¿Qué es una estrategia instruccional?

¿Qué es una estrategia instruccional?

Una estrategia instruccional está compuesta de tres diferentes aspectos: organización, entrega y administración de la instrucción. Las estrategias de organización se refieren a la manera en que la instrucción estará secuenciada, cual contenido  y de qué manera se presentará primero, segundo, etc.

Las estrategias de entrega se ocupan del medio por el que la instrucción será entregada y la manera en que los estudiantes serán agrupados.

Las estrategias de administración incluyen horarios y el lugar en donde se almacenarán los recursos para implementar la instrucción planificada con las dos estrategias previas.

Estas tres estrategias pueden ser planificadas al nivel de todo un curso, unidad, módulo o lección. Por lección, generalmente nos referimos a la cantidad de instrucción que puede ser completada en una sola sesión; aunque algunas veces las elecciones se extienden por períodos más largos.

Estrategias a nivel de lección.

Las decisiones predominantes que debemos hacer al nivel de lección son principalmente estrategias de organización. ¿Qué contenido debe ser entregado? ¿De qué manera este contenido será presentado? ¿Qué secuencia debe seguir el proceso de instrucción? Para tener una idea más clara sobre estos procesos y la razón de ponerlo de esa forma, vamos a revisar un poco y en términos simples lo que los psicólogos creen que ocurre en el nivel cognitivo cuando los estudiantes aprenden.

 

Éstas actividades mentales o cognitivas, pueden ocurrir de manera consciente o inconsciente. En primer lugar, los estudiantes reciben una cantidad de información sensorial a manera de sonidos, imágenes e incluso estímulos táctiles, olores y sabores por mencionar unos cuantos. Para que el aprendizaje ocurra, los estudiantes deben elegir poner atención a esos estímulos en el ambiente de aprendizaje, o sea, aquel que está relacionado a la tarea de aprender e ignorar completamente cualquier otro estímulo que provenga de fuera.

Por ejemplo, mientras un estudiante está leyendo un texto sobre el Quijote de Cervantes, al mismo tiempo puede estar escuchando sonidos externos que vienen del tráfico en la calle, compañeros que hablan e incluso si estuviera estudiando en un programa en línea los llantos de un niño dentro de su casa o la música que tiene mi hermana en el otro salón. Para que el aprendizaje ocurra, el estudiante, de manera consciente debe elegir ponerle atención al contenido o a los estímulos que recibe del contenido o proceso de aprendizaje e ignorar todos los demás.

A este proceso se le llama percepción selectiva.

Después de la percepción selectiva, la información se almacena temporalmente en la memoria de trabajo. En siguiente lugar, los estudiantes toman esa información y la relacionan con aquellas cosas que ya saben para construir nuevos bloques informativos. Ellos entonces interpretan esta información basada en el conocimiento previo, valores, creencias y estrategias que ya conocen y que están almacenadas en la memoria de largo plazo.

Durante este proceso de relacionar lo que ya saben con lo que es nuevo, la nueva información es almacenada en la memoria de largo plazo agregándose o modificando la que ya tienen. En lo sucesivo y dependiendo de la práctica asociada al contenido de la lección, los estudiantes volverán a utilizar esa información almacenada en la memoria de largo plazo con el objetivo de contestar nuevos ejercicios y generar más información.

 

Las estrategias organizacionales que debemos seleccionar a la hora de planificar lecciones deben facilitar estas operaciones mentales. De todas formas, hay ciertas características de organización general que cualquier lección debería seguir y que facilita estos procesos mentales sin importar el objetivo de aprendizaje. Casi todos concluimos en que las lecciones deberían de tener una introducción, el cuerpo o contenido de la misma, una conclusión y evaluación. Muchas veces la evaluación es retenida hasta que un número de objetivos o lecciones pueda ser evaluado al mismo tiempo. Robert Gagné (1972) desarrolló lo que él llama los nueve eventos de la instrucción.

