CONSEJOS PARA INSTRUCCIÓN EMPRESARIAL EN LINEA

CONSEJOS PARA INSTRUCCIÓN EMPRESARIAL EN LINEA

Greg Kearsley

Universidad de Alberta. Canadá.

    (Traducción libre de: Aroldo David Noriega)

 

En este artículo vamos a discutir algunas estrategias y técnicas para preparar cursos empresariales en línea.

 

Introducción:

En un salón tradicional, la clase comienza en un momento específico con el profesor al frente de la cátedra; el profesor o profesora escribe en el pizarrón, algunas cabezas te estorban la vista.

 

Los estudiantes anotan y ocasionalmente hacen preguntas.   Cuando finaliza la clase todo mundo sale corriendo, el profesor no tiene idea de cuanto aprendieron los estudiantes y tampoco los estudiantes. Algunos se inscribieron a la fuerza; el patrón los mandó, otros la necesidad y otros no saben porque están allí.

 

En una clase virtual, el curso comienza y termina en una fecha predeterminada.  Aparte de los eventos en tiempo real, (chats, video conferencias) los que tienen tiempo especificado, los estudiantes participan en la clase cuando y donde ellos quieren.  Leen su correo, leen los foros y escriben lo que piensan. Probablemente suben tareas, los instructores lo leen y responden a cada estudiante, usualmente cada día.  Cada uno, alumno y maestro saben exactamente que están aprendiendo.

 

Tal como esta comparación sugiere, la naturaleza de la enseñanza en ambos campos es diferente.  En el salón de clases, el instructor principalmente presenta información y los estudiantes tratan de recordarla.  En un curso en línea, los estudiantes hacen tareas y los profesores tratan de proveer al alumno con información, constantemente los animan, corrigen y aprenden con ellos.

 

 

 

 

La Educación Virtual supone más interacción entre el alumno y el maestro, aun no estando presentes!

En vista de que ambos campos son distintos, los profesores necesitan ser entrenados diferente para poder enseñar un curso en línea.

LA EDUCACIÓN EN LINEA NO ES PARA TODOS.

Sorprendente, verdad?

Pero es cierto.  Hay ciertas características personales requeridas para aprender y enseñar en un curso virtual.  Los profesores en línea deben estar dispuestos a pasar por lo menos dos horas diarias en el Internet haciendo su trabajo, contestando correos, revisando tareas, etc.  Cualquiera que no puede hacer esto, no esta capacitado para ser maestro en línea.

Alguien que viaja mucho si bien puede hacer el trabajo, encontrará dificultades de conexión en sus muchos lugares que esté, no tener a mano su propia computadora o la velocidad de Internet para subir y descargar archivos también pueden ser dificultades que minen nuestra capacidad.

 

A usted le deberá gustar interactuar con los alumnos de una manera personal.  Tiene que gustarle resolver problemas, ya que hará mucho de eso.  Y muchísima paciencia, mucha para resolver cuestiones de tecnología, día a día.  Y eso que usted no es Ingeniero en sistemas.   Ya que toda la información será de una o de otra forma escrita, también deberá gustarle mucho leer y escribir.

 

NECESITARÁ TENER EXPERIENCIA DE PRIMERA MANO:

Cualquiera que enseña en línea necesita tener cierta experiencia de primera mano como un estudiante virtual y comprender que significa aprender de esta forma.  (De allí el interés del ISEA por que usted aprenda este curso primero)  La importancia de tener un programa claro, materiales bien organizados, retro alimentación a tiempo, y un buen servicio técnico es esencial para el estudiante virtual.

 

Si usted toma un curso virtual aprenderá de primera mano lo bueno y lo malo de un curso virtual y tratara de hacerlo mejor con sus propios alumnos.  Para enseñar en línea no hay mejor experiencia que la de tomar un curso en línea, esto no se aprende en un seminario de tres horas y que cuesta  mucho dinero.  Un seminario nunca le preparara correctamente.

 

También deberá tener conocimiento suficiente con la particular Plataforma Virtual de cursos que use su entidad educativa. Deberá anticiparse a los problemas, aprenderse bien el funcionamiento de su plataforma ayudará a proveer a los estudiantes de una pronta retro alimentación.  Los estudiantes emularan el uso que usted le de a su plataforma, por lo tanto más le vale hacerlo de la forma que le gusta y hacerlo bien.

OPERE AMBOS MODOS DE INTERACCION: SINCRONICA Y ASINCRONICA

Sincrónica: Ordenado

Asincrónica: No ordenado no quiere decir No planificado.

 

Hay gente diferente, se siente mejor con cosas ordenadas, preferirán leer un documento y contestar preguntas, otros en cambio les gusta explorar y preferirán una asignatura libre donde contesten con sus propias palabras.  Mezclar ambos conceptos es de gran ayuda para sus alumnos.

 

Algunos gustan de la espontaneidad y adrenalina en los eventos en tiempo real como las conferencias y chats; otros prefieren la flexibilidad e interacción asincrónica.  Las actividades sincronizadas o planificadas son muy buenas para sesiones de preguntas y respuestas por ejemplo,  no obstante, los eventos sincronizados o planificados requieren calendarización lo cual es especialmente problemático cuando los estudiantes están distribuidos en muchas partes del mundo y tienen distintos horarios.

Es bueno experimentar ambos modos de enseñanza para estar preparados en caso de tener una audiencia orientada a un estilo de aprendizaje.

 

Procure hacer su clase lo más interactiva posible.

La clave del éxito de un curso en línea es la interacción; entre más interacción halla con el contenido del curso, mejor se sentirán los participantes. Maestro y alumnos, mas que todo los alumnos.

Esto es parcialmente la función principal de los Cursos en Línea y de la amplia retroalimentación que se da a los estudiantes en sus tareas, pero también es una función de diseño del curso.

Las tareas deben requerir del estudiante que interactúen entre ellos y con su instructor, compartir ideas, proveer análisis crítico, comparar resultados, sugerir mejoras, etc. Etc.

Sesiones de Chat y foros de discusión son los mejores lugares para que la interacción (y asincronía) tomen lugar porque permiten que toda la clase participe.  Del otro lado, los instructores tienen facilidad de usar el correo electrónico o el envío de archivos para retro alimentar a los alumnos con sus tareas o para contestar preguntas.

PROVEYENDO RETROALIMENTACION DE BUENA FORMA Y A TIEMPO:

La más fundamental de las reglas en los cursos en línea es la retro alimentación al estudiante, a tiempo y de buena forma.  Una corrección tardía puede llegar cuando el alumno ya abandonó los estudios, mientras que una mala corrección puede hacer que lo abandone.

 

La retro alimentación debe proveerse inmediatamente en los foros, Chat y correos electrónicos.  Debiera ser proveído en menos de 24 horas, incluso si una respuesta completa no puede enviarse, por lo menos debe enviarse la nota que se está buscando y que nos den más tiempo.  Una retroalimentación correcta significa que contestaremos más que una frase diciendo lo bien que lo están haciendo,  los estudiantes quieren comentarios certeros de sus trabajos.  No se engañe, ellos inmediatamente sabrán si ha leído o no un trabajo.

 

La retroalimentación deberá identificar las fortalezas y debilidades de su trabajo, las ideas centrales expresadas y sugerencias para mejorar el trabajo cuando este es insuficiente o como ampliar los conceptos en caso de ser satisfactorio. O ambos.  La falta de respuestas concretas y retroalimentación buena y a tiempo es la primera queja de todos los estudiantes de cursos virtuales.

La causa principal de este problema es que los instructores no están en línea (en Internet) frecuentemente o el tiempo suficiente para proveer esa asistencia.

 

 

USE MATERIAL PARA DESCARGAR.

