La mayoría de las veces que hablamos de teoría curricular no falta aquella popular lista de los tipos de currículo .

  • El currículo planificado, que es el que prescriben las autoridades a nivel nacional, local y a nivel de establecimiento por medio de las planificaciones docentes.
  • El currículo entregado. Este es el currículo que finalmente se enseña en los salones de clase.
  • El currículo aprendido. Que es lo que finalmente cada estudiante adquiere o aprende.
  • El currículo evaluado. Algunos autores afirman que esta es la parte del currículo que el profesor obtiene como evidencia y finalmente sirve para establecer calificaciones.
  • El currículo oculto. Son aquellas cosas que no necesariamente están planificadas pero que indirectamente son enseñadas por las autoridades y profesores de centros educativos.

¿Qué ideas mueven a los diseñadores de currículo?

Lo que esta clase de currículos no nos dice es la idea que existe detrás de la planificación de los contenidos y tampoco nos explica lo que el currículo quiere lograr cuando terminen de estudiar los alumnos. Para cubrir este espacio el profesor Michael Stephen Schiro ha definido lo que él llama “ideologías curriculares”.

Las cuatro clases de ideologías curriculares.

El profesor Schiro afirma que por más de 100 años los educadores hemos estado en pie de guerra unos con otros queriendo establecer cuál es la mejor clase de currículo que deberíamos utilizar en las escuelas. Nuestro punto de vista esta basado en nuestras ideas preconcebidas acerca de lo que un currículo debe ser y hacer.

Algunos ejemplos de este choque de ideologías se hallan en preguntas tales como: ¿debemos enseñar ortografía o se debería escribir así como hablamos? ¿Para qué sirve el álgebra si de todas formas no la van a usar en la mayor parte de su vida? ¿Es más importante que acumulen conocimiento o que aprendan a buscarlo?

Cada una de estas visiones o ideologías curriculares representa distintas creencias o ideas acerca del tipo de conocimiento que debe ser enseñado en las escuelas, la inherente naturaleza de los niños, en qué consiste el aprendizaje escolarizado y de qué manera los profesores deben impartir la instrucción y como debe evaluarse al estudiante.

Cada visión o ideología curricular tiene su propio sistema de valores; sus propios propósitos educativos y sus propias definiciones y conceptos. ¿El conocimiento consiste en comprender, ser capaz de hacer algo o comportarse de cierta forma?

Éstas ideologías de las que hablaremos a continuación son las siguientes:

  • Académica-erudita.
  • Eficiencia social.
  • Aprendizaje centrado en el estudiante.
  • Reconstrucción social.

 

Académica-erudita.

Los defensores de esta ideología curricular creen que a lo largo de los siglos nuestras culturas, por no decir la humanidad entera, han acumulado una enorme cantidad de conocimiento que ha sido organizado a su vez en disciplinas cuyo mejor ejemplo se encuentra en las universidades.

El propósito de la educación académica es ayudar a los estudiantes a aprender ese conocimiento acumulado a lo largo de los siglos y que se presenta en forma de disciplinas académicas. Adquirir conocimiento de estas disciplinas académicas implica aprender todo su contenido, sus marcos conceptuales y su forma de pensamiento. Los profesores deben ser mini-científicos que tienen un conocimiento profundo de su propia disciplina y pueden presentarlo de manera apropiada a los niños o estudiantes universitarios.

Los defensores de este tipo de educación asumen que la academia, la disciplina, el intelecto y el conocimiento son equivalentes. La tarea principal de la educación es buscar nuevas verdades a través de la enculturación de los individuos dentro de nuestra civilización y nuestro modo de pensar.

Una disciplina académica es vista como una comunidad de personas jerárquicamente organizados que buscan la verdad en una parte de su universo del conocimiento. Esta comunidad jerárquica tiene al tope de la misma a los eruditos o científicos que investigan temas relacionados a la misma disciplina, luego los profesores que transmiten estos conocimientos a los estudiantes y finalmente los alumnos que a medida que progresan pueden llegar también a ser profesores y por supuesto científicos o miembros prominentes de su disciplina. Por eso decimos que las universidades son un claro ejemplo de este modelo curricular porque un alumno puede llegar a ser un experto en su disciplina.

El propósito de la educación académica es extender el alcance de su disciplina al introducir más gente a su campo de aplicación. Esto implica introducir un alumno por ejemplo a las nociones básicas de la estadística en educación primaria, mejorar su conocimiento de la materia en educación secundaria, especializado en la educación universitaria y finalmente convertirlo en un erudito en la materia al llegar a ser catedrático o profesor y de allí seguir progresando al crear nuevo conocimiento de su disciplina mediante investigaciones.

Un currículo académico provee los medios para diseminar la disciplina y en este caso los currículos académicos establecen prioridades, por eso hemos visto que comunicación y matemática son las disciplinas más favorecidas. La mayor preocupación de un erudito académico es que se diseñe un currículo que refleje la esencia de las disciplinas.