  1. Captar la atención.
  2. Informar al estudiante los objetivos de aprendizaje para esta lección.
  3. Estimular o recordar los prerequisitos del aprendizaje. (La información que los estudiantes deberían de saber antes de comenzar esta lección)
  4. Presentar el nuevo contenido utilizando los estímulos o materiales apropiados. (Texto, vídeo, imágenes, voz audible, etc.)
  5. Modelar el uso de la nueva información. (Hacer una demostración de cómo se utiliza eso nuevo que están aprendiendo)
  6. Ejercitar. (Dejar que los estudiantes pongan en práctica lo aprendido)
  7. Retroalimentar. (Señalar aquellas cosas que han hecho bien y las que necesitan mejorar)
  8. Evaluar. (Juzgar sobre la base de estándares o competencias el nivel de logro alcanzado)
  9. Fomentar la retención y transferencia del conocimiento. (Proveer oportunidades de practicar lo aprendido, por ejemplo tareas)

Una de las críticas que este modelo tiene en los últimos tiempos es que presenta los eventos como algo que se le hace al estudiante. En este modelo, el estudiante es visto como un objeto recipiente de las acciones del profesor y aparentemente no hay mucho espacio para que el estudiante tome sus propias decisiones.

Sin embargo, existe también procesos cognitivos clave asociados al estudiante. Estas actividades, fundamentalmente se ejecutan dentro de la persona humana y también son necesarios para generar aprendizaje. Algunos de estos procesos cognitivos son los siguientes:

  • Atención. Estar enfocado que se está aprendiendo o ejecutando.
  • Objetivo personal. Tener una idea de lo que queremos alcanzar con el estudio.
  • Motivación. Tener una buena razón para hacer algo o quererlo.
  • Orientación. Saber en dónde estamos, física y espiritualmente.
  • Conocimiento previo. Tener una noción de lo que vamos a aprender
  • Procesar la información. (Experimentar la nueva información).
  • Enfoque. Poner nuestra atención en aquellas partes críticas de la nueva información.
  • Estrategias de aprendizaje. Utilizar cosas que ya sabemos para mejorar la retención o aprendizaje del nuevo contenido.
  • Práctica. Tratar de hacerlo por nuestra cuenta propia y con la ayuda del instructor cuando sea necesario.
  • Retroalimentación. Darnos cuenta de lo que no hicimos bien y seleccionar los pasos correctos la siguiente oportunidad.
  • Consolidar. Poner las cosas (contenido) nuevas y antiguas en un solo lugar.
  • Transferir. Aplicar la nueva información en otro lugar.
  • Re-motivar. Darse cuenta que la nueva información me va a ayudar.
  • Evaluar. Tratar de hacerlo por mi cuenta y corregir cualquier modelo ahora que ya tengo competencia en este contenido.
  • Retroalimentar. Conocer hasta qué punto hemos hecho bien las cosas.

Todos estos eventos cognitivos que ocurren en la mente del estudiante no necesariamente siguen el mismo orden en el que los hemos presentado, por lo tanto el trabajo como profesores es fomentar el uso de estas estrategias por parte de los estudiantes y organizar nuestro contenido de manera que se facilite la retención.

 

Referencia:

Smith, P.; Tillman J. R. (Instructional Design) 2004 Jossey-Bass San Francisco CA.

Las tres clases de integración STEM en el currículo

STEM es la abreviatura en inglés de Ciencias Naturales, Tecnología, Ingeniería y Matemática. (Science, Technology, Engineering & Math) Ingeniería es vista como una ciencia aplicada de todas las materias juntas.

Una de las maneras más interesantes de integrar currículo es mediante la asociación de aquellas asignaturas que comparten contenidos o cuyos componentes pueden integrarse entre si, de allí sus siglas. El objetivo de una integración STEM no es agregar contenidos a un currículo de por sí cargado, sino más bien encontrar sinergias entre las disciplinas de manera que los estudiantes puedan comprender la interdependencia entre la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.

Por ejemplo, mediante el estudio de un fenómeno atmosférico los estudiantes pueden comprender, diseñar y proponer soluciones locales a problemas globales.

¿Que es la integración curricular STEM?

Como ya apuntamos en la entrada anterior, integrar el currículo no es simplemente enseñar dos o tres materias juntas, en realidad en mayor o menor medida esto ya ocurre en los salones actuales debido a que los profesores se auxilian de otras materias para enseñar el curso principal. Por ejemplo la ciencia naturales se auxilian de la tecnología, matemáticas y comunicación para entregar su contenido. Lo mismo ocurre con casi todas las demás asignaturas siempre y cuando tengamos el cuidado de ver en donde ocurre esa integración.