Es cierto que un día todo el material estará disponible en línea, pero actualmente no es cierto.  Además muchas computadoras y conexiones de Internet son lentas o no tienen capacidad ni permisos suficientes; entonces, descargar una presentación en Power Point, recomendar la lectura de textos cuando estén disponibles es muy buena idea,  hay millones de textos en PDF disponibles en la red, una simple búsqueda de lo que quiere con la extensión   .pdf   regresará sin duda resultados deseados.  Luego de la lectura los estudiantes pueden entregar reportes de lectura escritos o comentarlos en los foros.

Es muy buena idea que los materiales puedan ser impresos para su lectura.

 

 

ANIME A LOS ALUMNOS A APRENDER UNOS DE LOS OTROS.

La fortaleza escondida de los cursos virtuales es lo que los alumnos aprenden de los otros; una tarea principal del instructor debiera ser facilitar lo más que pueda la interacción entre los alumnos.  Esto puede ser alcanzado si hacemos que los alumnos realicen tareas que exijan hacer los trabajos en grupo, en pares u organizar un debate en el foro. Hacer que los alumnos evalúen las respuestas de sus compañeros es buena idea también.

 

Anime a los estudiantes a poner sus dudas en el foro en lugar de hacerlo directamente al instructor, de esta forma si el instructor no sabe o no  esta en línea, el siguiente alumno que entre al foro podría contestar la pregunta.

 

CREE UN ESPIRITU EXPLORATORIO:

Ya que enseñar y aprender en un curso virtual envuelve tantas cosas, es importante favorecer un espíritu exploratorio entre todos los participantes del curso, un espíritu que enfatice el experimento y resolución de problemas.

 

Las ideas e información pueden ser obtenidas rápidamente de los buscadores de Internet.  Debe animar a los estudiantes a buscar la información y luego discutirla con sus propias palabras.  En este punto debemos aclarar que el “copy paste” no es tan malo cuando los estudiantes leen lo que entregan y que si entregan una hoja entonces debería haber otra hoja con sus apreciaciones personales, lo bueno y lo malo que encontraros, cosas así que de una idea al profesor que si han leído el contenido; entonces el copiar y pegar no será tan malo, al fin de cuentas, porque crear o buscar en otro lado información que ya existe?

El reto es hacer que lo lean y que la información en cuestión provenga de fuentes fidedignas.

El mundo virtual es un mundo amplio, lleno de información y los estudiantes debieran aprender a vivir en el.

 

Ya que el equipo y programas son un problema presente en todas las redes de hoy (me refiero a las redes de Internet y las redes locales); cada uno debe desarrollar habilidades especificas para resolver estos problemas cuando se presenten. Los catedráticos deben ser los más preparados en esta área.

 

 

PRIMERO PONGA LAS TAREAS:

Las tareas de un curso definen la interacción en un curso en línea.  Las preguntas para ser respondidas por correo electrónico o en un foro crean una clase de interacción, proyectos de grupo con presentaciones, crean otra.

La clase de tarea dicta la clase de interacción y por eso es buena idea planificar las tareas antes de todo el curso.

 

Después puede poner las lecturas, investigaciones, etc. Crear las tareas primero definen el rumbo instruccional del curso pues aclaran que harán y que aprenderán los estudiantes.

 

 

DEJE QUE LA GENTE DESCUBRA SU ESTILO DE ENSEÑANZA O DE APRENDIZAJE.

Hay tantas formas de enseñar en línea y los profesores deben encontrar su propio estilo, lo mismo los alumnos, hay tantas formas de aprender.

Algunos maestros se sienten cómodos manejando los cursos  “desde atrás”, en un segundo plano, mientras que otros sienten que deben estar a la mano de sus alumnos.  Todavía otros son felices de apoyarse totalmente en un solo texto de lectura mientras otros buscarán la información para darla a sus estudiantes.  Algunos gustan del e-mail y sesiones de Chat otros foros y envío de documentos.

 

Para permitir que los instructores descubran que característica les gusta más tienen que probar todas y luego seleccionar aquellas formas que les agradan. Mucho de ensayo y error pasa en estos casos.

En otras palabras: El proceso de volverse un maestro de los cursos virtuales pasa por ser también un buen alumno de cursos virtuales.

 

CONCLUSIÓN:

Ya que enseñar en línea es tan diferente, incluso maestros experimentados requerirán considerable práctica antes de hacerse buenos instructores en línea. Así que va a pasar un poco de tiempo antes que muchos maestros se vuelvan buenos en esto.  Las organizaciones e instituciones que ofrecen cursos en línea deben pensar bien el tiempo requerido para preparar a sus maestros para enseñar en el ciber espacio.

 

Greg Kearsley

Universidad de Alberta. Canadá.

El Dr. Kearsley es consultor independiente para el aprendizaje virtual.

http://home.sprynet.com/~gkearsley/gpkbio.htm

 

Modelo Interpretativo de la evaluación curricular. (Dr. Bienvenido Argueta)

AROLDO DAVID NORIEGA

 

Modelo Interpretativo de la evaluación curricular.   (Dr. Bienvenido Argueta)

 El Dr. Bienvenido Argueta es una autoridad en el campo educativo en Guatemala; su disertación esta mañana estuvo enfocada en el modelo interpretativo de la evaluación curricular.  Un tema por demás amplio, con muchas facetas como  la palabra “interpretativo” supone.

 John Creswell le llama a este un “enfoque narrativo” donde el investigador, en este caso nuestro evaluador se enfoca en narrar los hechos desde el punto de vista de un individuo.  Algunas veces el individuo puede ser el estudiante, otras veces el maestro o el mismo investigador.  (Creswell, 2013)

 

Lo que el Dr. Argueta implica con su título es que una evaluación curricular no puede basarse solamente en aspectos numéricos,  un alumno no saca 80 puntos o 40 solo por así; detrás de ese número hay una vida entera de dificultades tal vez o de apoyo en la familia en el mejor de los casos.  En pocas palabras, no se puede evaluar el currículo sin tomar en cuenta la realidad de cada alumno, la realidad de cada maestro y por qué no decirlo también, la realidad de cada persona involucrada en la evaluación, sean estos supervisores, trabajadores de campo, directores de escuela, de departamento o las más altas autoridades del gobierno.

 

Una de las primeras cuestiones y sobre las que más habló en su intervención fue que la evaluación antes que nada debe tener un propósito; uno no sale en la mañana sin saber a dónde va; no puede salir de viaje sin un destino, y de la misma forma que los profesores deben tener un norte antes de entrar al aula, el evaluador debe saber cuál es la razón por la que está evaluando.   Se mencionó a Ralph Tyler como el padre de la evaluación moderna; no cabe duda que él ha sido y seguirá siendo una gran influencia para los evaluadores;  sin embargo años después el mismo Tyler refrendaba la idea que antes de empezar se debe tener en cuenta los propósitos de la evaluación. (Escorza, 2006)

 

Sea que veamos la evaluación interpretativa como enfoque o como modelo, de todas formas hemos de tomar en cuenta todos los actores y su particular circunstancia para poder proceder a efectuar una evaluación ajustada no a lo que vive cada persona.  Como bien el profesor Andrés Gálvez Sobral indica (Sobral, 2012) uno es el currículo intencionado, otro el entregado y finalmente otro más el adquirido.  Es decir, del dicho al hecho, hay mucho trecho.

 

Por esta misma causa el Dr. Argueta nos invita a hacernos una  buena cantidad de preguntas: ¿Son buenos los textos educativos?  ¿Fueron entregados a tiempo? ¿Son relevantes para el contexto local donde se desarrolla el proceso de enseñanza aprendizaje?  Estas son solo algunas a manera de ejemplo.  Las preguntas pueden ir en varias dimensiones, desde la calidad de los profesores,  la capacidad de cada alumno, el rol de los directores, el apoyo de las autoridades educativas sin dejar de lado el compromiso de los padres de familia.

