La calidad en la educación de adultos

Introducción:

No hace mucho tiempo fui invitado a participar en un proceso de diseño curricular por una persona que sabe mucho sobre educación especial.  Después de una serie de reuniones e intercambio de ideas propusimos elaborar una entrevista para conocer a fondo las necesidades de aquellas familias que tienen miembros con discapacidades de cualquier clase.  Como buen alumno de la UVG esperábamos extraer de un diagnóstico la propuesta.

La experta, (y no estoy poniendo en duda su capacidad), un poco molesta me dice: ¿Cómo vamos a ir a preguntarle a estas personas lo que necesitan?   Ellos no tienen los conocimientos para saber cuál es lo mejor.  Llevo muchos años en esto y me considero capaz de saber lo que ellos necesitan.  Y continuó así con una serie de argumentos que sonaban convincentes.  Tal vez lo eran.

La vedad es que nadie más que la persona que vive en carne propia puede dar fe de lo que es mejor para ellos. Por mucha experiencia que se tenga en un campo si vamos a crear un proyecto para cierta comunidad de individuos, al menos se debe contar con su opinión.

Trasladando este ejemplo al campo de la educación de adultos, muchas veces nos encontramos con personas que saben mucho y por la misma razón juzgan desde su propio punto de vista pero no se ponen al nivel del estudiante.  Un estudiante ve las cosas desde otra perspectiva y mucho más cuando ya tienen una experiencia considerable de su propia vida.  Al fin es su propia vida, el estudiante adulto tiene que conocer más de ella que nosotros los supuestos expertos en vidas ajenas.

En el presente trabajo queremos repasar en unas cuantas líneas lo que se entiende por calidad,  las teorías de educación de adultos, sus motivaciones y por supuesto las barreras del aprendizaje adulto.  Por otro lado queremos abordar específicamente el caso de la educación de adultos en Guatemala, el impacto que tiene este problema para luego proponer algunas ideas sencillas para mejorar la calidad de la educación para adultos en aquellos centros educativos dedicados a la enseñanza de adultos.

La calidad, un concepto con muchas facetas.

Ulf Ehlers (Ehlers, 2004) dice que antes de hablar de calidad debemos tomar en cuenta que la calidad tiene varias facetas que son ilustradas en la imagen inferior.

Y es que la calidad tiene tantas definiciones, así que antes de todo deberíamos ponernos de acuerdo en que consideramos como calidad, luego negociar este concepto con el resto de la comunidad educativa porque cada uno, alumnos y profesores tienen una opinión diferente otra vez.

Por último, existen grados de calidad.  Todavía hay quienes difieren de este concepto porque o hay calidad o no la hay, sin embargo muchos consideran que hay niveles de calidad que pueden ser medidos de alguna forma.  No abundaremos este tema porque aparte de polémico es extenso.

En esta última parte bien vale la pena traer a memoria lo que Julie Dirksen (Dirksen, 2012) llama el mayor obstáculo para la enseñanza y esto  es lo que el profesor sabe, si un profesor sabe mucho y no se pone al nivel del estudiante la calidad de la enseñanza será muy mala bajo el punto de vista del alumno pero bajo el punto de vista del profesor diría que es lo mejor.

Indicadores de calidad en educación de adultos

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD Guatemala (PNUD, 2013) presenta unos indicadores de desarrollo humano que se muestran en la tabla a continuación:

No. Indicador Dato
1 Esperanza de vida al nacer años 74.1
2 Tasa de abandono de la enseñanza primaria 32.1%
3 Tasa de alfabetización de adultos (% de 15 años y mayor) 75.2
4 Años de educación promedio 4.1

Tabla No. 1 Fuente propia.

Podemos suponer que si una persona va a vivir 74 años de edad, por lo menos va a acumular cuatro años de escuela, esto no siempre es cierto en todos los casos pues estos son promedios que dejan fuera una gran cantidad de personas que abandonan la escuela.  Ciertamente ha habido grandes avances en cuanto a la reducción del analfabetismo; pero aun así tenemos un 24.8% de personas que no saben leer ni escribir según el mismo sitio.  Estamos hablando de aproximadamente tres millones de guatemaltecos que han abandonado la escuela y que seguramente no volverán a menos que existan programas que tomen en cuenta la situación individual de cada estudiante.