En cambio, la integración STEM se define como el proceso de enseñanza y aprendizaje del contexto y la práctica del conocimiento disciplinario que incluye ciencias naturales o matemáticas, ingeniería y tecnología relevantes entre sí.

Existen tres modelos principales para integrar un currículo STEM

Integración de contenido.

Un tema sirve para otro curso. (Aunque allá se vuelva a enseñar) Cuando hablamos de integración del contenido, nos referimos a la identificación de unidades o actividades que tienen aplicaciones en las cuatro ciencias o asignaturas. Éste tipo de integración es más visible a la hora de desarrollar los objetivos de aprendizaje para cada lección y luego podemos hacer la comparación con los demás objetivos de las otras materias con la finalidad de integrarlas en una sola lección o por lo menos en un solo contenido que los estudiantes deban cubrir. En la integración de contenido, lo que se enseña en una materia se utiliza en otra.

Integración de soporte.

Un tema se imparte en este curso y aunque sea parte de la malla curricular de otro curso ya no se repetirá en aquél. En la integración de contenido una misma lección puede servir para los cuatro cursos mientras que en la integración de contexto cada lección se enseña de manera individual pero se toman contenidos de las demás, haciendo más fácil para los estudiantes adquirir las competencias en el resto de asignaturas. La integración de contexto en algunos currículos se da bajo la figura de los ejes transversales.

Integración de contexto.

Un tema es la base de otro tema en otro curso.En este tipo de integración usa los contenidos de una disciplina para apoyar los contenidos de otra.

Cinco características principales de la integración STEM

aunque hay diferentes tipos de integración de contenidos curriculares STEM, existen cinco características principales que deben estar presentes para que una integración se pueda manifestar totalmente. Es decir, para que sea una integración real y no solamente una casualidad que los contenidos de una materia se puedan ver en otra.

  1. El contenido y ejercicios de una  asignatura define los objetivos de aprendizaje de otra.
  2. La ingeniería o tecnología actúa como materia integradora de la práctica o es un componente intencional del contenido que deben aprender los alumnos.
  3. Los ejercicios de ingeniería o tecnología requieren el uso de conocimientos de las ciencias naturales o la matemática.
  4. Se enfatiza el desarrollo de las habilidades o competencias para el siglo XXI.
  5. El contexto de la instrucción requiere solución de problemas de la vida real.

 

Ejemplo de un objetivo de aprendizaje integrado.

  • Tema STEM «Causa y efecto»
  • Competencia del CNB: Impacto de los asentamientos humanos en el clima.
  • Asignatura líder: Ciencias Naturales y Matemática
  • Objetivo: Los estudiantes en grupo seleccionan un problema del medio ambiente o cambio climático provocado por el ser humano. (Mal uso del agua, contaminación de fuentes de agua dulce, deforestación, etc.). Para resolver este problema los estudiantes deben investigar la cantidad de población, factores que favorecen el cambio climático, las razones por las que la temperatura global se eleva y como la contaminación de fuentes de agua dulce o la deforestación destruyen el medio ambiente.

 

Referencia:

Carla C. Johnson et.al (STEM road map) Routeledge, New York 2016

 

¿Qué es un currículo multidisciplinario o integrado?

En los últimos tiempos ha estado despertando un «nuevo» modelo de diseño curricular. Nos referimos al currículo integrado o multidisciplinario. ¿Qué es un currículo integrado? ¿Cómo puede un currículo integrado beneficiar el proceso de enseñanza aprendizaje? ¿Qué modelos de integración existen?

En pocas palabras, podemos definir al currículo integrado como aquel en donde se mezclan e imparten una o más materias o asignaturas juntas.

Cuando decimos una o más materias estamos poniendo de manifiesto también que no se puede unir todas las asignaturas, a veces ciencias naturales y matemáticas pueden trabajarse al mismo tiempo; en otras no. Hay evidencia de lugares en donde los estudiantes aprenden matemática por medio de la música, sin embargo, las únicas dos materias que tal vez pueden llegar a ser transversales en todo el currículo son comunicación y tecnología.

¿Se puede integrar igual en todos lados?