 

La siguiente fase de la presentación versó sobre la falta de cultura evaluativa en Guatemala, una queja permanente es la poca continuidad que se le dan a los proyectos, cada cuatro años con cada cambio de ministro vienen nuevas políticas y el círculo vicioso se activa nuevamente.  Muy pocos casos son conocidos, entre ellos se mencionó al Colegio Americano de Guatemala entre otras pocas entidades que conducen evaluaciones con propósitos de acreditación internacional o local.

En realidad, todos los procesos de acreditación por terceras entidades son nuevos a nivel centro americano, la acreditación ha sido confundida con la autorización; mientras la segunda constituye un permiso para operar en un sistema legal, una vez conseguido el permiso o permisos necesarios ya no hay quién supervise y “certifique” que todos los procesos seguidos son consecuentes con las necesidades de los usuarios y los estándares que para el efecto se han definido.

 

Así que partiendo del propósito de la evaluación curricular se puede orientar esta práctica hacia uno de los tres modelos principales, el modelo que pretende predecir comportamientos y usa principalmente métodos cuantitativos, es decir, mide cantidades, se basa en la estadística principalmente; por otro lado el modelo interpretativo ve la realidad desde distintos ángulos y se basa principalmente en métodos cualitativos, de esto hemos venido hablando en todo este documento; finalmente el modelo emancipador que es una mezcla de ambos, sin embargo el modelo emancipador va más allá al procurar que la educación o formación del individuo lo “libere” aunque liberarnos de qué también sea otra fuente de luchas, discusiones y desacuerdos.

 

Todos concordamos que la educación es el motor que mueve el progreso; pero un niño que vive en un área rural tal vez no pueda todavía la magnitud de la falta de preparación en su comunidad, mientras que un profesor o una autoridad sí.  La idea emancipadora debiera llegar cuando este niño se convierta en adulto y empiece a influir en la vida de su comunidad.

 

Los autores mencionados por el Dr. Argueta (Husserl, Heidegger, Sartre, Merleau-Ponty) son conocidos fenomenologistas,  la fenomenología es un enfoque investigativo cualitativo, ampliamente utilizado en educación.  Si la investigación narrativa busca averiguar de qué forma un individuo responde a un fenómeno, la fenomenología traba de verificar hasta qué punto un mismo fenómeno afecta a varios individuos.  (Creswell, 2013)

 

En este caso, para nuestro trabajo evaluativo debe verse con preguntas tales como ¿De qué forma el currículo nacional base responde a las necesidades de un estudiante en particular?  Y del lado de la fenomenología se puede preguntar: ¿Cómo afecta el CNB a los estudiantes de un distrito escolar?

Estas pueden ser, en palabras del Dr. Argueta las “preguntas que conducen a otras preguntas”.

Conclusión

La gran importancia que todavía se concede a la investigación cuantitativa, (en mucho debido a que los padres, alumnos, directores y toda autoridades  quieren números) ha soslayado las ventajas de modelos como el interpretativo, hace falta combinar ambos campos para poder tener una visión más ajustada a la realidad de las personas, no por algo las sociedades que más han avanzado en educación son aquellas que dieron más libertad a sus profesores.

 

 

Bibliografía

Creswell, J. W. (2013). Qualitative Inquriy & Research Design. Thousand Oaks CA: SAGE.

Escorza, T. E. (20 de 03 de 2006). DESDE LOS TESTS HASTA LA INVESTIGACIÓN EVALUATIVA ACTUAL. UN SIGLO, EL XX, DE INTENSO DESARROLLO DE LA EVALUACIÓN EN EDUCACIÓN. Recuperado el 31 de 03 de 2013, de http://www.uv.es/RELIEVE/v9n1/RELIEVEv9n1_1.htm

Sobral, J. A. (2012). Revista de la Universidad del Valle de Guatemala. Recuperado el 31 de 03 de 2013, de La evaluacion nacional como evidencia de implementación curricular en Guatemala. ¿Són útiles las pruebas para retroalimentar el currículo nacional base?: http://www.uvg.edu.gt/revista/numero-24/11.EVALUACION%20NACIONAL%20112-115.pdf

 

 

La calidad en la educación de adultos

Introducción:

No hace mucho tiempo fui invitado a participar en un proceso de diseño curricular por una persona que sabe mucho sobre educación especial.  Después de una serie de reuniones e intercambio de ideas propusimos elaborar una entrevista para conocer a fondo las necesidades de aquellas familias que tienen miembros con discapacidades de cualquier clase.  Como buen alumno de la UVG esperábamos extraer de un diagnóstico la propuesta.

La experta, (y no estoy poniendo en duda su capacidad), un poco molesta me dice: ¿Cómo vamos a ir a preguntarle a estas personas lo que necesitan?   Ellos no tienen los conocimientos para saber cuál es lo mejor.  Llevo muchos años en esto y me considero capaz de saber lo que ellos necesitan.  Y continuó así con una serie de argumentos que sonaban convincentes.  Tal vez lo eran.

La vedad es que nadie más que la persona que vive en carne propia puede dar fe de lo que es mejor para ellos. Por mucha experiencia que se tenga en un campo si vamos a crear un proyecto para cierta comunidad de individuos, al menos se debe contar con su opinión.

Trasladando este ejemplo al campo de la educación de adultos, muchas veces nos encontramos con personas que saben mucho y por la misma razón juzgan desde su propio punto de vista pero no se ponen al nivel del estudiante.  Un estudiante ve las cosas desde otra perspectiva y mucho más cuando ya tienen una experiencia considerable de su propia vida.  Al fin es su propia vida, el estudiante adulto tiene que conocer más de ella que nosotros los supuestos expertos en vidas ajenas.

En el presente trabajo queremos repasar en unas cuantas líneas lo que se entiende por calidad,  las teorías de educación de adultos, sus motivaciones y por supuesto las barreras del aprendizaje adulto.  Por otro lado queremos abordar específicamente el caso de la educación de adultos en Guatemala, el impacto que tiene este problema para luego proponer algunas ideas sencillas para mejorar la calidad de la educación para adultos en aquellos centros educativos dedicados a la enseñanza de adultos.

La calidad, un concepto con muchas facetas.

Ulf Ehlers (Ehlers, 2004) dice que antes de hablar de calidad debemos tomar en cuenta que la calidad tiene varias facetas que son ilustradas en la imagen inferior.

Y es que la calidad tiene tantas definiciones, así que antes de todo deberíamos ponernos de acuerdo en que consideramos como calidad, luego negociar este concepto con el resto de la comunidad educativa porque cada uno, alumnos y profesores tienen una opinión diferente otra vez.

Por último, existen grados de calidad.  Todavía hay quienes difieren de este concepto porque o hay calidad o no la hay, sin embargo muchos consideran que hay niveles de calidad que pueden ser medidos de alguna forma.  No abundaremos este tema porque aparte de polémico es extenso.

En esta última parte bien vale la pena traer a memoria lo que Julie Dirksen (Dirksen, 2012) llama el mayor obstáculo para la enseñanza y esto  es lo que el profesor sabe, si un profesor sabe mucho y no se pone al nivel del estudiante la calidad de la enseñanza será muy mala bajo el punto de vista del alumno pero bajo el punto de vista del profesor diría que es lo mejor.

Indicadores de calidad en educación de adultos

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD Guatemala (PNUD, 2013) presenta unos indicadores de desarrollo humano que se muestran en la tabla a continuación:

No. Indicador Dato
1 Esperanza de vida al nacer años 74.1
2 Tasa de abandono de la enseñanza primaria 32.1%
3 Tasa de alfabetización de adultos (% de 15 años y mayor) 75.2
4 Años de educación promedio 4.1

Tabla No. 1 Fuente propia.