Ideología curricular de la eficiencia social.

Los defensores de este tipo de currículo creen que el propósito de la educación es satisfacer de forma eficiente las necesidades de la sociedad al instruir a los jóvenes de manera que funcionen como individuos maduros que construyen la sociedad. Su principal objetivo es capacitar a los jóvenes para que adquieran habilidades y conocimientos que necesitarán en el lugar de trabajo o en su casa o en su vida productiva en el futuro de manera que se perpetúe la sociedad o mejor dicho la forma en que queremos que esa sociedad sea a futuro.

Estas personas creen que la esencia del estudiante o el principal trabajo de ellos es adquirir competencias para desempeñarse activamente en su vida adulta. Los jóvenes se educan aprendiendo a ejecutar las funciones necesarias para generar productividad social. Los profesores administran la instrucción al seleccionar y utilizar estrategias educativas diseñadas para ayudar a los estudiantes a adquirir las conductas y conocimientos prescritos por su currículo. La instrucción esta guiada por objetivos claramente definidos, los estudiantes pueden requerir mucha práctica para obtener y mantener una competencia.

Los profesores en este tipo de currículo de eficiencia social tienen como primera tarea determinar las necesidades de la sociedad, o más reducido dentro de una empresa o escuela, a partir de el estudio de necesidades se desarrollan objetivos terminales que ayudarán a cerrar los espacios entre la situación actual y la situación deseada. Los profesores deben encontrar la manera más eficiente de producir un estudiante a la medida del currículo.

Los teóricos de la eficiencia social caen que la manera más fácil de alcanzar los objetivos terminales de un currículo es la aplicación de rutinas de procedimiento científico (verbos activos); parte central de este proceso es la idea de que el cambio en la conducta humana, (aprendizaje) sucede mediante un proceso de causa y efecto, acción o reacción, o estímulo y respuesta. Esta idea requiere también que los educadores pre determinen mediante objetivos de aprendizaje la relación existente entre la causa y el efecto, la acción y la reacción esperada y el estímulo y la respuesta. Este tipo de proceso de enseñanza aprendizaje guiará a los estudiantes a adquirir las competencias esperadas.

Este tipo de educación es muy popular en la actualidad y los procesos de reforma educativa a nivel de América Latina están inmersos en convertir la educación en algo que se parezca a la ideología de eficiencia social.

La ideología del aprendizaje centrado en el alumno.

Los proponentes de esta ideología no se enfocan en disciplinas o necesidades de la sociedad, ellos están comprometidos con la necesidad de cada individuo. Ellos creen que las escuelas deben ser lugares divertidos, lugares donde la gente se desarrolle de manera natural de acuerdo a su propia forma de ser y deseos. El objetivo de la educación centrada en el alumno es el crecimiento de cada individuo, cada uno en armonía con sus propias emociones, intelecto, y atributos físicos. Los educadores en un sistema de aprendizaje centrado en el alumno creen que cada persona contiene dentro de sí mismo sus propias capacidades para crecer, los agentes (profesores) son vistos como la fuente de contenido para el currículo; y las metas de este tipo de currículo pueden ir mucho más allá de las prescritas porque dependerán de las aspiraciones de cada estudiante.

Los estudiosos del aprendizaje centrado en el alumno defienden el concepto del crecimiento individual como el tema central de su tarea educativa. Los estudiantes progresan a medida que desarrollan sus propias habilidades y son en sí mismos el objetivo terminal del educador.

Como resultado de esta idea, la educación involucra el descubrimiento de las capacidades inherentes de cada persona. Es un tipo de facilitación de virtudes saludables y crecimiento extraído de las propias habilidades de la gente.

El crecimiento en un sistema de aprendizaje centrado en el alumno descansan el mismo estudiante. De todas formas, la gente o los estudiantes son estimulados para crecer y construir conocimiento como resultado de interactuar con su ambiente físico, con su intelecto y ambiente social. El aprendizaje es considerado como una función de la interacción entre una persona y su medio ambiente. Debido a que las interacciones individuales con su medio ambiente, se presume ser únicas para cada persona se cree también que el resultado del aprendizaje es exclusivo de cada individuo. Esto significa que yo puedo aprender una cosa al interactuar con los demás pero mi compañera puede aprender algo totalmente diferente en el mismo medio.

Por lo tanto quienes planifican currículos centrados en el alumno buscan crear contextos, ambientes o unidades de trabajo en la que los estudiantes puedan generar significado para sí mismos al interactuar con otros estudiantes, con los profesores, con ideas y cosas. El trabajo del educador es crear de forma cuidadosa esos contextos, ambientes o unidades de trabajo que estimularán el crecimiento en los estudiantes a medida que ellos construyen significado (aprendizaje) para sí mismos.