Los educadores pueden concebir la integración del currículo mediante una amplia variedad de estrategias y su implementación es única en cada uno de los casos o entidades educativas que lo apliquen. Virtualmente, cualquier combinación de asignaturas pueden ser integradas al gusto de los profesores, siempre y cuando ese mismo grupo de profesores pueda llegar a un acuerdo que satisfaga los estándares o competencias exigidos por los currículos oficiales y por supuesto que satisfaga también a los mismos docentes y estudiantes.

Probablemente un solo profesor puede enseñar varias asignaturas tomando como base un solo tema generador. Quizá, un grupo de profesores une varias disciplinas para crear planes de lección sincronizados o secuenciados. Cuando queremos integrar el currículo muchas veces se nos olvida que la integración de los currículos o del currículo no puede ser replicada en cualquier lugar o en todos los lugares donde se imparte el mismo currículo.

¿Por qué integrar el currículo?

El currículo integrado no es nada nuevo, apenas unos 30 años atrás en la mayoría de escuelas de Guatemala,  un solo profesor  enseñaba a todos los niños en todos los grados. John Dewey abogaba por balancear las necesidades del estudiante con las demandas del currículo o de las asignaturas a fin de, «democratizar» la educación.

¿Qué enfoques o modelos de integración curricular existen?

Aunque al principio dijimos que la integración que se da en determinado establecimiento no siempre se puede replicar en otro lugar, la profesora Susan Drake, experta canadiense en diseño e integración curricular, ha definido ciertos modelos que pueden ser usados como punto de partida a la hora de embarcarnos en un proceso de integración curricular.

Fusión.

Una de las maneras más sencillas de integrar el currículo una asignatura a la vez es mediante un proceso llamado fusión. El curso de tecnología es uno de los candidatos a fusionarse con todas las demás asignaturas, uno puede utilizar la tecnología en casi cualquier asignatura y eso significa que las competencias que un estudiante debe desarrollar en un curso de tecnología puede aplicarlas en cualquiera de las demás asignaturas. En la escuela Fullerton IV, de Roseburg Oregon, el curso de matemáticas está funcionado con historia, artes, música y computación. La matemática es considerada una ciencia para resolver problemas y un elemento de comunicación. Los estudiantes, crean música a partir de patrones matemáticos. En artes, diseñan figuras y consideran su simetría. Al estudiar historia ellos investigan por ejemplo el naufragio del Titanic y luego averiguan las medidas que tenía el barco haciendo inferencias.

Multidisciplinario.

En el enfoque de integración curricular multidisciplinario, las disciplinas académicas permanecen separadas pero se elaboran conexiones entre sí,  de manera deliberada por los profesores. Por ejemplo, los estudiantes pueden estudiar asentamientos humanos y luego trabajan en actividades para establecer los componentes sociales, de comunicación y lenguaje, ciencias y matemáticas asociadas a este tema de asentamientos humanos. Otro ejemplo de este enfoque multidisciplinario puede ser el estudio de la conquista de América Latina por parte de los españoles y al mismo tiempo leer la obra «La Hija del Adelantado» que es una novela histórica en donde se relatan hechos acaecidos en los inicios de la colonia.

Desde un enfoque multidisciplinario, la integración del currículo no demanda muchos cambios en la planificación docente, el contenido y la evaluación se mantienen intactos dentro de cada asignatura. Se espera en cambio que los estudiantes sean quienes hagan esas conexiones. Por ejemplo, la tarea de leer la novela «La Hija del Adelantado» pertenece al curso de comunicación y lenguaje pero lo que están leyendo está relacionado al curso de historia.

Una manera de profundizar más en la integración curricular mediante el enfoque multidisciplinario es crear al final de cada unidad o bimestre una tarea o proyecto integrador que tenga componentes de todos los cursos posibles, recuerde que algunos cursos sencillamente no se pueden integrar al proyecto en este momento. Esta gran tarea final tiene entonces o un punteo asignado o una nota de cada curso.

Otra manera en que algunos toman este enfoque es creando divisiones dentro de las materias, por ejemplo matemática, ciencias naturales y estadística trabajan integradas. Comunicación, tecnología y ciencias sociales lo hacen en otro grupo y finalmente todas las asignaturas artísticas como artes plásticas, música, teatro y danza por poner un ejemplo. En este sentido los alumnos entonces tienen tres o cuatro grupos de asignaturas que pueden trabajar en conjunto.