Podemos suponer que si una persona va a vivir 74 años de edad, por lo menos va a acumular cuatro años de escuela, esto no siempre es cierto en todos los casos pues estos son promedios que dejan fuera una gran cantidad de personas que abandonan la escuela.  Ciertamente ha habido grandes avances en cuanto a la reducción del analfabetismo; pero aun así tenemos un 24.8% de personas que no saben leer ni escribir según el mismo sitio.  Estamos hablando de aproximadamente tres millones de guatemaltecos que han abandonado la escuela y que seguramente no volverán a menos que existan programas que tomen en cuenta la situación individual de cada estudiante.

Desafortunadamente las escuelas de adultos y otras entidades que laboran con alumnos mayores de 15 años se encuentran amarradas a reglamentos obsoletos que en lugar de facilitar la vuelta a la escuela, la impiden.  La falta de un documento puede convertirse en todo un reto cuando un adulto quiere volver a la escuela.

Las motivaciones para el aprendizaje de los adultos

Según el CIA World Factbook (CIA, 2012) Guatemala ocupa el lugar No. 125 en gasto educativo, un índice para nada envidiable.  El mismo texto asegura que  el 70% de la población total sabe leer y escribir, o sea, el 75% de los hombres y el 63% de mujeres. Esto nos deja con unos índices todavía menores de alfabetismo.  No hay datos de cuantos adultos se han graduado del nivel medio.   Si bien la expectativa de permanencia escolar es un indicador demasiado optimista, se dice que un niño puede estar en la escuela hasta 11 años.  Pero como bien decimos “del dicho al hecho hay mucho trecho” porque la permanencia real de un alumno en la escuela es mucho menor.  Una vez abandonada la escuela  pueden pasar muchos años antes que los ahora adultos decidan volver a la escuela; ahora les esperan otros problemas.

Sabemos que los adultos se motivan a aprender cuando experimentan necesidades que el estudio ha de satisfacer;  que la orientación de los estudiantes hacia el aprendizaje se centra en la vida;  la experiencia es el recurso más rico para el aprendizaje de los adultos;  los adultos tienen una profunda necesidad de auto dirigirse y que las diferencias individuales entre la gente se incrementan con la edad.

El aprendizaje no se detiene al llegar a la adultez, sin embargo es en esta edad que aparecen las mayores dificultades para poder estudiar, bien sea por el rol que nos toca jugar en la sociedad o familia o por otras causas.

Barreras del aprendizaje adulto

Sharan B. Merriam y Rosemary Caffarella en su libro Learning in Adulthood, (Caffarella, 1991) confeccionaron una lista de “Barreras del aprendizaje adulto” en 1991 que a continuación reproducimos:

1)      Problemas relacionados con horarios

2)      Problemas de transporte, ubicación de la escuela u hogar

3)      Falta de programas interesantes o afines a la labor del estudiante adulto

4)      Requisitos de tiempo o procedimientos engorrosos de inscripción

5)      Falta de información sobre programas disponibles

Es bien interesante hacer ver que estas barreras, siguen vigentes unos 20 años después!.  Basta con preguntar a un estudiante adulto para saber que siempre tendrá problemas con sus horarios, transporte, distancia de los centros educativos y hasta los requisitos de ingreso.  Estas barreras no solo se interponen entre el adulto y el estudio sino que también cuando ya están estudiando hacen la diferencia entre la calidad de enseñanza recibida.

Esta última palabra “recibida” hace referencia también  a otro problema; la enseñanza de los adultos sigue siendo una clase magistral y unos exámenes, la educación por competencias debe esperar en el mundo de la educación para adultos y no por falta de interés de las autoridades del Ministerio de Educación  sino más bien por una falta de compromiso de los profesores.   Una educación de calidad es aquella que se adapte al modo de vida de los estudiantes.

Eduard C. Linderman (Linderman, 1989)nos dice que cuando un niño llega a una escuela, esta tiene una estructura definida a la que él debe adaptarse, ocurre lo contrario con la educación para adultos, donde son las escuelas las que deben adaptarse a sus estudiantes.

Esto es crucial para las universidades o colegios de plan fin de semana  donde el grueso de estudiantes son adultos, el aprendizaje virtual es una faceta de esta adaptación al estudiante, pero por si sola la tecnología no es capaz todavía de retener estudiantes, hace falta diseñar los cursos tomando en cuenta las necesidades de cada individuo.

Educación de adultos en Guatemala

La Educación de Adultos en Guatemala no es nueva; lleva muchos años funcionando en distintos formatos.  La Educación Radiofónica, los estudios por extensión, Telesecundaria, PEAC (Programa de Educación de Adultos por Correspondencia) y todos los programas abiertos en plan fin de semana de colegios y universidades pueden considerarse dentro de este ámbito de la educación  de adultos a distancia.

Por otro lado, la deserción escolar en un problema latente en cada establecimiento, no se tienen datos de la deserción en los programas abiertos de universidades pero por referencias se conoce que los colegios privados de plan fin de semana y a distancia luchan contra una alta deserción estudiantil.

Hasta ahora, en Guatemala no se ha realizado un estudio enfocado a verificar las causas de la deserción escolar en los programas de educación de adultos.  . Una rápida visita a los catálogos en línea de las principales universidades locales arrojó cero resultados relativos al tema.

Volviendo al primero de nuestros puntos, la calidad; podemos hacernos otras preguntas nuevamente.  ¿Qué se puede entender por calidad en educación para adultos?  ¿Por qué abandonan la escuela los estudiantes adultos? ¿Qué se puede esperar como concepto de calidad en los estudiantes adultos? ¿Quién puede orientar más al estudiante adulto?  ¿Un experto o quien vive en carne propia las dificultades de no contar con un grado?  ¿Qué tiene más valor, el certificado o el conocimiento?

La mala educación de los adultos

Muchas veces el trabajo o las obligaciones familiares interfieren con la educación, en estos casos siempre va a perder la escuela.  Por ese motivo, una educación con calidad debe contemplar forzosamente la adaptación de la escuela al estudiante adulto y no como usualmente ocurre en todos los establecimientos de educación superior o de nivel medio, donde los adultos son tratados como niños grandes.   Cuando aparecen los problemas familiares o laborales, la escuela o universidad debieran estar preparados para adaptarse a la nueva situación, las escuelas en línea son una muestra de esa adaptación.

No es tan importante saber por qué se van sino más bien debiéramos preguntarnos: ¿Cómo hacemos para que se queden?   Se debería facilitar la obtención de educación mediante el uso de la tecnología, adecuación de los materiales didácticos  para adultos pero en Guatemala el mayor de los problemas bien puede ser el excesivo celo por los certificados anteriores.  Si van a entrar a primaria deben estudiar 4 años, eso es mucho tiempo en años adultos, (dog years) y luego el básico y bachillerato por madurez donde nuevamente se requiere una serie de documentos que en realidad son difíciles de conseguir.  Quieres al fin lograr recolectar todos esos papeles luego se ven obligados a llevar cursos que no van a servirles en la vida diaria o las carreras universitarias que intentan ingresar.  Por algo en España hay dos “itinerarios”[1]  de la educación de adultos, aquellos que planean ingresar a carreras humanistas no estudian matemáticas; mientras que los que piensan estudiar ingeniera o carreras similares deben hacer varios cursos de matemáticas.

Volviendo a nuestra pregunta que abrió este documento: ¿Quién sabe más lo que es calidad en educación de adultos?  El adulto que soporta la vida y espera mejorarla con unos estudios o el experto que desde su escritorio toma decisiones que marcaran la vida de miles o millones.  Recordemos que los adultos son quienes sostienen la economía de Guatemala y que su superación traerá consigo un beneficio adicional.  Es muy buena idea mejorar el acceso a la educación primaria y secundaria para niños pero estos jovencitos ingresaran a la PEA dentro de diez o más años, mientras que los adultos son el ahora y si cambiamos el ahora podemos mejorar y cambiar el futuro.