La ideología curricular de reconstrucción social.

Las personas que defienden esta ideología están conscientes de los problemas de nuestra sociedad y las injusticias que se le hacen a sus miembros, por ejemplo injusticias originadas por motivos de raza, género, y situación social o económica entre otras. Ellos asumen que el propósito de de la educación es facilitar la construcción de un modelo más justo de sociedad que satisfaga a todos sus miembros.

Los currículistas de reconstrucción social ven el currículo desde una perspectiva social. En primer lugar ellos asumen que nuestra sociedad está en muy mal estado. Creen que para sobrevivir debemos hacer algo que evite destruir a nuestra sociedad o que ésta se destruye a sí misma. Esto involucra el desarrollo de una visión como sociedad que sea mucho mejor de la que actualmente tenemos, una sociedad utópica en la que los problemas y conflictos son resueltos en forma pacífica y con apego a la ciencia. En tercer lugar, ellos asumen que la acción curricular debe ser dirigida hacia la reconstrucción de esa sociedad a lo largo de las líneas sugeridas por la misma visión.

Estas gentes asumen que la educación es un proceso social por medio del cual la sociedad se regenera o reconstruye. Ellos tienen fe en la habilidad de la educación, utilizando el currículo como medio, para enseñarle a la gente a comprender su propia sociedad de forma que puedan desarrollar una visión para traer cambios a su existencia.

Debido a que estas personas de la educación desde una perspectiva social, la naturaleza de la sociedad es lo que es y el tipo de sociedad esperada se vuelve el objetivo del currículo. Ellos consideran también, que la experiencia humana es moldeada poderosamente por factores culturales y asumen que las creencias de las personas son determinadas por sus experiencias sociales. Ellos creen también que la verdad y el conocimiento están basados y definidos por la misma cultura. Como resultado los defensores de la reconstrucción social creen que no hay un solo individuo bueno, no hay buena educación, no existe la verdad y tampoco buen conocimiento aparte de su propia visión de una buena sociedad.

Y ya que la sociedad está atravesando una crisis, esto también afecta a la gente a la educación y al conocimiento. La misión de un currículo en este tipo de sociedad es rectificar la situación al eliminar o cambiar la cultura actual o los aspectos de esa sociedad que consideran no deseables y sustituirlos por valores que consideren adecuados y de esa manera reconstruirán su cultura de manera que sus miembros adquieran satisfacción máxima que finalmente solucione o provea para sus necesidades materiales, espirituales e intelectuales.

Conclusión.

Cada una de estas ideologías tiene su propia historia. Reconocer la tradición, el tiempo la situación a partir de la cual se fue generando cada una de ellas nos da una importante perspectiva del por qué de ese tipo de ideología .

El origen y evolución de cada ideología pro un estudio fascinante de la historia educativa en sí mismo, la ideología académica erudita es una de las más antiguas y se pueden trazar sus inicios hasta el siglo XIX; por su lado la ideología de eficiencia social puede ser trazada hasta Franklin Bobbit en los inicios del siglo XX y Ralph Tyler. El aprendizaje centrado en el estudiante se puede empezar a estudiar a partir de los trabajos de Rousseau y finalmente la ideología de reconstrucción social tiene sus raíces modernas en los movimientos en contra de la guerra del Vietnam en Estados Unidos y el movimiento de los derechos civiles iniciado en el Highlander Folk School y Miles Horton.

En Guatemala, nuestro currículo puede decirse que es ecléctico, muestra signos de las cuatro clases, por un lado promueve el uso de competencias e indicadores de logro pero está organizado por disciplinas; a su vez fue producto de unos acuerdos de paz con la guerrilla, en el ya lejano 1996 y por supuesto busca transformar nuestra sociedad.

 

Referencia

Schiro, Michael Stephen, Curriculum Theory 2nd. Edition SAGE London 2013

Imagen de perfil de Aroldo David Noriega

Autor: 

https://www.linkedin.com/pub/aroldo-noriega/32/389/140

2 thoughts on “Ideologías curriculares”

  1. Hace unos quince años Guatemala no contaba con suficiente experiencia para hace currículo, sin embargo; se propuso un currículo organizado en competencias, en donde el eje principal de todo el proceso es el desarrollo integral de las personas. Actualmente, el Ministerio de Educación de Guatemala, se ha propuesto rediseñar el currículo de secundaria con la participación de docentes, la academia, sectores sociales, curriculistas guatemaltecos, etc. El propósito es construir propuestas curriculares que faciliten el desarrollo de habilidades en las personas. Además, de generar condiciones de implementación curricular para su efectiva aplicación. La invitación está abierta para ser partícipe de este desafío de País. https://www.facebook.com/Digecur-Ministerio-de-Educaci%C3%B3n-112532749151235/

Deja un comentario