El portafolios ¿es un instrumento de evaluación?

Este artículo ha sido escrito por la profesora Linda Fernsten 
y ha sido traducido y adaptado de su versión en inglés desde aquí:

shutterstock_93450118

El portafolios es una herramienta de evaluación que se utiliza para documentar el aprendizaje de un estudiante a través de una serie de tareas y artefactos.

Se considera una forma de evaluación auténtica, que nos ofrece una alternativa a los métodos tradicionales de exámenes. La evaluación por medio de portafolios permite tanto a los profesores y estudiantes un espacio controlado para documentar, revisar y analizar el contenido de aprendizaje. En otras palabras, los portafolios son una colección del trabajo de los estudiantes que permite su evaluación al proveer evidencia del esfuerzo realizado por el estudiante en relación a los objetivos de aprendizaje.

 En el mejor de los casos, la evaluación de portafolios o por medio de portafolios demanda lo siguiente:

  • Claridad de objetivos,
  • Criterios específicos para evaluación,
  • Plantillas o ejemplos de los trabajos esperados
  • Participación del estudiante en la selección de recursos que se ingresarán en el portafolio
  • Involucramiento tanto del profesor como del estudiante en el proceso de evaluación
  • Autorreflexión que demuestre la habilidad metacognitiva de los estudiantes

 

Esto quiere decir, su propio relato de lo que estuvo bien y no estuvo bien en el proceso de aprendizaje; qué fue lo que hizo y que fue lo que no hizo y por qué. De acuerdo a la profesora Linda Fernsten, estos son los elementos principales a tomar en cuenta a la hora de evaluar a través de un portafolios.

 

Procedimientos

La evaluación por medio de portafolios no está definida por un simple o único procedimiento, y tampoco pretendemos decir que este que estamos ofreciendo sea la mejor manera de evaluar por portafolios. De todas formas, los siguientes componentes son generalmente aceptados y esperados de un portafolios.

  • El portafolios en sí mismo es un contenedor de otros documentos, el portafolios no es un solo instrumento de evaluación. Contiene por ejemplo un ensayo, un ejercicio de respuestas múltiples, un dibujo y cualquier otro trabajo que el profesor indique y que esté asociado al objetivo de aprendizaje.
  • Todas las piezas incluidas en el portafolios debe proveer evidencia de que los objetivos del currículo se están alcanzando, esto a la vez se enriquece al incluir las reflexiones de los estudiantes y el proceso de revisión de cada producto.
  • Los participantes en la evaluación del portafolios (profesores, estudiantes, padres de familia, autoridades) deben conocer de antemano lo que se espera. Es decir, debe de haber una serie de estándares o indicadores de logro que los involucrados deben conocer de antemano antes de empezar a trabajar en este instrumento.
  • Dependiendo del tipo de portafolio, los contenidos pueden variar ampliamente. El portafolios puede contener como ya se dijo composiciones, ensayos, reportes de laboratorio, investigaciones, grabaciones, vídeos, muestras de objetos o cosas, fotografías, proyectos, entrevistas, conferencias, tests, ejercicios, observaciones y reflexiones entre muchas otras cosas.

En algunas escuelas se requiere que los estudiantes acumulen todo el trabajo de un semestre o de un año en un portafolios y se les llama texto paralelo. Otros lugares requieren que el estudiante mantenga su portafolios de una forma digital, de esta manera se puede revisar el trabajo en una fecha posterior. Algunos establecimientos vocacionales o universitarios que requieren portafolios lo hacen para emitir certificados o licencias.

 

Elementos de la evaluación del portafolios.

Algo muy vital en la evaluación de un portafolios es como ya dijimos primero que los participantes conozcan de antemano lo que se espera; especialmente debe haber una rúbrica para evaluar cada trabajo o el portafolios en su conjunto. Cuando los profesores desarrollan una rúbrica u objetivos ambiguos la evaluación se vuelve borrosa también. Los criterios claros pueden ayudar a reducir o eliminar la crítica acerca de la subjetividad de las evaluaciones o disminuir las quejas sobre las injusticias cometidas por los profesores a la hora de calificar las tareas de los estudiantes. El uso de una rúbrica comprensiva que presente la información estructurada acerca de la organización, los componentes requeridos, la cantidad del contenido escrito que se debe presentar y la calidad de los mismos; además de cualquier otro asunto específico que deba incluirse en la rúbrica. Por medio de una dirección explícita, los profesores deben establecer claramente los principios que guíen a los estudiantes para saber que incluirán y que no incluirán en el portafolios.

Los documentos donde se requiera reflexión por parte del estudiante son muy útiles ya que la reflexión permite a los alumnos el tiempo y el espacio para analizar su propio logró en relación a los objetivos del aprendizaje. Esto también será útil para ellos de manera que puedan evaluar sus productos finales y determinar el alcance que han logrado. Este ejercicio meta cognitivo de analizar cuánto es lo que ya saben acerca del contenido de aprendizaje puede ser una herramienta invaluable para fijar de mejor forma el contenido a la vez que les hace responsables de su propio aprendizaje.

 

Tipos de portafolios

Portafolios de muestra.