Interdisciplinario.

La integración curricular interdisciplinaria hace conexiones más explícitas a través de las áreas curriculares. El Currículo Nacional Base de Guatemala posee ocho ejes transversales, que son como grandes competencias que encontramos inmersas en todas las áreas o sub áreas curriculares. Éste es un modelo de enfoque interdisciplinario. En este caso, la planificación docente gira en torno a un tema, una situación o problema pero los conceptos y habilidades son enfatizados a través de todas las demás áreas. Por ejemplo, una unidad puede estar organizada alrededor de un concepto universal como por ejemplo los conflictos sociales o el cambio climático, todas las demás materias entonces planificarán alrededor de este tema.

El tema generador merece un espacio aparte porque en el caso de Guatemala ha sido un fracaso total pero no todo es culpa del currículo, más bien ha faltado claridad en la manera de aplicarlo y el hecho de tener un currículo organizado por disciplinas académicas no ha facilitado su integración. Otro problema que dificultó su adopción fue que se quiso hacer una conexión artificial y obligatoria cuando debió ser más voluntaria, pero ese no es tema de esta entrada.

Transdisciplinario.

Otro nombre difícil, el enfoque de integración curricular transdisciplinario empieza en el contexto de la vida real. No comienza con disciplinas o con grandes temas generadores, lo que se busca aquí es cualquier cosa que sea de relevancia para los estudiantes. Este tipo de integración curricular es más útil en aquellos programas como educación de adultos, educación por alternancia y cualquiera que utilice aprendizaje basado en problemas o aprendizaje basado en proyectos.

El aprendizaje basado en problemas comienza poniendo su mirada en un problema en lugar de una disciplina académica. Es bastante difícil de definir el aprendizaje basado en problemas de una manera que deje conformes a todos. El aprendizaje basado en proyectos es una estrategia instruccional en donde los estudiantes trabajan desde una pregunta de investigación, como algunos le llaman, una pregunta poderosa y se embarcan en un proyecto que producirá una respuesta a la misma. El aprendizaje basado en problemas o en proyectos es un modelo centrado en el estudiante, por eso mismo se espera que los estudiantes definan lo que ellos necesitan aprender y los profesores actúan como facilitadores.

Conclusión.

En el siglo XXI, los conceptos multidisciplinarios, interdisciplinarios, y trans disciplinarios pueden ser muy poderosos a la hora de embarcarnos en la solución de problemas de la vida cotidiana. Uno de los grandes problemas que enfrentan los profesores en la actualidad es la necesidad de cumplir con estándares o competencias diseñadas por los gobiernos y entregadas en forma de mandato a las escuelas.

Estamos en una edad de rendición de cuentas y hay ciertas reglas que no facilitan la integración del currículo. Una de estas reglas es aquella que establece ciertos requisitos que el estudiante o profesor de cumplir con el objetivo de aprobar evaluaciones estandarizadas.

La gran pregunta que queda es: ¿estamos preparando estudiantes para que respondan correctamente evaluaciones estandarizadas o estamos preparando estudiantes para resolver problemas de su propia vida?

Hace algún tiempo un profesor se sinceraba con sus alumnos del primer semestre en una universidad diciendo: «para cuando ustedes se gradúen dentro de cuatro años, la mitad de lo que estamos enseñando en esta carrera será obsoleto…, lo más triste es que no sabemos cuál mitad es».

 

 

Referencia:

Drake, Susan M. Creating Standards Based Integrated Curriculum, Third Edition, Corwin Press Thousand Oaks, CA 2012.

Los tres pecados capitales de la planificación y evaluación de tareas. 

Hace cientos de años en la tierra de Mayaban había un rey que tenía fama de exigente pero tonto. Un día de estos se le ocurrió llamar a su fiel ministro y le dio esta orden:

-Tienes que ir por todo el país y me consigues a hombre más sabio para que yo lo recompense.

– ¿Pero cómo sabré quién es el más sabio? -Preguntó el ministro.

– Será muy inteligente, dijo el rey.

– ¿Y cómo sabré que es inteligente?

– Lo notarás porque es auténtico, orientado al servicio a los demás..

– Y eso cómo se verifica? -Insistió el ministro.

