Modelo Interpretativo de la evaluación curricular. (Dr. Bienvenido Argueta)

AROLDO DAVID NORIEGA

 

Modelo Interpretativo de la evaluación curricular.   (Dr. Bienvenido Argueta)

 El Dr. Bienvenido Argueta es una autoridad en el campo educativo en Guatemala; su disertación esta mañana estuvo enfocada en el modelo interpretativo de la evaluación curricular.  Un tema por demás amplio, con muchas facetas como  la palabra “interpretativo” supone.

 John Creswell le llama a este un “enfoque narrativo” donde el investigador, en este caso nuestro evaluador se enfoca en narrar los hechos desde el punto de vista de un individuo.  Algunas veces el individuo puede ser el estudiante, otras veces el maestro o el mismo investigador.  (Creswell, 2013)

 

Lo que el Dr. Argueta implica con su título es que una evaluación curricular no puede basarse solamente en aspectos numéricos,  un alumno no saca 80 puntos o 40 solo por así; detrás de ese número hay una vida entera de dificultades tal vez o de apoyo en la familia en el mejor de los casos.  En pocas palabras, no se puede evaluar el currículo sin tomar en cuenta la realidad de cada alumno, la realidad de cada maestro y por qué no decirlo también, la realidad de cada persona involucrada en la evaluación, sean estos supervisores, trabajadores de campo, directores de escuela, de departamento o las más altas autoridades del gobierno.

 

Una de las primeras cuestiones y sobre las que más habló en su intervención fue que la evaluación antes que nada debe tener un propósito; uno no sale en la mañana sin saber a dónde va; no puede salir de viaje sin un destino, y de la misma forma que los profesores deben tener un norte antes de entrar al aula, el evaluador debe saber cuál es la razón por la que está evaluando.   Se mencionó a Ralph Tyler como el padre de la evaluación moderna; no cabe duda que él ha sido y seguirá siendo una gran influencia para los evaluadores;  sin embargo años después el mismo Tyler refrendaba la idea que antes de empezar se debe tener en cuenta los propósitos de la evaluación. (Escorza, 2006)

 

Sea que veamos la evaluación interpretativa como enfoque o como modelo, de todas formas hemos de tomar en cuenta todos los actores y su particular circunstancia para poder proceder a efectuar una evaluación ajustada no a lo que vive cada persona.  Como bien el profesor Andrés Gálvez Sobral indica (Sobral, 2012) uno es el currículo intencionado, otro el entregado y finalmente otro más el adquirido.  Es decir, del dicho al hecho, hay mucho trecho.

 

Por esta misma causa el Dr. Argueta nos invita a hacernos una  buena cantidad de preguntas: ¿Son buenos los textos educativos?  ¿Fueron entregados a tiempo? ¿Son relevantes para el contexto local donde se desarrolla el proceso de enseñanza aprendizaje?  Estas son solo algunas a manera de ejemplo.  Las preguntas pueden ir en varias dimensiones, desde la calidad de los profesores,  la capacidad de cada alumno, el rol de los directores, el apoyo de las autoridades educativas sin dejar de lado el compromiso de los padres de familia.

 

La siguiente fase de la presentación versó sobre la falta de cultura evaluativa en Guatemala, una queja permanente es la poca continuidad que se le dan a los proyectos, cada cuatro años con cada cambio de ministro vienen nuevas políticas y el círculo vicioso se activa nuevamente.  Muy pocos casos son conocidos, entre ellos se mencionó al Colegio Americano de Guatemala entre otras pocas entidades que conducen evaluaciones con propósitos de acreditación internacional o local.

En realidad, todos los procesos de acreditación por terceras entidades son nuevos a nivel centro americano, la acreditación ha sido confundida con la autorización; mientras la segunda constituye un permiso para operar en un sistema legal, una vez conseguido el permiso o permisos necesarios ya no hay quién supervise y “certifique” que todos los procesos seguidos son consecuentes con las necesidades de los usuarios y los estándares que para el efecto se han definido.

 

Así que partiendo del propósito de la evaluación curricular se puede orientar esta práctica hacia uno de los tres modelos principales, el modelo que pretende predecir comportamientos y usa principalmente métodos cuantitativos, es decir, mide cantidades, se basa en la estadística principalmente; por otro lado el modelo interpretativo ve la realidad desde distintos ángulos y se basa principalmente en métodos cualitativos, de esto hemos venido hablando en todo este documento; finalmente el modelo emancipador que es una mezcla de ambos, sin embargo el modelo emancipador va más allá al procurar que la educación o formación del individuo lo “libere” aunque liberarnos de qué también sea otra fuente de luchas, discusiones y desacuerdos.

 

Todos concordamos que la educación es el motor que mueve el progreso; pero un niño que vive en un área rural tal vez no pueda todavía la magnitud de la falta de preparación en su comunidad, mientras que un profesor o una autoridad sí.  La idea emancipadora debiera llegar cuando este niño se convierta en adulto y empiece a influir en la vida de su comunidad.

 

Los autores mencionados por el Dr. Argueta (Husserl, Heidegger, Sartre, Merleau-Ponty) son conocidos fenomenologistas,  la fenomenología es un enfoque investigativo cualitativo, ampliamente utilizado en educación.  Si la investigación narrativa busca averiguar de qué forma un individuo responde a un fenómeno, la fenomenología traba de verificar hasta qué punto un mismo fenómeno afecta a varios individuos.  (Creswell, 2013)

 

En este caso, para nuestro trabajo evaluativo debe verse con preguntas tales como ¿De qué forma el currículo nacional base responde a las necesidades de un estudiante en particular?  Y del lado de la fenomenología se puede preguntar: ¿Cómo afecta el CNB a los estudiantes de un distrito escolar?

Estas pueden ser, en palabras del Dr. Argueta las “preguntas que conducen a otras preguntas”.

Conclusión

La gran importancia que todavía se concede a la investigación cuantitativa, (en mucho debido a que los padres, alumnos, directores y toda autoridades  quieren números) ha soslayado las ventajas de modelos como el interpretativo, hace falta combinar ambos campos para poder tener una visión más ajustada a la realidad de las personas, no por algo las sociedades que más han avanzado en educación son aquellas que dieron más libertad a sus profesores.

 

 

Bibliografía

Creswell, J. W. (2013). Qualitative Inquriy & Research Design. Thousand Oaks CA: SAGE.

Escorza, T. E. (20 de 03 de 2006). DESDE LOS TESTS HASTA LA INVESTIGACIÓN EVALUATIVA ACTUAL. UN SIGLO, EL XX, DE INTENSO DESARROLLO DE LA EVALUACIÓN EN EDUCACIÓN. Recuperado el 31 de 03 de 2013, de http://www.uv.es/RELIEVE/v9n1/RELIEVEv9n1_1.htm

Sobral, J. A. (2012). Revista de la Universidad del Valle de Guatemala. Recuperado el 31 de 03 de 2013, de La evaluacion nacional como evidencia de implementación curricular en Guatemala. ¿Són útiles las pruebas para retroalimentar el currículo nacional base?: http://www.uvg.edu.gt/revista/numero-24/11.EVALUACION%20NACIONAL%20112-115.pdf

 

 

About Aroldo David Noriega

https://www.linkedin.com/pub/aroldo-noriega/32/389/140

Deja un comentario