El Modelo de Escuela Efectiva

Introducción

En el video “Changing Paradigms[1] narrado por Sir Ken Robinson expone que casi todos los países de la tierra en este momento, (y América Latina no es la excepción) están inmersos en una reforma educativa, el identifica dos razones importantes para esto:

–       Razones económicas, para hacer que los jóvenes de hoy tomen su lugar en una economía globalizada; (a pesar de la incertidumbre  de no saber  cuándo caerá la bolsa de nuevo)

–       Razones culturales.  Con un poco de sorna, Sir Robinson afirma que existe un deseo de preservar la cultura local y no ser engullidos por la misma globalización del comercio.  Queremos pasar a los hijos, nuestros “genes culturales” afirma.

Siguiendo esta misma línea de ideas, efectivamente, desde México a la Argentina el movimiento de la reforma educativa ha cobrado fuerza, especialmente después de la aparición del Proyecto Tunning; de allí que estudios como el de Guillermo Ferrer toman las mismas ideas de mejorar la educación para preservar la cultura y al mismo tiempo preparar al estudiante para enfrentar los retos del nuevo orden mundial, retos a su vez inciertos según Sir K. Robinson.

En las siguientes páginas veremos las características de una escuela efectiva, que es en pocas palabras, aquella donde “nada queda al azar”;  una escuela que se preocupa no solo de mantener una buena gerencia sino también una buena pedagogía.

Luego echaremos un vistazo a los estándares educativos, que son aquellos parámetros por los que se mide si la educación es o no de calidad;  estos estándares deben elaborarse a nivel local tomando en cuenta las características de cada país pues no es posible, en vista de la multiculturalidad de Guatemala, importar estándares (como a veces pasa) de otras naciones.

La importancia de los estándares es que permiten conocer lo que se espera de los alumnos, maestros y autoridades educativas en un contexto ideal y local.  Un estándar por último, provee un marco de referencia para la evaluación en el aula.

 

 

El Modelo de Escuela Efectiva

Robert E. Slavin propone un modelo de clase efectiva basado en los siguientes componentes:

–       Calidad de la instrucción.  La manera en que se presenta la información, se refiere a todo el aspecto relacionado a las clases magistrales, materiales de estudio y todo lo que ocurre dentro del aula pero visto desde la perspectiva integradora donde todo trabaja para hacer de la educación una experiencia agradable.

–       Nivel apropiado de instrucción, que se relaciona con el grado de habilidad del profesor para asegurarse que todos los alumnos estén preparados para una nueva lección. Para Slavin, este es el tema más difícil porque agrupar o no agrupar se convierte en el punto crítico de la educación, como hacer llegar a todos la instrucción cuando tienen diferentes capacidades y necesidades.

–       Incentivo o motivación.  Slavin afirma que si los alumnos tienen interés en aprender algo van a hacer el esfuerzo para dominarlo, el reto aquí entonces es hacer que la enseñanza signifique algo para el alumno.

–       Tiempo  Según el autor más tiempo es igual a más aprendizaje, esto no siempre es verdad.

 

 

La escuela y programas efectivos

La efectividad de una escuela no depende solamente de los profesores;  tienen mucho que ver otras variables, por otro lado, escuelas que cuentan con ambientes ordenados y con buena parte del tiempo dedicado al trabajo y control del progreso de los estudiantes son las que tienden a producir mayores logros.

En algo tiene mucha razón Robert Slavin, en América Latina las escuelas son tan disparejas tanto dentro de cada país como al compararse con todos los demás.  Aquí mismo en Guatemala podemos ver esa disparidad de oportunidades; esto no debe desanimarnos para poder tratar de provocar un cambio.

Slavin propone en primer lugar que las escuelas deben ser la principal unidad de cambio; ese cambio a su vez debe ser comprensivo, continuo y respetar a los profesionales locales.

Parafraseando a Raczinsky y Muñoz[2], pasamos ahora a considerar:

¿Cómo hacer para que los niños que viven en condiciones de pobreza tengan una escuela efectiva?

 

En primer lugar, los autores identifican a la escuela eficaz como aquella que “logra que sus alumnos alcancen metas educativas de calidad, independientemente de su origen social.  Una escuela eficaz toma en cuenta el rendimiento inicial y la situación de entrada de los alumnos y promueve que todos ellos alcancen los más altos logros posibles.”

Por supuesto que esto depende de varios factores, profesores efectivos, con liderazgo, una visión y misión de la escuela compartida por todos y vuelven los autores sobre los conceptos de una escuela efectiva de Slavin.  Los autores agregan de forma muy apropiada, la colaboración de las familias como otra condición de efectividad.

