Uno de los problemas aparecidos en la era del Internet trata sobre los derechos de la propiedad intelectual. Con la llegada de Internet se ha facilitado el acceso a los contenidos digitales y por supuesto se ha facilitado su copia y distribución.

¿Quién debería tener la propiedad y el control de la información digital?
¿Quién debe ser la persona o la entidad que determine la disponibilidad y el acceso de esa información?
La facilidad de acceder a la información por medio del Internet ha causado serias preocupaciones acerca de la protección de la propiedad intelectual que incluye entre otras cosas música, películas, libros digitales, software y juegos de vídeo por mencionar algunos.
El robo de la propiedad intelectual es un problema que ha ido creciendo a medida que la tecnología mejora. La piratería digital es la copia ilegal de programas tales como Windows y Microsoft Office por mencionar sólo dos.

Millones de personas copian a diario películas, libros digitales o música y las descargan a sus computadoras o dispositivos de mano. Muchas veces estas descargas se realizan desde sitios llamados P2P (Peer to peer), mediante este proceso se deja de pagar los derechos adquiridos por los propietarios de esos recursos, robándoles por supuesto, el dinero al que tienen derecho por haber creado tales programas o música.

Las patentes.

Las patentes son licencias que el gobierno confiere a los inventores de programas exclusivos y mediante estas patentes ellos pueden otorgar licencias a sus clientes para que utilicen el programa o lo copien. La mayoría de patentes expira 70 años después de haber sido emitida. La mayoría de música digital, vídeos y software producido en la actualidad está protegida por algún tipo de patente.

Una marca es el nombre o una frase distintiva que identifica determinado servicio o producto digital. Nombres tales como Pepsicola, Coca cola, McDonalds son marcas registradas. Cuando se solicita una patente normalmente también se está solicitando el uso exclusivo de un hombre para nuestro producto.

Los derechos de autor.

Las patentes y especialmente las patentes digitales son bastante difíciles de obtener pero son muy importantes para los desarrolladores de software. La patente puede proteger las características de un programa que probablemente también estén protegidas por algo que se llama derecho de autor.
El derecho de autor es un concepto bastante más amplio que una patente, si bien la patente protege y permite la distribución y venta de contenidos digitales, el derecho de autor va un paso más adelante al proteger también los algoritmos o líneas de código utilizados para crear el programa.

Supongamos que tú eres un ingeniero en sistemas y de señas un programa para llevar la contabilidad dentro de las empresas, el programa “empaquetado” se puede descargar desde la red y como un programa en sí está protegido bajo una patente que te permite venderlo y pagar impuestos al gobierno.

Sin embargo, otro ingeniero en sistemas puede analizar el código con el que fue creado ese programa y fabricarse un programa similar. Aquí es donde entra el derecho de autor; el derecho de autor previene que alguien más copie el código fuente y produzca programas similares.

Los programas open source.

Los programas o contenidos open source o como en español se les llama “código libre”; es un tipo de contenido que ha sido liberado por sus propietarios. El movimiento de open source está compuesto de grupos formales e informales que defienden una filosofía que sostiene que toda la propiedad intelectual debe estar al servicio de los demás.

¿Has utilizado algún programa de open source alguna vez? Muchas veces y sin darnos cuenta hemos utilizado programas de código libre. Navegadores como Firefox; plataformas de cursos como Moodle o Canvas, son programas de código libre.

Existen ventajas y desventajas asociadas al uso de programas de código libre. Entre las ventajas más importantes es que son programas totalmente gratuitos; la mayoría de estos programas se descargan directamente de Internet y no requerirán ningún pago. El código fuente de estos programas también se puede acceder y modificar sin necesidad de contar con derechos de autor, los usuarios también pueden hacer un número ilimitado de copias sin que esto represente algún riesgo legal.

Existe también algunas desventajas asociadas al open source; una de ellas es la vulnerabilidad de la seguridad, debido a que estos programas puede ser fácilmente modificados también son utilizados para distribuir programas espías; muchas veces usar este tipo de software es como darle las llaves de tu casa a un desconocido.

Otra de las dificultades es el soporte técnico, la mayoría de empresas distribuye este tipo de programas con la esperanza de que algunos clientes necesiten modificaciones especiales y estas obviamente cuestan dinero. Esta también es la idea detrás de programas como Google y toda la gama de aplicaciones que ofrece porque mientras más usamos sus programas más información le damos y luego nos entrega publicidad exclusiva y pensada para nosotros y nuestros gustos.

Preguntas:

  • ¿A qué le llamamos propiedad intelectual?
  • ¿Qué es piratería de software?
  • ¿Cómo funcionan las patentes y los derechos de autor?
  • ¿Cuál es la diferencia entre los programas vendidos y el open source?