Por último se debe procurar cambiar la idea que se tiene en muchas gentes que un “cartón” va a mejorar su vida.  Es tal el celo por los certificados que hay toda una industria de falsificación de documentos, desafortunadamente muy pronto nos damos cuenta que si no existe el conocimiento que los respalde, la vida no perdona, la vida no da exámenes de recuperación.

Ideas para mejorar

Una educación de calidad para el estudiante adulto debe ser aquella que se ha pensado en base a sus propias necesidades.  Es decir, no la prescrita en las oficinas sino la que responda a un verdadero diagnóstico individual.  En tal sentido los colegios de educación de adultos y universidades debieran poder personalizar la educación del adulto mediante un acompañamiento de un tutor o coach.  En el caso de la educación por madurez, llevamos casi 40 años trabajando bajo el mismo esquema.

Calidad no es que todos ganen, que todos tengan un diploma sino que puedan abrirse paso hacia ese otro fin que el mismo adulto se traza.  Calidad también puede ser no tener que aprenderse más de lo que es estrictamente necesario.  La educación de adultos es compensatoria de las deficiencias de un sistema golpeado por la escasez de recursos y conflicto armado o pobreza extrema, por su misma naturaleza compensatoria no se puede esperar que cubra todo el CNB de plan diario como algunas autoridades se atreven a exigir. 

A pesar de las dificultades, quienes se han inscrito en el programa de educación de adultos saben que se les requerirá previo a iniciar los estudios, actitudes, conocimientos y habilidades adicionales.  ¿Hasta que punto la escuela puede imponer requisitos a los alumnos? ¿Es eso viable o bueno para el negocio?  En la red la competencia entre escuelas es a muerte y cualquiera que imponga más reglas de las necesarias puede verse relegado o sufrir la desaparición.   No obstante, un primer contacto entre el alumno y la escuela debería servir para medir esas habilidades y poder orientar al estudiante a mejorar aquellos aspectos que van a serle útiles no solo en el estudio sino en toda su vida.

Jordi Planella (Jordi Planella, Israel Rodríguez, 2004) dice que toda entidad educativa  tiene además un “compromiso social” y es el de usar la tecnología para influir en la vida de la comunidad.  La educación deber ser democrática pero como decía un viejo amigo por allí:  “Si vas a regalar algo, que sea bueno..” Si vamos a hacer un favor que sea bien hecho.   ¿Se pueden segmentar los servicios?  ¿Se puede proveer una educación a dos o tres velocidades?   Estas son preguntas que deben contestarse en base a un diagnóstico individual que hace cada escuela y cada maestro; en este sentido las autobiografías y planes de vida de cada alumno son herramientas imprescindibles.

Referencias:

  • Caffarella, S. B. (1991). Learning in Adulthood. San Francisco: Josey – Bass.
  • CIA. (01 de 01 de 2012). Cia World Factbook. Obtenido de https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/
  • Dirksen, J. (2012). Design for how people learn. Berkeley C.A.: New Riders.
  • Ehlers, U. (2004). QUALITY IN E-LEARNING FROM A LEARNER’S PERSPECTIVE. Obtenido de http://www.eurodl.org/?article=101
  • Jordi Planella, Israel Rodríguez. (2004). Del eLearning y sus otras miradas. Revista de la Universidad y Sociedad del Conocimiento, Vol. 1.
  • Linderman, E. C. (1989). The meaning of adult education. Oklahoma: Oklahoma Research Center for continuing Professional and Higher Education.
  • Noriega, A. D. (2011). ¿Qué es el eLearning? GUIDE. Roma: Universidad Guillermo Marconi.
  • Peter F. Oliva, W. R. (2013). Developing the Curriculum. Saddle River, NJ: Pearson.
  • PNUD. (2013). Guatemala Perfil de País: Indicadores de Desarrollo Humano. Recuperado el 31 de 03 de 2013, de http://hdrstats.undp.org/es/paises/perfiles/GTM.html
  • SNAHE. (2012). Swedish National Agency for Higher Education.
  • Stallings, D. (2002). Measuring success in the virtual university. The Journal of Academic Librarianship Vol 28 Issues 1-2 , 47-53.
  • TrainingZone. (2011). Why eLearning often fails. Obtenido de http://www.trainingzone.co.uk/item/103453

 

Lecturas adicionales

  1. Paulo Freire (Pedagogía de la  Autonomía) Siglo XXI Editores  México D. F.  2009   11ª Reimpresión
  2. Lucía Radler dos Guaranys y Clauido de Moura Castro, (Ensino por correspondencia no Brasil.  Rio de Janeiro IPEA 1979   http://www.iseagt.net/docs/admin/21EduTecn.pdf
  3. MAYA Betancourt, Arnobio. La Educación a Distancia y la Función Tutorial. 2da. Edición UNESCO San José, Costa Rica 1993

¿Cómo combinar de modo efectivo tecnología y pedagogía?

De qué forma un adecuado diseño instruccional puede ayudar a disminuir el abandono en los cursos virtuales.

 

 isea (2)

Resumen

A pesar de la enorme inversión en los proyectos de Elearning el problema principal que enfrentan las organizaciones es el abandono; el cual alcanza niveles alarmantes. El reto entonces es unir la tecnología con la pedagogía de forma tal que pueda mejorar los niveles de retención.

 

¿Por qué abandonan las aulas virtuales los estudiantes? ¿Son similares los problemas que afronta un estudiante adulto si estudia en línea o en ambientes presenciales?

 

Para dar respuesta a esta y otras interrogantes, en primer lugar se consultó bibliografía sobre el tema, en segundo lugar se realizaron dos encuestas por correo electrónico a estudiantes adultos de maestría en educación, los primeros de la Universidad del Valle de Guatemala; la segunda, la Universitat Oberta de Catalunya.

 

Los estudiantes de la Universidad del Valle, donde se usa un formato de Blended Learning, casi el 99%  atribuyen al trabajo fuera de la universidad y obligaciones familiares como sus principales barreras; por otro lado, el 24% de los estudiantes de la UOC que abandonaron algún curso, también se refieren a estos problemas pero indican que les faltó tiempo para conectarse, problemas con la internet o falta de retroalimentación de sus tutores.

 

Se necesita diseñar los cursos de forma que sean las universidades las que se adapten al estudiante y no al revés; al lograr este cometido podremos no solo beneficiar a la población estudiantil que finalmente es la recipiendaria de los procesos de enseñanza aprendizaje.  Por otro lado, indirectamente se beneficiarán las universidades y la sociedad en su conjunto.

 

 

Palabras clave: Elearning, abandono, deserción, diseño instruccional, tecnología, interacción, contenidos.

 

 

Introducción

Tan temprano como 1983, Richard Clark[1] argüía que la tecnología es nada más un vehículo que lleva la instrucción y que por sí sola no era relevante en el proceso educativo.  Muchas voces se han alzado entonces para estar de acuerdo o criticar esta afirmación. Clark también afirmaba que los métodos instruccionales habían confundido tecnología con metodología y que una metodología puede diseñarse usando una variedad de representaciones.

 

Casi 30 años después todavía no se ha renunciado al entusiasmo que la tecnología produce,  incluso se han acuñado hasta un nuevo término: mlearning  para referirse al aprendizaje por medio de los teléfonos móviles; en medio de esta explosión tecnológica aparece un problema que preocupa por igual a administradores, diseñadores y demás personas involucradas en el aprendizaje virtual, por alguna razón el diseño de los cursos no es lo suficientemente atractivo para retener a los estudiantes con porcentajes similares o cercanos a los índices de retención en ambientes presenciales.

 

Solo un puñado de universidades han logrado posicionarse en el campo virtual, muchos otros proyectos nacen con mucha pompa pero de pronto desaparecen sin dejar rastro.  En otros casos, las universidades virtuales necesitan atraer a miles de estudiantes para quedarse con porcentajes que muchas veces llegan a ser la mitad del total que inició un semestre.

