Evaluación curricular

¿Qué es evaluación?

Como indica John Mcneil (Mcneil, 2008), esta es una pregunta que levanta muchas aristas. Pone a la gente a la defensiva y hace ver como si la evaluación tuviera un halo de misterio o de terror.

La verdad es que la evaluación ha tenido una larga historia, Allan A. Glatthorn (Glatthorn & All., 2011) dice que se tienen datos de un emperador chino quien 2000 años a. C. requería que sus oficiales públicos demostrarán eficiencia por medio de exámenes. Por otro lado, A. V. Kelly (Kelly, 2004) indica que en todo momento, el profesor [y las autoridades] están haciendo evaluación sobre la marcha. (Texto entre corchetes agregado)

Podemos temer a la evaluación pero todos los días estamos utilizándola, seamos profesores o no; desde que uno se levanta para ir a estudiar calcula si tiene tiempo para desayunarse o correr a la universidad, generalmente ocurre lo segundo pero siempre uno evalúa el tiempo y la situación. Los gestores de la educación deben estar conscientes que la evaluación en educación principalmente debe servir para ayudar a que el proceso educativo se adapte al individuo de una mejor manera.

El DRAE define la palabra evaluación como el cálculo de la valoración de algo. Mientras que al buscar valoración nos dice que es asignarle un precio o valor a una cosa. Explicado en español simple; evaluar significa determinar el valor de algo. Esta definición nos deja todavía un poco en el aire. No nos dice como determinar el valor de algo ni contra que. En círculos académicos se evalúa a los estudiantes para verificar cuanto han aprendido, por ejemplo, pero en base a una nota de 100 puntos, donde 100 es la nota más alta que alguien puede contestar y 0 la ausencia total. Cualquier valor entre 1 y 100 viene a ser una apreciación o valoración dada por el maestro en base a criterios que pueden ser absolutamente personales y subjetivos y otras veces con base en instrumentos como rúbricas, listas de cotejo, etc.

 

¿Qué es evaluación curricular?

La evaluación curricular entonces puede decirse que es asignarle valor o valorar un currículo completo o parte de este. Aquí nuevamente la valoración puede ser subjetiva, en base al juicio del experto o mediante el uso de modelos de evaluación y estándares. Hace falta tomar en cuenta que la evaluación dentro de un salón de clases no es evaluación curricular, la segunda va mucho más lejos y es una valoración a niveles locales o nacionales.

Si el centro del currículo es el proceso de enseñanza aprendizaje dentro de un aula; el centro de la evaluación curricular parte también desde allí pero tiene alcances mucho mayores.

Un profesor puede ver reducido su ámbito de acción al salón de clases o al centro educativo donde labora, pero para la evaluación curricular, sus insumos pueden llegar desde ultratumba, desde la filosofía dictada por los pensadores que probablemente no están más en este mundo pero sus idea sí. Por ejemplo, hasta el día de hoy los pensamientos de John Dewey siguen teniendo mucho peso; Paulo Freire y Ralph Tyler solo por mencionar algunos.

La evaluación curricular intenta dar luz en dos preguntas importantes. ¿La planificación de los cursos, programas, actividades, y oportunidades de aprendizaje; en la forma que actualmente han sido organizadas, producen los resultados deseados? ¿Cómo se puede mejorar la oferta curricular? Cuando hablamos de evaluación curricular debemos asegurarnos de estar hablando de todo el programa de estudio, o como John F. Kerr (Kerr, 1968) indica, toda la educación planificada.

También se puede evaluar un campo de estudio, esto es todas las experiencias de aprendizaje planificadas sobre un período de tiempo y por último un curso de estudio que es todas las experiencias de aprendizaje planificadas por un periodo de un año o menos, por ejemplo un curso que dura un semestre.