Desafortunadamente las escuelas de adultos y otras entidades que laboran con alumnos mayores de 15 años se encuentran amarradas a reglamentos obsoletos que en lugar de facilitar la vuelta a la escuela, la impiden.  La falta de un documento puede convertirse en todo un reto cuando un adulto quiere volver a la escuela.

Las motivaciones para el aprendizaje de los adultos

Según el CIA World Factbook (CIA, 2012) Guatemala ocupa el lugar No. 125 en gasto educativo, un índice para nada envidiable.  El mismo texto asegura que  el 70% de la población total sabe leer y escribir, o sea, el 75% de los hombres y el 63% de mujeres. Esto nos deja con unos índices todavía menores de alfabetismo.  No hay datos de cuantos adultos se han graduado del nivel medio.   Si bien la expectativa de permanencia escolar es un indicador demasiado optimista, se dice que un niño puede estar en la escuela hasta 11 años.  Pero como bien decimos “del dicho al hecho hay mucho trecho” porque la permanencia real de un alumno en la escuela es mucho menor.  Una vez abandonada la escuela  pueden pasar muchos años antes que los ahora adultos decidan volver a la escuela; ahora les esperan otros problemas.

Sabemos que los adultos se motivan a aprender cuando experimentan necesidades que el estudio ha de satisfacer;  que la orientación de los estudiantes hacia el aprendizaje se centra en la vida;  la experiencia es el recurso más rico para el aprendizaje de los adultos;  los adultos tienen una profunda necesidad de auto dirigirse y que las diferencias individuales entre la gente se incrementan con la edad.

El aprendizaje no se detiene al llegar a la adultez, sin embargo es en esta edad que aparecen las mayores dificultades para poder estudiar, bien sea por el rol que nos toca jugar en la sociedad o familia o por otras causas.

Barreras del aprendizaje adulto

Sharan B. Merriam y Rosemary Caffarella en su libro Learning in Adulthood, (Caffarella, 1991) confeccionaron una lista de “Barreras del aprendizaje adulto” en 1991 que a continuación reproducimos:

1)      Problemas relacionados con horarios

2)      Problemas de transporte, ubicación de la escuela u hogar

3)      Falta de programas interesantes o afines a la labor del estudiante adulto

4)      Requisitos de tiempo o procedimientos engorrosos de inscripción

5)      Falta de información sobre programas disponibles

Es bien interesante hacer ver que estas barreras, siguen vigentes unos 20 años después!.  Basta con preguntar a un estudiante adulto para saber que siempre tendrá problemas con sus horarios, transporte, distancia de los centros educativos y hasta los requisitos de ingreso.  Estas barreras no solo se interponen entre el adulto y el estudio sino que también cuando ya están estudiando hacen la diferencia entre la calidad de enseñanza recibida.

Esta última palabra “recibida” hace referencia también  a otro problema; la enseñanza de los adultos sigue siendo una clase magistral y unos exámenes, la educación por competencias debe esperar en el mundo de la educación para adultos y no por falta de interés de las autoridades del Ministerio de Educación  sino más bien por una falta de compromiso de los profesores.   Una educación de calidad es aquella que se adapte al modo de vida de los estudiantes.

Eduard C. Linderman (Linderman, 1989)nos dice que cuando un niño llega a una escuela, esta tiene una estructura definida a la que él debe adaptarse, ocurre lo contrario con la educación para adultos, donde son las escuelas las que deben adaptarse a sus estudiantes.

Esto es crucial para las universidades o colegios de plan fin de semana  donde el grueso de estudiantes son adultos, el aprendizaje virtual es una faceta de esta adaptación al estudiante, pero por si sola la tecnología no es capaz todavía de retener estudiantes, hace falta diseñar los cursos tomando en cuenta las necesidades de cada individuo.

Educación de adultos en Guatemala

La Educación de Adultos en Guatemala no es nueva; lleva muchos años funcionando en distintos formatos.  La Educación Radiofónica, los estudios por extensión, Telesecundaria, PEAC (Programa de Educación de Adultos por Correspondencia) y todos los programas abiertos en plan fin de semana de colegios y universidades pueden considerarse dentro de este ámbito de la educación  de adultos a distancia.