– Si no lo encuentras, perderás el puesto!  -Sentenció el rey.

Así que el ministro viajó por todo el país buscando al más inteligente y auténtico  de los súbditos del rey. Después de mucho buscar, regresó a palacio trayendo consigo un hombre viejo, pelo canoso y con una larga barba blanca.

-Lo encontré! -Dijo jubiloso.

– ¿Me tomas por un tonto? -Respondió molesto el rey .   -Me has traído un hombre viejo y gordo. No se verá bien en las fotos.

La moraleja de esta historia es que, si no especificas claramente lo que quieres, te pueden traer cualquier cosa.

Parafraseado de: Robert Mager, Goal Analysis – May, 1997

 

 

La misma historia pero en la escuela..

Betsabé está enojada, apenas pudo sacar 35 puntos en una tarea sobre 50. Ella afirma que hizo todo lo que se le pidió. Era una investigación del curso de Química en bachillerato pero a pesar de haber hecho todo lo que la maestra dijo, parece que faltó algo. Lo que más la tiene enojada es que su amiga, con quién hizo el trabajo, tuvo mejor suerte, ella obtuvo 45! Diez puntos adicionales por haber marginado las hojas o porque la profesora la prefiere a ella. Cuando Betsabé  reclama a la maestra pero no consigue hacerla cambiar de opinión.

Tres días después y varias quejas de los alumnos, la maestra accede a revisar las tareas, pero sin importar cuantos puntos adicionales les ponga, los alumnos parecen no estar conforme.

 

La importancia de las tareas extra curriculares

Las tareas juegan un papel muy importante en la educación moderna, desde los niveles iniciales hasta universitarios las tareas son utilizadas por los profesores como medio de refuerzo a los temas impartidos dentro del curso; como sustitutos de lección cuando no hay tiempo o por cualquier otra razón el estudiante no estuvo presente, también son un elemento importante para evaluar ya que los currículos modernos privilegian los procesos y no la memorización, por eso mismo una tarea tiene tanta importancia.

Para fines de este artículo definiremos la tarea escolar como un proyecto de corta duración que el profesor planifica para que sus estudiantes elaboren fuera del salón de clases, trayendo de regreso evidencias físicas o digitales de haber completado la misma.

Entre los principales tipos de tareas podemos mencionar:

  • Informes de investigación
  • Revisión literaria
  • Investigación de campo
  • Diario
  • Portafolios de tareas
  • Estudios de caso
  • Hojas de trabajo para hacer en casa
  • Reportes de observación, etc.
  • La mayoría de estos, exceptuando el portafolios, son tareas individuales mientras que el portafolios es más un «contenedor» de varias clases de tarea.

 

Los tres pecados capitales de la planificación de tareas.

Muchos profesores, como la maestra de Betsabé cometemos el error de no indicarle exactamente al estudiante lo que queremos que haga, cómo queremos que lo haga y cuánto debe producir para aceptar su tarea.  Estas tres cosas, como lo vamos a ver más adelante, están íntimamente asociadas al objetivo de instrucción u objetivo de aprendizaje que debe guiar nuestra lección.

¿Qué deben hacer?

El que deben hacer está ligado al verbo activo del objetivo de aprendizaje o instrucción.  Usted debe explicar claramente lo que quiere que hagan, y ese «hacer» debe relacionarse al verbo. Los verbos activos son fáciles de identificar, solo cierre sus ojos y visualice al estudiante ejecutando la acción, si no puede «verlo» mentalmente haciendo la acción, no es un verbo activo o medible, debe cambiarlo.  Para ello puede usar la Rueda de la Pedagogía, que es una modificación de la Taxonomía de Bloom donde puede hallar muchos verbos medibles.

Los verbos medibles están catalogados en dos clases principales:

Verbos activos abiertos.

Estos son los verbos cuya ejecución se puede observar directamente con la vista. Estos son los más sencillos y en este caso lo único que debe asegurarse es que el estudiante ejecute la acción. Si el verbo dice «escribe» usted haga que el alumno escriba, si dice «dibuja» usted lo pone a dibujar.

Verbos activos encubiertos.