Los portafolios para muestra presentan evidencias de los mejores trabajos o productos durante un período de tiempo. Por ejemplo un portafolio para muestra en una clase de artes plásticas puede incluir los mejores trabajos realizados durante todo el año. Este tipo de portafolios también son muy utilizados en negocios o cuando un arquitecto o diseñador solicitar empleo usualmente le piden una muestra de los trabajos realizados con anterioridad.

Portafolios de proceso

Los portafolios de proceso en contraste con los anteriores, se concentran más en el proceso iniciado desde el primer día de clases hasta completarlo. En lugar de enfocarse en los mejores productos se enfoca en descubrir el camino recorrido. Por ejemplo en una clase de redacción un portafolios de proceso puede contener al inicio las primeras tareas de redacción y como éstas han evolucionado a lo largo del semestre. En este tipo de portafolios se puede utilizar la reflexión para discutir por qué Cierto tipo de estrategias fueron utilizadas en algún lado y por que en otro lugar no. El proceso de reflexión típicamente se enfoca en muchos aspectos del proceso de aprendizaje incluyendo cuáles son los enfoques que mejor trabajan, cuales no son efectivos, información acerca de la persona misma y algunas ideas para mejorar el trabajo futuro.

Portafolios de evaluación

Un portafolios de evaluación puede variar sustancialmente su contenido. El propósito básico de todas maneras es el mismo, exhibir una serie de evaluaciones o documentos, esencialmente este tipo de portafolios documenta evaluaciones, observaciones y otro tipo de artefactos de evaluación requeridos para completar un curso. Los profesores de matemáticas usualmente requieren que sus alumnos guarden todas las hojas de trabajo a lo largo de un semestre para luego revisarlas todas juntas al final del curso. Éste es un ejemplo de un portafolios de evaluación. A diferencia de los portafolios demuestra, los portafolios de evaluación no incluyen únicamente el mejor de los trabajos sino que en lugar de ello colocan una selección de evaluaciones predeterminadas que demuestren el progreso o dificultad de los estudiantes.

Portafolios digitales

Con la llegada de la Internet los portafolios en línea han ganado popularidad porque permiten combinar diferentes tipos de instrumentos. De esta manera toda la información puede estar accesible en línea casi en cualquier momento. Muchas universidades y establecimientos privados están utilizando servicios como Wikispaces y Elgg para mantener portafolios en línea. De la misma manera que los portafolios anteriores este tipo de portafolios debe estar relacionado a un objetivo de aprendizaje específico.

 

Beneficios de la evaluación por portafolios

La evaluación por portafolios beneficia grandemente la evaluación ya que nos permite ir más allá de una simple nota de calificación e involucra a los participantes tanto en el proceso de creación como de evaluación. Al tomar parte en el desarrollo de sus portafolios, analizando lo que se espera como buen trabajo, y evaluar el aprendizaje de su propio trabajo los estudiantes desarrollan conocimiento y comprensión acerca de su nivel de aprendizaje. La evaluación por medio de un portafolios ha sido bien documentada en los años anteriores.

Los beneficios son numerosos, para empezar podemos decir que es una manera de evaluación más individualizada y permiten demostrar competencia en una amplia gama de conocimientos. Estos también pueden ser utilizados en conjunto con otros tipos de evaluación, por ejemplo evaluaciones estandarizadas o con referencia normas. Muchas veces los contenidos del portafolios son seleccionados de forma colaborativa, permitiendo a los estudiantes la oportunidad de tomar decisiones acerca de su propio trabajo y animándolos a establecerse objetivos sobre lo que han alcanzado y lo que necesitan hacer todavía.

La evaluación de portafolios puede promover el diálogo entre el profesor y los estudiantes acerca de la naturaleza de su trabajo personal. Muchas veces, los estudiantes tienen documentos o proyectos que les han sido regresados con una nota baja pero no comprenden exactamente qué áreas deben mejorar. La reflexión requerida en un portafolios en conjunto con los trabajos que este contiene puede ser una estrategia muy importante que permita al estudiante auto evaluarse y mejorar en el camino antes de recibir su nota final.

Lo más importante de todo es que el portafolios permite una manera auténtica de demostrar la habilidad y logros alcanzados. Permiten tener una experiencia real en el mundo que demanda organización, toma de decisiones y meta cognición. Si lo sabemos utilizar correctamente, lo planificamos bien y lo comunicamos a nuestros estudiantes la evaluación por portafolios puede ser una alternativa positiva para mejorar el aprendizaje.

 

Referencias

  • Fernsten, L., & Fernsten, J. (2005). Portfolio assessment and reflection: Enhancing learning through effective practice. Reflective Practice 6(2), 303–309.
  • Hamp-Lyons, L., & Condon, W. (2000). Assessing the portfolio: Principles for practice, theory, and research. Cresskill, NJ: Hampton Press.
  • Jardine, A. S. (1996). Key points of the authentic assessment portfolio. Intervention in School and Clinic, 31(4), 252–253.
  • Martin-Kniep, G.O., Cunningham, D. & Feige, D. M. (1998). Why am I doing this?: Purposeful teaching through portfolio assessment. Portsmouth, NH: Heinemann.
  • Rodgers, C. R. (2002). Voices inside schools, seeing student learning: Teacher change and the role of reflection. Harvard Educational Review 72(2), 230–253.

About Aroldo David Noriega

https://www.linkedin.com/pub/aroldo-noriega/32/389/140

Deja un comentario