 

Para quién escribe este tema es una experiencia personal, habiendo finalizado ya casi 14 cursos en la Maestría de eLearning en la Universitat Oberta de Catalunya; casi todas las veces que tuvimos que trabajar en grupo, siempre uno o dos abandonaba, de tal forma que si iniciábamos 5, terminábamos el trabajo 3.   ¿Qué causa este abandono? ¿Puede la tecnología por si sola retener a los alumnos?  ¿Qué le estará faltando al diseño instruccional para adaptarse al estilo de vida de los alumnos?

 

Eduard C. Linderman afirmaba que cuando un estudiante llega a una escuela, esta tiene una estructura definida a la que el estudiante debe adaptarse, ocurre lo contrario con la educación para adultos, donde son las escuelas las que deben adaptarse a sus estudiantes. [2]

 

Esto es crucial para las universidades virtuales donde el grueso de estudiantes son adultos, el mismo aprendizaje virtual es una faceta de esta adaptación al estudiante, pero por si sola la tecnología no es capaz todavía de retener estudiantes, hace falta diseñar los cursos tomando en cuenta las necesidades de cada individuo.

 

¿De qué forma una escuela puede adaptarse a los estudiantes adultos?   Desde hace más de cien años muchas entidades de educación superior iniciaron el camino de adaptarse a los estudiantes adultos poniendo al alcance de ellos programas de educación a distancia que poco a poco fueron evolucionando a métodos más sofisticados a medida que también la tecnología fue desarrollándose mucho más.    La tecnología ha avanzado tanto que olvidamos que es solo una herramienta.

 

Hay personas que ahora están abogando por utilizar un sistema de Diseño Instruccional que tome en cuenta por un lado las características únicas de la población y cultura a la que va a dirigirse el contenido educativo.

En su definición más simple,  el Diseño Instruccional es el proceso de desarrollo de un programa de estudios desde el inicio hasta el final.   En este trabajo no abordaremos el diseño instruccional en si, más bien trataremos de identificar algunos aspectos que debe tener todo curso bien diseñado para garantizar que la universidad  pueda adaptarse mejor a sus estudiantes.

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué es el eLearning?

Es el proceso de entrega de aprendizaje, capacitación o programas educativos por medio de tecnología.   El eLearning envuelve el uso de una computadora u otro aparato electrónico, como por ejemplo un teléfono móvil; de forma que se pueda proveer capacitación, educación o materiales de aprendizaje.

 

El avance de la tecnología ha derivado en muchas formas de presentar la información, lo que nos debe quedar claro al final de cuentas es que lo valioso en el eLearning no es el programa que lo transporta, lo valioso es su contenido, lo que el estudiante finalmente toma para sí y atesora como nuevo conocimiento. El punto de partida de un proyecto entonces, debe ser un auto análisis institucional para ver si podemos adaptarnos a los alumnos; esto nos lleva a hacer ciertas preguntas estratégicas:

 

1 Institución –       ¿Es congruente con la misión y visión de la institución?-       ¿Tiene un plan estratégico para implantar el eLeaning?-       ¿Tiene el apoyo de la administración?-       ¿Se adapta a los planes actuales de estudio?-       ¿Se deberá crear nuevo material desde cero o podemos usar los que ya tenemos?-       ¿Posee la institución el equipo y personal necesarios para llevar a cabo el proyecto?
2 Profesorado –       ¿Apoyan la idea?-       ¿Están capacitados para enseñar en línea?-       ¿Existe material para la enseñanza digital o hay que crearlo?-       ¿Tiene la capacidad de resolver problemas técnicos?
3 Alumnos –       ¿Poseen las habilidades para estudiar en línea?-       ¿Sus estilos de aprendizaje se adaptan a la enseñanza virtual?-       ¿Tienen el tiempo necesario para dedicarlo al estudio?-       ¿Se les facilita el uso de la tecnología?

Tabla No. 1 Fuente propia

 

 

 

Y esto solo son las primeras ideas, un análisis detallado debiera ser la norma para evitar que fracase el proyecto antes de tiempo y termine siendo historia.

 

El caso del Instituto Superior de Educación Abierta

Durante los años 2006, 2007 y 2008 se condujo una investigación en el Instituto Superior de Educación Abierta para determinar el porcentaje de abandono en educación a distancia, se tomó como base la cantidad de alumnos inscritos al inicio de cada año y se contrastó con el número de alumnos que finalizaron satisfactoriamente el grado.

 

 

 

 

Estos son números de un programa de educación a distancia para adultos cuyo medio de entrega es material impreso o digital.  Los números al inicio nos parecieron alarmantes; pero Claudio de Moura, in investigador brasileño que ha efectuado muchos trabajos relacionados a la deserción escolar en programas adultos, los considera  normales.[3]

 

Dice el profesor de Moura, que muchos adultos ingresan a estos programas pero pronto se dan cuenta que no era lo que buscaban y por eso desertan, además, hay otras barreras que les obligan a replantearse su estudio, por ejemplo si tienen que elegir entre el estudio o el trabajo, o entre su familia y el estudio, siempre pierde la escuela.

 

Ideas equivocadas del método de Elearning:

Típicamente asumimos que Elearning es transmitir conocimiento por la red; y desestimamos la importancia crucial de la motivación, del aprender – haciendo, y del aprender con y de otra gente.

 

Muchas escuelas virtuales se han enfocado en la eficiencia del proceso en lugar de efectividad en el aprendizaje.  Se llega a creer que la tecnología es algo así como una máquina que inserta el conocimiento en los aprendices pasivos.  Una versión moderna de la educación bancaria de Paulo Freire.  Entonces el reto principal es unir la tecnología con la pedagogía, hacer que ambas trabajen juntas para beneficio de los estudiantes.

 

 

¿Cómo unir pedagogía y tecnología?

Los alumnos necesitan tener una razón: El factor más importante en cualquier actividad de aprendizaje, y aquí también se incluye el aprendizaje virtual, es la motivación intrínseca del alumno. Si como individuos no quieren aprender, muy probablemente no lo harán, sin importan cuan forzados puedan estar; de allí que por eso fallan los grandes proyectos de capacitación empresarial porque son ideas de una sola persona pero no se motiva a los verdaderos participantes. [4]

 

Por otro lado, si la motivación es alta, la calidad del método de enseñanza viene a ser casi irrelevante. La mayoría de alumnos caen siempre entre estos extremos, necesitan guía, motivación, refuerzo positivo y particularmente necesitan una razón del por qué están aprendiendo lo que se les enseña.

 

Lamentablemente, las universidades y otra clase de instituciones educativas, asumen que el estudiante trabajará por su cuenta en su propio tiempo, olvidando la carga de responsabilidades adicionales que mantienen.  Por tal razón, la educación en línea que se enfoca en el autoaprendizaje individual está diseñado para gente altamente motivada.   Por eso el profesor Greg Kearsley con toda razón afirma que la educación en línea no es para todos.[5]

 

Para el grueso de nosotros, sin una motivación y disciplinas fuertes no estamos en la posición de tener éxito.  Seamos realistas, cualquier programa de Elearning que dependa en la auto organización de los estudiantes, sin guía, sin motivación, sin retroalimentación o crítica constructiva están siendo demandas no realísticas, aun si es un aprendizaje que  a todos nos gustaría poseer.

 

La gente necesita gente:

El ser humano es un ser social por excelencia, ningún hombre o mujer llega a ser lo que es por cuenta propia, desde que nace necesita quien lo ayude y aún para ir al cementerio necesitará que otros le lleven.  La gente necesita estimulo social; de los maestros, de los estudiantes y el salón de clases se presta mucho a esto, algunos de nosotros no tenemos buenos recuerdos de los salones de clase pero todo lo ocurrido allí contribuyó en algún momento a nuestra formación.  Por otro lado, la frialdad de un aula virtual no hace mucho para aportar a esta necesidad humana de tener contacto humano;  de allí que los trabajos en grupo dentro de los campus virtuales en alguna medida llenan este vacío.

