Jacobo, el líder transaccional

1443513962_vector_65_01El liderazgo transaccional

Muy parecido a la tercera ley de Newton, el líder transaccional trabaja bajo la premisa de acciones y reacciones. Este concepto fue introducido por Max Weber en 1947 y retomado nuevamente en 1981 por Bernard Bass, este tipo de liderazgo de la administración como una secuencia de transacciones donde las acciones de los subordinados resultan en premio o castigo.

El líder transaccional asume que los empleados son motivados extrínsecamente, es decir por razones fuera de nosotros, estas motivaciones vienen en forma de dinero u otros premios.

Por medio de su autoridad como administrador, el líder transaccional da órdenes a sus subordinados y espera que las reacciones sean de adherirse a sus instrucciones. Aquellos individuos que cumplen con las expectativas son premiados y los que no son castigados. Este tipo de liderazgo está basado en la premisa de que el líder ocupa una posición más alta en la jerarquía de mando y por lo tanto puede reclamar de sus subordinados obediencia. Este tipo de liderazgo es muy utilizado en los salones de clases. El liderazgo de estas personas proviene de la autoridad que ocupan y no de la influencia que puedan tener en la gente.

Este tipo de liderazgo también claramente define el rol y las responsabilidades de los administradores y sus empleados; promueve una motivación saludable un tanto lógica ya que los empleados trabajan diligentemente para alcanzar los objetivos de la organización, sabiendo que si tienen éxito serán recompensados.

Asimismo, se espera que los empleados sean responsables de sus propias acciones, lo que incrementa las posibilidades de rendición de cuentas a través de toda la organización.

Jacobo, el líder transaccional

Esta mañana, Jacobo recibe un correo de su jefe superior donde le informa que cierto producto será enviado a su tienda en el transcurso del día de hoy. Se le explica que este producto debe ser puesto a disposición de los clientes tan pronto como sea posible.

Jacobo sabe que para cumplir con las instrucciones debe hacer que su gente descargue el contenedor lo más pronto posible, lo ingresen al inventario y luego lo almacenen en la bodega de forma tal que pueda ser vendido con prontitud. Los colaboradores de Jacobo saben que es una persona que siempre obtiene lo que quiere. Por lo tanto los empleados saben que llenen que seguir las instrucciones de Jacobo para hacer el trabajo y para tenerlo contento.

Esta mañana, Jacobo reúne a sus empleados y les explica de qué manera va a llegar la mercadería y cómo deben proceder con ella. Jacobo es muy claro en explicarles a ellos que es lo que quiere. Para motivarlos, les explica que si sale bien el trabajo durante el día y logran almacenar e inventariar todo antes del cierre de la tienda, recibirán un bono adicional en su salario de fin de mes.

Sin embargo, advierte Jacobo, uno solo de los empleados que falle en cumplir su tarea provocará que el resto pierda su bono. Al hacerlo así, Jacobo espera que unos a otros se presionen o se ayuden con el único objetivo de terminar la tarea del día y ganarse el bono. Jacobo se retira a su oficina y no vendrá hasta después de las cuatro de la tarde a revisar qué se hizo de acuerdo a lo que indicó.

About Aroldo David Noriega

https://www.linkedin.com/pub/aroldo-noriega/32/389/140

One thought on “Jacobo, el líder transaccional

  1. Este modelo es seguramente el que mas funciona en la actualidad,pues los empleados trabajan de igual manera y lo hacen con diligencia, asegurando así una recompensa que aumenta su potencial para hacer mejor su trabajo.

Deja un comentario