Estos verbos si se pueden medir pero no es posible verlos directamente. Un poco confuso verdad? No es tanto. Si usted quiere que el alumno «compare» las teorías sobre el origen de la vida, si bien, el verbo comparar se puede medir, usted no puede «ver» directamente al estudiante en el ejercicio de la «comparación», usted no puede ver dentro de la mente del estudiante cuando señala las diferencias o similitudes de las teorías. Para hacerlo visible necesitamos un instrumento de evaluación.  ¿Cómo puedo «ver» la comparación de las teorías del origen de la vida? Sencillo, un cuadro comparativo!!

El estudiante entonces dibuja un cuadro en una hoja de texto y escribe allí las similitudes y diferencias de las teorías del origen de la vida.

¿Cómo lo van a hacer?

El cómo está relacionado a la condición, las condiciones son los recursos, las personas y lugares en dónde se va a ejecutar la tarea. Ahora bien, en el caso de la tarea o la entrega de un producto para evaluar hace falta que le digamos al estudiante exactamente el proceso, o sea, los pasos que debe dar primero, segundo, tercero, etc. De esta manera le diremos por ejemplo.

  1. Lea las páginas 23 al 35 del libro de Ciencias Naturales I
  2. Tome una página de texto y dibuje un cuadro comparativo (de preferencia dar ejemplos del cuadro)
  3. Escriba las similitudes y diferencias de las principales teorías del origen de la vida.
  4. Su trabajo deberá ser presentado el 30 de agosto del año en curso, en una sola página de texto con su correspondiente identificación.

¿Cuánto deben producir?

Mateo recibió la tarea de su profesora y elaboró un cuadro comparativo donde escribió 5 diferentes teorías sobre el origen de la vida y por cada teoría escribió tres cosas en las que eran similares y tres más en las que difieren. En total habían 30 líneas de texto en su cuadro, Mateo estaba muy contento con su trabajo, estaba seguro que sacaría 100 puntos.

Alicia por su lado hizo el mismo cuadro pero dividió las teorías en dos grandes clases, teoría creacionista y teoría evolucionista. Escribió 3 similitudes y 3 diferencias también. Mateo se enojó mucho porque Alicia obtuvo la misma nota que el.  -De nada sirvió quedarme a trabajar toda la tarde, ni siquiera salí con mis amigos al parque, tu que hiciste el trabajo esta mañana obtuviste la misma nota!

La maestra le dijo: No tenías que escribir tanto, recuerdas que en clase vimos que hay dos principales líneas de pensamiento en cuanto a la aparición de la vida en la tierra?  -Muy tarde me lo recuerda, refunfuña Mateo.

¿Qué falta?

Faltan números, cantidades, cualidades o velocidad. Eso es lo que llamamos «nivel de logro», le tenemos que decir al estudiante cuánto debe producir para que su trabajo sea tomado como bueno, de esa manera no sobrecargamos con trabajo innecesario a los estudiantes ni a nosotros.

  1. Lea las páginas 23 al 35 del libro de Ciencias Naturales I
  2. Tome una página de texto y dibuje un cuadro comparativo (de preferencia dar ejemplos del cuadro)
  3. Escriba tres similitudes y tres  diferencias de las dos principales teorías del origen de la vida.
  4. Su trabajo deberá ser presentado el 30 de agosto del año en curso, en una sola página de texto con su correspondiente identificación.

Dos pequeñas cantidades han hecho la diferencia en la tarea. En la primera parte no hay certeza de cuánto trabajo se debe producir, al decirle que queremos tres similitudes y solo dos teorías estamos señalando el nivel de logro esperado. Si un alumno trajo dos similitudes y dos diferencias no podrá alegar falta de información, y si Mateo, que se se esfuerza tanto decide traer 5  ya sabía que solo eran necesarias 3, Alicia seguramente traerá tres y ni usted ni Mateo tendrán que discutir.

Antes de terminar esta entrada, me gustaría traer a memoria algunos conceptos en evaluación:

  • Ítem: Una pregunta o situación que exige una sola respuesta
  • Test: Un evento durante el cual se solicita a alguien demostrar dominio de conocimientos (conceptuales, procesos o actitudes)
  • Medida: La cantidad asociada a un aspecto. (Estándar)
  • Evaluación: El acto de juzgar la medida con el resultado del estudiante.
  • Calificación: El número que representa la relación medida – evaluación