SPOC es un término acuñado por el profesor Armando Fox de la Universidad de California en Berkeley, que en inglés es el acrónimo de “Small Private Online Course” y traducido al español sería algo así como: “Cursos Virtuales Personalizados”
La masificación de la educación cuyo principal exponente son los MOOC “Massive Open Oline Course” (Cursos virtuales masivos) presenta un enorme reto para toda entidad que necesita generar recursos para mantener su oferta educativa. La deserción en los cursos masivos en línea puede alcanzar hasta el 95% y eso nos deja con un pequeño porcentaje de estudiantes que pueden generar algún ingreso para las arcas universitarias.
Las universidades extranjeras, principalmente aquellas en Europa o Estados Unidos reciben enormes subsidios por parte de los gobiernos, también tienen unos grandes fondos o “endowments” que son dineros donados por sus exalumnos o benefactores y que generan recursos o intereses a largo plazo lo cual les permite operar con relativa olgura financiera.
No es el caso de las universidades latinoamericanas, muchas de las cuales subsisten con presupuestos muy bajos, y ni hablar de las universidades privadas pues en la mayoría de los países de América Latina acceder a una universidad privada es un lujo que muy pocos se pueden dar. En este contexto los programas en línea pueden servir para acercar una educación de calidad a las masas. Sin embargo esto nos trae de vuelta al punto de partida, la masificación de la educación en línea no siempre es efectiva, la educación virtual no es la respuesta a todas las necesidades educativas y cuando un profesor debe atender a 500 estudiantes en un solo curso va a ser difícil establecer las necesidades de cada uno tomando en cuenta que no están cara a cara para empezar; la motivación en los procesos de educación virtual es uno de los grandes retos en cualquier curso que se imparte por Internet.
Solo para ponernos en contexto, los MOOC es un curso virtual disponible en Internet e impartido por universidades de renombre el cual se ofrece de forma gratuita a miles de personas. Estos cursos no presentan limitaciones para ingresar, casi cualquiera con una conexión a Internet y correo electrónico puede inscribirse en estos cursos y de esta manera conectar con más estudiantes de todas partes del mundo. La mayoría de estos cursos se pueden tomar sin necesidad de pagar ni un centavo y algunas universidades cobran una pequeña cuota simbólica para entregarnos un certificado en PDF. Estos cursos no son experiencias lineales, quiere decir que no empiezan por curso uno y terminan por curso tres; usted podía escoger cualquier tema y si está disponible inscribirse en el curso aunque sea el último de una carrera de maestría.
Estos cursos también comparten la característica de ser más “sociales” en el sentido de que se espera mucha más colaboración entre los participantes.

¿Y cómo funciona SPOC?

 Los cursos SPOC presentan por su lado una interesante forma de aplicación del aprendizaje. Lo más interesante de este modelo es la personalización del aprendizaje. Al hablar de personalización nos referimos a que el profesor conoce a cada uno de sus alumnos e interactúa con ellos de acuerdo a las necesidades individuales. Este tipo de cursos ha estado presente mucho más tiempo de lo que imaginamos. Los cursos SPOC combinan el acceso a todos los recursos en línea y la tecnología disponible y le agrega también la interacción entre el profesor y los estudiantes. La clave aquí es con cuánta gente un profesor puede interactuar al mismo tiempo de manera que el curso sea efectivo. Se cree que en un salón de clases tradicional y presencial los profesores serán más efectivos interactuando con grupos menores de 30 estudiantes; la misma regla aplica para los cursos SPOC.

¿Cómo se aprende con un curso SPOC?

Los cursos SPOC son planificados para grupos pequeños; obviamente a los estudiantes se les permite aprender de la forma que ellos consideren más apropiada pero un grupo pequeño permite que el facilitador del curso o profesor interactúe de mejor forma con los estudiantes. Por supuesto que el no estar presentes en un salón de clases o poder hablar cara a cara presenta ciertos retos para la interacción, y esto también afecta la manera en que los profesores enseñan y los alumnos aprenden. Por ejemplo los estudiantes pueden trabajar entre sí o colaborar con tareas creando grupos de estudio mediante conferencias en línea como Google Hangouts; conferencias con Skype o herramientas similares, aquí la clave nuevamente es la cantidad de personas dentro de un curso.
Las evaluaciones y la interacción con el profesor permiten un aprendizaje más profundo y porque no decirlo, acorde a la necesidad de cada individuo. Un profesor que tiene que atender 20 o 30 alumnos en línea será capaz de conversar con ellos telefónicamente, escribirles un correo y leer todas las tareas que envían. Esto permite también que el profesor pueda brindar retroalimentación efectiva. El problema aquí es ¿cuánto puede costar uno de estos cursos?
En América Latina un profesor universitario gana un promedio de $1000 mensuales en el mejor de los casos; eso significa que al año un profesor podría estar ganando entre 10 a $12,000 de los Estados Unidos. Si cada participante de uno de estos cursos pagara un promedio de $50, se necesitarían aproximadamente 240 alumnos para que un curso de estos funcione a lo largo de un año.
$50 de los Estados Unidos es un precio razonable para cualquier curso en línea en América Latina; todavía no es un precio accesible, la mayoría de la población de nuestros países subsiste todavía con uno o dos dólares diarios, pero aquellas personas o empresas que pueden o quieren mejorar su prospecto laboral o capacitar a sus colaboradores si puede considerar un costo tan bajo como este.

¿Y que de los demás recursos necesarios para que funcione un programa virtual?

Básicamente para que funcione un curso virtual necesitamos lo siguiente:
  • Una plataforma de cursos virtuales.
  • Planificación y contenidos.
  • Facilitador.
  • Acreditación.
  • Publicidad.
Hoy en día hay muchos sitios gratuitos en donde se puede colocar un curso virtual para grupos pequeños. Sólo por mencionar algunos, Blackboard ofrece su plataforma de forma gratuita para profesores individuales. La compañía que produce el afamado Canvas LMS también ofrece cuentas gratuitas para profesores que impartan uno o más cursos de manera individual y no institucional; también existe el que considero uno de los mejores sitios o plataforma de cursos virtuales en la actualidad y este es Edmodo, famoso por qué presenta casi la misma estructura que Facebook pero orientada a la educación y sin dejar de mencionar a Google Classroom.
Los MOOC han estado aquí por un buen tiempo, han estado proveyendo contenidos a las masas de forma gratuita pero han dejado de lado la individualidad de cada alumno y por lo mismo estos cursos presentan un gran porcentaje de deserción. Si un alumno quiere aprender algo directo de uno de los expertos en la materia puede entonces estar dispuesto a pagar una pequeña cuota para conseguir atención personalizada.

Los cursos SPOOC puede llevarnos hasta aquellos lugares a los que nunca nadie antes ha llegado…

Imagen de perfil de Aroldo David Noriega

Autor: 

https://www.linkedin.com/pub/aroldo-noriega/32/389/140

Deja un comentario