Por otro lado, la deserción escolar en un problema latente en cada establecimiento, no se tienen datos de la deserción en los programas abiertos de universidades pero por referencias se conoce que los colegios privados de plan fin de semana y a distancia luchan contra una alta deserción estudiantil.

Hasta ahora, en Guatemala no se ha realizado un estudio enfocado a verificar las causas de la deserción escolar en los programas de educación de adultos.  . Una rápida visita a los catálogos en línea de las principales universidades locales arrojó cero resultados relativos al tema.

Volviendo al primero de nuestros puntos, la calidad; podemos hacernos otras preguntas nuevamente.  ¿Qué se puede entender por calidad en educación para adultos?  ¿Por qué abandonan la escuela los estudiantes adultos? ¿Qué se puede esperar como concepto de calidad en los estudiantes adultos? ¿Quién puede orientar más al estudiante adulto?  ¿Un experto o quien vive en carne propia las dificultades de no contar con un grado?  ¿Qué tiene más valor, el certificado o el conocimiento?

La mala educación de los adultos

Muchas veces el trabajo o las obligaciones familiares interfieren con la educación, en estos casos siempre va a perder la escuela.  Por ese motivo, una educación con calidad debe contemplar forzosamente la adaptación de la escuela al estudiante adulto y no como usualmente ocurre en todos los establecimientos de educación superior o de nivel medio, donde los adultos son tratados como niños grandes.   Cuando aparecen los problemas familiares o laborales, la escuela o universidad debieran estar preparados para adaptarse a la nueva situación, las escuelas en línea son una muestra de esa adaptación.

No es tan importante saber por qué se van sino más bien debiéramos preguntarnos: ¿Cómo hacemos para que se queden?   Se debería facilitar la obtención de educación mediante el uso de la tecnología, adecuación de los materiales didácticos  para adultos pero en Guatemala el mayor de los problemas bien puede ser el excesivo celo por los certificados anteriores.  Si van a entrar a primaria deben estudiar 4 años, eso es mucho tiempo en años adultos, (dog years) y luego el básico y bachillerato por madurez donde nuevamente se requiere una serie de documentos que en realidad son difíciles de conseguir.  Quieres al fin lograr recolectar todos esos papeles luego se ven obligados a llevar cursos que no van a servirles en la vida diaria o las carreras universitarias que intentan ingresar.  Por algo en España hay dos “itinerarios”[1]  de la educación de adultos, aquellos que planean ingresar a carreras humanistas no estudian matemáticas; mientras que los que piensan estudiar ingeniera o carreras similares deben hacer varios cursos de matemáticas.

Volviendo a nuestra pregunta que abrió este documento: ¿Quién sabe más lo que es calidad en educación de adultos?  El adulto que soporta la vida y espera mejorarla con unos estudios o el experto que desde su escritorio toma decisiones que marcaran la vida de miles o millones.  Recordemos que los adultos son quienes sostienen la economía de Guatemala y que su superación traerá consigo un beneficio adicional.  Es muy buena idea mejorar el acceso a la educación primaria y secundaria para niños pero estos jovencitos ingresaran a la PEA dentro de diez o más años, mientras que los adultos son el ahora y si cambiamos el ahora podemos mejorar y cambiar el futuro.

Por último se debe procurar cambiar la idea que se tiene en muchas gentes que un “cartón” va a mejorar su vida.  Es tal el celo por los certificados que hay toda una industria de falsificación de documentos, desafortunadamente muy pronto nos damos cuenta que si no existe el conocimiento que los respalde, la vida no perdona, la vida no da exámenes de recuperación.

Ideas para mejorar

Una educación de calidad para el estudiante adulto debe ser aquella que se ha pensado en base a sus propias necesidades.  Es decir, no la prescrita en las oficinas sino la que responda a un verdadero diagnóstico individual.  En tal sentido los colegios de educación de adultos y universidades debieran poder personalizar la educación del adulto mediante un acompañamiento de un tutor o coach.  En el caso de la educación por madurez, llevamos casi 40 años trabajando bajo el mismo esquema.