Para A. V. Kelly (Kelly, 2004) la evaluación curricular es el proceso por medio del cual se intenta medir el valor y la efectividad de cualquier actividad educativa, sea a nivel nacional, local o en el aula. Pareciera una definición simple dice A. V. Kelly; pero no es así, en primer lugar este autor identifica a la evaluación dentro del aula como la primera fase de la evaluación curricular, esta a su vez da luz sobre todos los demás aspectos de la evaluación curricular. De allí que al evaluar el currículo podemos en realidad estar intentando establecer que el programa de estudio, en la realidad está ocurriendo de la forma que se planificó. Kelly claramente diferencia en su texto la evaluación del aprendizaje (assessment) y la evaluación del currículo.

 

Modelos de evaluación

Nos referiremos brevemente a algunos modelos de evaluación. Pero antes de seguir ¿Qué es un modelo de evaluación? (Glatthorn & All., 2011) Explica que un modelo de evaluación es un proceso que nos indica cómo realizar una evaluación. Hay tantos modelos como necesidades y poco algunos han sobresalido, por ejemplo el modelo CIPP de Daniel L. Stufflebeam (Stufflebeam & Shinkfield, 2007)

1. Modelo de Efectividad de L. H. Bradley
Este modelo se enfoca en verificar si el currículo está organizado de manera vertical, horizontal, si tiene continuidad, recursos y cuales áreas son prioritarias. Está basado en 10 indicadores que se pueden verificar por medio de evaluaciones internas o externas. Este modelo no entra a discutir si las teorías que dieron origen al mismo son aceptables o qué modelo pedagógico utilizar. Su fin es ver si un programa ha sido o es efectivo y como se puede mejorar.

 

Tabla No. 1 Adaptada de L. H. (Bradley, 1985)
mb

Estos indicadores para el efectivo desarrollo del currículo de L. H. Bradley; representan las características prácticas que cualquier organización compleja debe tener para poder responder y rendir cuentas a sus clientes.

Uno de los mejores aportes de este modelo es el cambio planificado, donde, en el evento que todo esté yendo bien, la pregunta pasa de: ¿Lo estamos haciendo bien? ¿Cómo lo podemos mejorar?

 

El modelo de Tyler

Uno de los primeros modelos de evaluación curricular y el que más influencia ha tenido a lo largo de las últimas décadas es el modelo de Ralph Tyler; que aboga en primer lugar por tener unos objetivos claros, identificar las situaciones que permitirán al alumno expresar por medio de su conducta el alcance de esos objetivos, construir instrumentos de evaluación que puedan chequear el logro, comparar los resultados obtenidos de varios instrumentos antes y después de ciertos períodos para estimar la carga de trabajo; analizar los resultados para determinar las fortalezas y debilidades del currículo e identificar explicaciones posibles acerca de las razones para cualquier rasgo en particular de fortaleza o debilidad. Por último el modelo de tráiler aboga por usar los resultados para hacer la necesaria modificación en el currículo.

Al ser bastante fácil de ejecutar el modelo, ha sido adoptado casi a ciegas por la comunidad educativa mundial. Tyler y Benjamin Bloom son acreditados por Robert Marzano como los dos individuos que más influencia han tenido en la educación del último medio siglo. (Marzano, Waters, & McNulty, 2005)

 

Modelo CIPP

El modelo CIPP de Daniel L. Stufflebeam (Stufflebeam & Shinkfield, 2007) es uno de los más antiguos y populares, por su facilidad y por su aplicabilidad antes, durante o después de un proceso educativo. En este modelo primero se analiza el Contexto, es decir, todo el ambiente en el que se desarrolla el proceso curricular; luego los “Imputs”, es decir, los recursos que se necesitan para trabajar; seguidamente los Procesos y finalmente Productos. Este modelo ha sido ampliamente discutido en trabajos anteriores y por lo tanto no nos detendremos aquí.

cipp

 

 

About Aroldo David Noriega

https://www.linkedin.com/pub/aroldo-noriega/32/389/140

One thought on “Evaluación curricular

Deja un comentario