esta sección de definiciones más allá de lo necesario.

¿Qué evaluar?

Contenidos conceptuales

  • Hechos
  • Datos
  • Conceptos

 

Contenidos procedimentales

  • Habilidades (Capacidades manuales o intelectuales para realizar algo)
  • Técnicas (Acciones ordenadas hacia el logro de objetivos concretos)
  • Estrategias (Capacidades intelectuales para dirigir y ordenar su conocimiento)

 

Contenidos actitudinales

  • Valores (Principios éticos)
  • Actitudes (Disposición o ánimo a..)
  • Normas (Patrones de conducta de la sociedad)

 

 

¿Cuándo evaluar?

ec

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen No. 1 Tomada de: http://didactica2010.wordpress.com

 

 

La evaluación diagnóstica nos sirve para orientar nuestro trabajo inicial; la evaluación formativa es la que se hace como un acompañamiento al proceso, suele ser la más importante y la formación sumativa que sirve principalmente para verificar, certificar y acreditar.

 

José Luís Pulgar Burgos agrega otra forma más de evaluar, la de  impacto, que es la realizada mucho tiempo después que el estudiante ha abandonado la escuela y se refiere al uso verdadero que se le da a lo aprendido, aquí, sin importar el diploma que tenga, dice Pulgar;  no se aceptan recuperaciones, la evaluación de impacto dice si la educación fue buena o no, a secas. [3]

¿Quién evalúa?

Hetero – evaluación

Es la evaluación que realiza una persona sobre otra respecto de su trabajo, actuación, rendimiento, etc.    A diferencia de la Coevaluacion, aquí las personas pertenecen a distintos niveles, es decir no cumplen la misma función.    Profesor – alumno,   Alumno – Profesor

 

 

Coevaluacion

Es la evaluación que realizan los compañeros sobre otros estudiantes.  Se usa para dar al estudiante retroalimentación adicional sobre un producto o desempeño.

 

Ejemplos:

  • Explicación por pares
  • Participación individual
  • Evaluación de producto (Cuando el profesor asigna una nota a todos los integrantes del grupo y estos se la reparten)

 

 

Autoevaluación

Es la evaluación que el alumno hace de su propio aprendizaje y de los factores que intervienen.   Permite la formación  de la meta cognición, honestidad y responsabilidad en el aprendizaje. Últimamente se ha estado trayendo a colación el término metacognicion.

 

 

Entendemos por Metacognicion la capacidad que tenemos de autorregular el propio aprendizaje, es decir de planificar qué estrategias se han de utilizar en cada situación, aplicarlas, controlar el proceso, evaluarlo para detectar posibles fallos, y como consecuencia… transferir todo ello a una nueva actuación.[4]

 

Para efectos de este trabajo y de aquí en adelante, vamos a concentrarnos en la heteroevaluación, vista como la evaluación que un profesor hace a sus alumnos y más precisamente en los instrumentos e  ítems usados para construir evaluaciones.

[1] Blanca Silvia López Frías, Elsa María Hinojosa Kleen.  Evaluación del aprendizaje Alternativas y nuevos desarrollos.   Editorial Trillas  (Universidad Virtual ITESM) México D. F. 2001 p14

[2] Ibid

[3] PULGAR Burgos José Luís.  Evaluación del aprendizaje en educación no formal.  Narcea Madrid 2005

[4] Carlos Dorado Perea    Metacognición (Documento en línea) Recuperado de: http://www.xtec.es/~cdorado/cdora1/esp/metaco.htm Fecha 02/11/2011

Teoría de la evaluación

shutterstock_153240326

La evaluación educativa es el proceso por medio del cual aplicamos un juicio sobre unos elementos para determinar si se ha alcanzado aquello que se había propuesto en los objetivos de aprendizaje y sirve para mantener el mismo rumbo o cambiarlo de acuerdo a las necesidades del programa de curso.

Si la educación es el proceso por medio del cual el ser humano transmite sus conocimientos a las nuevas generaciones, entonces la evaluación viene a ser algo así como el control de calidad de esa misma educación.

Has distintas formas de educar y también las hay otras tantas de evaluar;  desde el mismo momento que el hombre apareció sobre la faz de la tierra y tuvo un hijo; en ese momento comenzó la educación; las experiencias de este ser humano, primitivo o no, fueron transmitidas a los hijos, y estos a su vez a los que siguieron; poco a poco el conocimiento a transmitir fue haciéndose más extenso, ya no era solo formas de caza o cultivo, de pronto empezó a transmitirse elementos básicos de cada sociedad, que, rudimentaria o no empezaba a formarse en la figura de aldeas, pueblos y hace unos miles de años atrás naciones.

En algún momento de la existencia humana, el hombre o mujer se dio cuenta que era imposible trasmitir todo lo que sabía por medios orales; así que se dieron a la tarea de usar jeroglíficos como los egipcios o textos completos como Hammurabi.   Sin embargo y para quienes hemos tenido el privilegio de visitar las imponentes pirámides egipcias, al verse frente a estos testigos del tiempo uno no puede sino imaginar lo que tal vez tenían en mente aquellas personas.  ¿Querrían perpetuar su memoria o querían pasar el conocimiento a sus hijos?  ¿El creador de la Esfinge, pensaría que su monumento duraría más de cinco mil años?

No podremos dar contestación a estas preguntas; no tenemos las respuestas; sin embargo, lo que sí es muy seguro es que en algún momento el arquitecto de una de estas pirámides o de la esfinge misma debió aprender a construir, a medir, a calcular, a dirigir a sus colaboradores o esclavos; a construir y seguramente dejar un legado.  Pero, cuando este nuestro personaje estaba aprendiendo, de alguna forma debió demostrar a su maestro que ya había aprendido, por lo tanto y como un profesor dijo alguna vez a sus alumnos: “El conocimiento no se construye de una sola vez; se va formando poco a poco.”

Ese legado que todo ser humano quiere dejar; es un anhelo de cada persona en su interior, de alguna forma nuestros hijos o nuestros alumnos adquieren algo de lo que sabemos y luego ellos lo mejoran y multiplican.   En las películas de artes marciales ocurre una escena que nos parece familiar: Un maestro entrena por mucho tiempo, a veces años a un discípulo, en eso llega el momento cuando el discípulo llega a estar a la altura del maestro o lo supera; en ese momento se marcha del lugar y va, enfrenta unos cuantos enemigos y se convierte el mismo después en un maestro de otro discípulo.

Esa es la esencia y maravilla de la educación, quienes nos dedicamos a la tarea de enseñar sabemos que la evaluación es, como ya dijimos, el control de calidad de la educación.  Por medio de la evaluación sabemos si hemos enseñado como se debe, todo lo que se debe y si nuestros discípulos están preparados para moverse al nivel siguiente o debemos terminar la tarea.

La evaluación tiene muchos usos, es útil para los administradores, autoridades educativas, padres de familia, alumnos, comunidad y por supuesto a quienes la imparten pero lo más importante es que debe servir para beneficio del estudiante.

Referencia:

[1] John Izard (Overview of test construction) UNESCO International Institute for Educational Planning Recuperado de: http://www.iiep.unesco.org/ Fecha 02/11/11