 

En resumen:

  • El aprendizaje ocurre solamente si el alumno tiene un objetivo propio.
  • Todos los alumnos necesitan motivación, retroalimentación y estimulo social
  • El salón de clases es uno de los lugares donde puede ocurrir este intercambio social
  • Un salón de clases suele ser un pobre lugar para transmitir información
  • La tecnología puede transmitir información de muy buena forma pero no conocimiento
  • Las habilidades se adquieren mediante la práctica
  • El aprendizaje es producido por los alumnos, no los maestros ni la tecnología.

 

En un estudio publicado por Keith Tyler-Smith[6] se afirma que la deserción en ambientes virtuales puede llegar hasta porcentajes de 70 u 80%  y cita entre otros los trabajos de Jim Flood[7] y Margaret Martínez[8].  Desafortunadamente al consultar tales trabajos no existe referencia a donde obtuvieron esos números, sin embargo, por experiencia propia se puede decir que si, son números muy cercanos al nivel de deserción experimentado en nuestra escuela en años anteriores.

 

Una buena parte de los estudiantes abandona porque no se siente a gusto con la tecnología; especialmente si no existe un proceso de adaptación al campus virtual o una especie de capacitación inicial.

Smith propone un modelo de lo que deben ser las tareas iniciales de un eLearner inicial:

1.    Negociar con la tecnología. Es decir, adquirir las destrezas o habilidades básicas para manejar un ordenador personal, el sistema operativo, aplicaciones,  impresoras, internet, correo electrónico y últimamente agregaríamos el uso de wikis, prezi, glockster, etc.

2.    Negociar con el sistema de contenidos de la universidad. (LMS) Su interfaz, estructura de contenidos, comunicación, asesoría y otros.

3.    Negociar con el contenido. El programa de estudios, los diferentes recursos y tareas que debe cubrir, en este momento, dice Smith, existe un choque entre lo que sabemos y lo que se espera aprendamos.

4.    Por último: Volverse un eLearner.  Abandonar su estado mental o forma acostumbrada de aprender, la mayoría estamos acostumbrados al modelo de un salón con maestro; volverse un eLearner es dejar a un lado esa estructura mental y darnos cuenta que ahora estamos solos y somos responsables de nuestro propio aprendizaje. Estamos solos y nos acompaña nada más el email, los chats y las tareas.

Por último, Smith recomienda en la medida de lo posible, una capacitación presencial inicial para explicar con detalle la forma de trabajar, una especie de pre-curso para que los estudiantes se adapten al sistema de educación en línea, que los tutores interactúen con los estudiantes, especialmente aquellos que no se conectan a menudo o han abandonado;  se aconseja también la creación de una especie de “manual de instrucciones iniciales, y por último, empezar despacio e ir aumentando la carga a medida que avanza el curso.

 

Las barreras del aprendizaje de Merriam y Caffarela:

Sharan B. Merriam y Rosemary Caffarella en su libro Learning in Adulthood, confeccionaron una lista de Barreras del aprendizaje adulto en 1991, estas eran las barreras halladas entonces: [9]

1)    Problemas relacionados con horarios

2)    Problemas de transporte, ubicación de la escuela u hogar

3)    Falta de programas interesantes o afines a la labor del estudiante adulto

4)    Requisitos de tiempo o procedimientos engorrosos de inscripción

5)    Falta de información sobre programas disponibles

Para verificar si estas barreras continúan vigentes, entrevistamos a 37 alumnos de la Maestría en Educación de la Universidad del Valle de Guatemala, la pregunta principal fue: ¿Cuáles son las mayores dificultades que encuentra al estudiar?

 

El 90% de las personas encuestadas son mujeres; aproximadamente un 50% son casados y el resto solteros o solteras; sus principales compromisos son el trabajo, cuidar los niños y las actividades religiosas o sociales.  Han ingresado a la universidad para alcanzar una mejora laboral, económica o actualización de conocimientos.

Sus principales dificultades para estudiar son:

–       Distancia donde viven, transporte y tráfico.

–       No tener quién cuide sus hijos

–       Cuotas altas, cansancio de trabajar y estudiar a la vez y falta de tiempo para hacer tareas.

 

La conclusión a la que pudimos arribar de forma tentativa es que, después de 20 años de confeccionada la lista de Merriam y Caffarela, esta sigue aún vigente casi en todos sus aspectos, los horarios interfieren en todo, trabajo, deberes sociales y familiares, por tal razón la gente que desea estudiar debe hacer un sacrificio extra.

 

En Guatemala, en el campo de la educación las mujeres llevan la delantera por mucho, no obstante aún se espera que sean ellas las que se ocupen de los deberes familiares como cuidar los niños e incluso hacer las tareas de la casa.  Esto agrega una barrera adicional al aprendizaje en las mujeres.

 

Gráfica No. 1 Fuente: Encuesta estudiantes Universidad del Valle de Guatemala.

 

 

La Universitat Oberta de Catalunya

No conformes con este resultado, debido a que esta universidad usa un modelo de aprendizaje mixto, quisimos averiguar con alumnos que estudian solo por internet, para ello se entrevistó a 58 estudiantes de la Maestría en Educación y TIC (eLearning) del primer semestre del año 2011 de la Universitat Oberta de Catalunya; la pregunta principal fue: ¿Ha abandonado algún curso virtual durante el último año de estudios? Si su respuesta era afirmativa, se les requirió explicar las razones por las que abandonaron los cursos en línea.

 

Un 24% respondió que si había abandonado algún curso en línea durante el pasado año; entre las razones citadas estuvieron:

–       Falta de tiempo

–       Cansancio de trabajar y estudiar  a la vez, obligaciones familiares

–       Enfermedad, falta de retroalimentación del tutor, plataforma no amigable, pérdida de motivación, falta de interacción entre el grupo, rigidez en las fechas de entrega; problemas familiares, contenidos no relacionados a la profesión actual; falta de dinero y materiales aburridos.

 

Una de las limitaciones de esta última encuesta es que la contestaron alumnos activos, no se pudo obtener datos de gente que se inscribió y abandonó y probablemente ya no ingresa al campus virtual de la UOC y por lo tanto no pudimos hacerle llegar la encuesta.

 

El rol del diseñador instruccional:

Proponemos en este momento unas ideas para diseñar cursos adaptados a la realidad de los estudiantes, se puede comprobar que el trabajo, los deberes familiares o sociales y las eventualidades como enfermedad o falta de retroalimentación inciden significativamente en el abandono de los elearners:

1)      Para que un proyecto de eLearning  tenga el éxito deseado, es importante contar con un grupo de especialistas en Diseño Instruccional para que guíen el proceso de desarrollo de cada curso.  El departamento debiera estar compuesto por al menos un pedagogo especialista en cada curso que se va a impartir en línea; además de un equipo de apoyo compuesto por un Diseñador Instruccional; un Diseñador Gráfico y la oportunidad de poner a prueba, como un plan piloto, el curso, para evaluar sus posibles resultados antes de impartirlo de forma oficial. De no ser así, la persona se convierte en el “Director del Departamento de eLearning de Uno” como jocosamente Greg Kearsley[10] denomina a aquellos solitarios entusiastas del Elearning.

 

2)      Varios autores concuerdan en que si bien los programas en línea se basan principalmente en materiales digitales, de todas formas es recomendable proveer material para descargar o imprimir.  Las guías de estudio, manuales o cuadernos de trabajo además de estar escritas para el alumno y no para el tutor deben poder descargarse para imprimir o leer fuera de línea o entregarse en papel impreso.  De esta forma el estudiante no tendrá que estar conectado todo el tiempo para poder hacer sus tareas; también el contar con un material físico le provee al alumno un sentido de “cercanía” con la institución educativa.