Calidad no es que todos ganen, que todos tengan un diploma sino que puedan abrirse paso hacia ese otro fin que el mismo adulto se traza.  Calidad también puede ser no tener que aprenderse más de lo que es estrictamente necesario.  La educación de adultos es compensatoria de las deficiencias de un sistema golpeado por la escasez de recursos y conflicto armado o pobreza extrema, por su misma naturaleza compensatoria no se puede esperar que cubra todo el CNB de plan diario como algunas autoridades se atreven a exigir. 

A pesar de las dificultades, quienes se han inscrito en el programa de educación de adultos saben que se les requerirá previo a iniciar los estudios, actitudes, conocimientos y habilidades adicionales.  ¿Hasta que punto la escuela puede imponer requisitos a los alumnos? ¿Es eso viable o bueno para el negocio?  En la red la competencia entre escuelas es a muerte y cualquiera que imponga más reglas de las necesarias puede verse relegado o sufrir la desaparición.   No obstante, un primer contacto entre el alumno y la escuela debería servir para medir esas habilidades y poder orientar al estudiante a mejorar aquellos aspectos que van a serle útiles no solo en el estudio sino en toda su vida.

Jordi Planella (Jordi Planella, Israel Rodríguez, 2004) dice que toda entidad educativa  tiene además un “compromiso social” y es el de usar la tecnología para influir en la vida de la comunidad.  La educación deber ser democrática pero como decía un viejo amigo por allí:  “Si vas a regalar algo, que sea bueno..” Si vamos a hacer un favor que sea bien hecho.   ¿Se pueden segmentar los servicios?  ¿Se puede proveer una educación a dos o tres velocidades?   Estas son preguntas que deben contestarse en base a un diagnóstico individual que hace cada escuela y cada maestro; en este sentido las autobiografías y planes de vida de cada alumno son herramientas imprescindibles.

Referencias:

  • Caffarella, S. B. (1991). Learning in Adulthood. San Francisco: Josey – Bass.
  • CIA. (01 de 01 de 2012). Cia World Factbook. Obtenido de https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/
  • Dirksen, J. (2012). Design for how people learn. Berkeley C.A.: New Riders.
  • Ehlers, U. (2004). QUALITY IN E-LEARNING FROM A LEARNER’S PERSPECTIVE. Obtenido de http://www.eurodl.org/?article=101
  • Jordi Planella, Israel Rodríguez. (2004). Del eLearning y sus otras miradas. Revista de la Universidad y Sociedad del Conocimiento, Vol. 1.
  • Linderman, E. C. (1989). The meaning of adult education. Oklahoma: Oklahoma Research Center for continuing Professional and Higher Education.
  • Noriega, A. D. (2011). ¿Qué es el eLearning? GUIDE. Roma: Universidad Guillermo Marconi.
  • Peter F. Oliva, W. R. (2013). Developing the Curriculum. Saddle River, NJ: Pearson.
  • PNUD. (2013). Guatemala Perfil de País: Indicadores de Desarrollo Humano. Recuperado el 31 de 03 de 2013, de http://hdrstats.undp.org/es/paises/perfiles/GTM.html
  • SNAHE. (2012). Swedish National Agency for Higher Education.
  • Stallings, D. (2002). Measuring success in the virtual university. The Journal of Academic Librarianship Vol 28 Issues 1-2 , 47-53.
  • TrainingZone. (2011). Why eLearning often fails. Obtenido de http://www.trainingzone.co.uk/item/103453

 

Lecturas adicionales

  1. Paulo Freire (Pedagogía de la  Autonomía) Siglo XXI Editores  México D. F.  2009   11ª Reimpresión
  2. Lucía Radler dos Guaranys y Clauido de Moura Castro, (Ensino por correspondencia no Brasil.  Rio de Janeiro IPEA 1979   http://www.iseagt.net/docs/admin/21EduTecn.pdf
  3. MAYA Betancourt, Arnobio. La Educación a Distancia y la Función Tutorial. 2da. Edición UNESCO San José, Costa Rica 1993

About Aroldo David Noriega

https://www.linkedin.com/pub/aroldo-noriega/32/389/140

Deja un comentario