 

 

3)      En educación a distancia y también en educación virtual como una extensión de la misma, los estudiantes construyen su conocimiento por sí mismos, esto significa que en todos los materiales didácticos y los planes de estudio se debe privilegiar el espíritu investigador. Por tal motivo, se debe animar a los profesores a desprenderse de esa necesidad de dirigir al otro y permitir que los estudiantes encuentren las salidas por su propia cuenta.

 

4)      Por último y no menos importante, cuando se inicia un proyecto de eLearning se debe tener en cuenta el usuario final,  los contenidos y tecnología son secundarios,  para ese fin, la programación de tareas del curso debe incluir una carga adecuada de interacción, que se puede dar de alumno – alumno y/o alumno – profesor.

 

 

Componentes de un modelo idóneo:

Proponemos entonces los tres componentes básicos que los diseñadores de un  curso virtual que privilegia la pedagogía deben considerar:

 

Tecnología: Es el punto de partida porque el eLearning se basa en este recurso, pero es solo un vehículo en el que se transporta la educación.

 

Contenidos: Es el conocimiento almacenado en formatos de documentos, videos,  pdf  y muchas otras formas que se entregan al estudiante mediante la tecnología.

Imagen No. 2 Fuete propia

 

Interacción: Paulo Freire dice que el que enseña, aprende al enseñar y el que aprende, enseña al aprender.  Nada es más cierto en ambientes virtuales donde el conocimiento está al alcance de todos y donde tanto profesores como alumnos aprenden juntos, la llave para lograrlo es la interacción. Los foros, chats, trabajos grupales, emails, asesorías, son solo una forma de interacción y esta junto con las otras dos partes, es la que produce al final el conocimiento.

 

tci

Conclusión

Eduard C. Linderman a quien ya citamos antes, el también afirmaba que los adultos se motivan a aprender cuando experimentan necesidades que el estudio ha de satisfacer;  que la orientación de los estudiantes hacia el aprendizaje se centra en la vida;  la experiencia es el recurso más rico para el aprendizaje de los adultos;  los adultos tienen una profunda necesidad de auto dirigirse y que las diferencias individuales entre la gente se incrementan con la edad.

 

El aprendizaje no se detiene al llegar a la adultez, sin embargo es en esta edad que aparecen las mayores dificultades para poder estudiar, bien sea por el rol que nos toca jugar en la sociedad o familia o por otras causas, por tal motivo, el diseño de los cursos debe centrarse en el estudiante, tomando en consideración los tres componentes del modelo anterior; tecnología, contenidos e interacción.   Una sin la otra no son efectivos.

 

La permanente interrelación entre alumnos y profesores debe ser una norma a observarse siempre.  Se debe privilegiar el compartir experiencias, puntos de vista diferentes para fomentar la creación de redes de aprendizaje o contactos que perduren una vez finalice el curso.

 

A pesar de todo esto, debemos recordar que como también el profesor Greg Kearsley ha escrito, esta es una verdad completa; la educación en línea no es para todos.  No todos tienen la paciencia ni la habilidad para manejar programas y hallarse a gusto con la tecnología, de allí que poniendo al revés la oración: no todos los alumnos son para ser educados en línea. [11]

 

 

Referencias:

  1. Sharan B. Merriam, Rosemary Caffarella (Learning in adulthood) Jossey – Bass Publishers San Francisco CA 1991
  2. Paulo Freire (Pedagogía de la  Autonomía) Siglo XXI Editores  México D. F.  2009   11ª Reimpresión
  3. Eduard C. Linderman  (The meaning of adult education) Oklahoma Research Center for continuing Professional and  Higher Education.  Oklahoma 1989
  4. Malcolm S. Knowles (Andragogía) Alfaomega México D.F. 2006
  5. Universitat  Oberta de Catalunya  (Curso Fundamentos del Diseño Técnico Pedagógico Modulo 2 Modelos de Diseño Instruccional. )  Recuperado de: http://materials.cv.uoc.edu/cdocent/WSKAIKJT5EW8JJ40YA4B.pdf el 23/05/2011
  6. Richard E. Clark (Media will never influence learning) Recuperado de: http://users.cdli.ca/bmann/0_ARTICLES/Media_Clark.html Fecha: 23/06/2011
  1. Cfr. Lucía Radler dos Guaranys y Clauido de Moura Castro, (Ensino por correspondencia no Brasil.  Rio de Janeiro IPEA 1979   http://www.iseagt.net/docs/admin/21EduTecn.pdf
  2. TraininZone (Why Elearning often fails) Documento en línea recuperado de: http://www.trainingzone.co.uk/item/103453 Fecha: 21/06/2011
  3. Keith Tyler Smith (Early Attrition among First Time eLearners: A Review of Factors that Contribute to Drop-out, Withdrawal and Non-completion Rates of Adult Learners undertaking eLearning Programmes) Journal of Online Teaching Recuperado de: http://jolt.merlot.org/Vol2_No2_TylerSmith.htm Fecha 21/05/2011

10. Flood, J. (2002) Read all about it: online learning facing 80% attrition rates, TOJDE Volume:3 (2) [viewed 12/05/2006] http://tojde.anadolu.edu.tr/tojde6/articles/jim2.htm

11. Martinez, M. (2003) High Attrition Rates in e-Learning: Challenges, Predictors and Solutions. The eLearning Developers Journal, July, [viewed 17/11/2005]http://www.elearningguild.com/pdf/2/071403MGT-L.pdf)

12. Greg Kearsley (The director of the Elearning department  of One)  Recuperado de: http://home.sprynet.com/~gkearsley/TheELearningDepartmentofOne.htm  Fecha: 23/06/2011



[1] Richard E. Clark (Media will never influence learning) Recuperado de: http://users.cdli.ca/bmann/0_ARTICLES/Media_Clark.html Fecha: 23/06/2011

[2] Eduard C. Lindeman (The meaning of adult education) Oklahoma Research Center for continuing Professional and Higher Education.  Oklahoma 1989

 

[3] Cfr. Lucía Radler dos Guaranys y Clauido de Moura Castro, (Ensino por correspondencia no Brasil.  Rio de

Janeiro IPEA 1979   http://www.iseagt.net/docs/admin/21EduTecn.pdf

 

[4] TraininZone (Why Elearning often fails) Documento en línea recuperado de: http://www.trainingzone.co.uk/item/103453 Fecha: 21/06/2011

[5]

[6] Keith Tyler Smith (Early Attrition among First Time eLearners: A Review of Factors that Contribute to Drop-out, Withdrawal and Non-completion Rates of Adult Learners undertaking eLearning Programmes) Journal of Online Teaching Recuperado de: http://jolt.merlot.org/Vol2_No2_TylerSmith.htm Fecha 21/05/2011

[7] Flood, J. (2002) Read all about it: online learning facing 80% attrition rates, TOJDE Volume:3 (2) [viewed 12/05/2006] http://tojde.anadolu.edu.tr/tojde6/articles/jim2.htm

[8] Martinez, M. (2003) High Attrition Rates in e-Learning: Challenges, Predictors and Solutions. The eLearning Developers Journal, July, [viewed 17/11/2005]http://www.elearningguild.com/pdf/2/071403MGT-L.pdf)

[9] Sharan B. Merriam, Rosemary Caffarella (Learning in adulthood) Jossey – Bass Publishers San Francisco CA 1991

[10] Greg Kearsley (The director of the Elearning departamento of One)  Recuperado de: http://home.sprynet.com/~gkearsley/TheELearningDepartmentofOne.htm Fecha: 23/06/2011

[11] Greg Kearsley (Is online education for everybody?) Recuperado de: http://home.sprynet.com/~gkearsley/everybody.htm Fecha. 23/06/2011