La escuela es entonces el centro del cambio, un cambio que no es inmediato, puede durar mucho tiempo pero que tiene como centro el deseo de la escuela misma de mejorarse a si misma; digamos que cualquier escuela, por más pobre y pequeña que sea, puede apropiarse de este deseo de mejora.

En una escuela “donde nada queda al azar” existe una gestión coherente; una distribución adecuada de las tareas y recursos;  otro de los aspectos importantísimos enumerado por los autores son la planificación pedagógica efectiva, a nivel del aula y de todo el centro.  Aquí la gestión del currículo se hace necesaria y es donde la continua evaluación del progreso de los alumnos debe guiarse por medio de los estándares educativos.

Esto les entrega a los profesores un marco general que orienta su accionar en cada una de las clases. En este nivel, en varias de las escuelas se pone bastante énfasis en la articulación entre ciclos. A juicio de los propios docentes, la planificación entre profesores que se desempeñan en niveles y ciclos distintos ha contribuido de manera importante a los buenos resultados, pues les permite anticiparse a los distintos momentos educativos, sabiendo de antemano las potencialidades y debilidades de los niños que cambian de nivel. [3]

 


66

 

 

 

 

 

¿Qué son los estándares educativos?

Cómo más adelante veremos, un estándar es un patrón o molde para verificar que una cosa o un elemento, en nuestro caso, elemento educativo, cumple con unas características generalmente aceptadas como válidas y buenas.

Los estándares educativos son recientes, apenas después de 1980 entraron en discusión en Estados Unidos, pero en lo que si hay consenso hoy es que es necesario que todos los actores sociales de la educación sean responsables de sus acciones ante alguien más.

El Ministerio de Educación o los profesores activos son responsables ante la gente, ante los estudiantes.  ¿Pero cómo medimos el grado de cumplimiento de su trabajo?  ¿De qué forma nos podemos asegurar si se están cumpliendo los objetivos educativos propuestos?  ¿Cómo sabemos que un profesor, un director o un alumno están haciendo lo que se espera de ellos?    La respuesta es la misma: Estándares.

Antes de pasar a ver la importancia de los estándares educativos es bueno resaltar que como bien Gilberto Valverde[4] aclara, no es suficiente tener estándares en papel, hace falta usarlos como se debe; el solo hecho de tener unos estándares definidos no va a mejorar el proceso educativo, aquí considero que es el más importante concepto que se debe tener en cuenta; los estándares por si solos no mejoran la educación, esta se mejora por medio de los cambios profundos que se realizan a nivel de la escuela y sociedad.

En Chile el SIMCE después de creados unos estándares para la educación a nivel nacional le siguió un proceso de validación nacional por medio de consultas por el Ministerio de Educación, entrevistas individuales y grupos focales por la Universidad Católica de Chile, estudios exploratorios y otros tipos de consulta.[5]

 

55

 

 

Importancia de los Estándares Educativos[6]

Hasta no hace mucho, una persona ganaba o perdía un curso y no había manera de averiguar si la enseñanza había sido eficaz, si el instrumento de evaluación fue correctamente elaborado y ni siquiera en el supuesto de haber aprobado el curso no garantizaba que el desempeño en la vida real fuera a ser satisfactorio.

De allí que Ferrer nos ilustra que el gran vacío existente en el campo educativo de América Latina sean precisamente esos parámetros que permitan medir la efectividad tanto de la educación brindada (Estándares de Contenido) y la de los indicadores de logro (Estándares de desempeño); esto nos advierte Ferrer, provoca oposición a priori.

Uno de los primeros beneficios del uso de estándares es que permiten conocer lo que se espera de los estudiantes; orientan al diseño del currículo, coordinan las áreas educativas y garantizan igualdad de oportunidades.

En la dimensión política de los estándares y por la importancia que a Guatemala se refiere el autor afirma que se puede tener estándares y aún usar un currículo flexible. La respuesta es sí, siempre y cuando  los estándares han sido elaborados de forma colectiva, mediante acuerdos nacionales o comunales.

Para elaborar estándares educativos se requiere primero un buen equipo técnico, en segundo lugar que exista un referente curricular y luego que esos estándares sean validados por profesionales, este es uno de los mayores desafíos, hallar gente idónea para elaborar y validar estos estándares.  Con la llegada de la era digital, el autor nos expone que hay ahora una mayor apropiación de estos estándares.

 

Estándares Educativos

¿Qué es un estándar?   Esta palabra fue modificada del inglés  standard, que algo así como un molde o una media general.  El diccionario de la Academia de la Lengua Española lo define como un patrón o tipo de una cosa normal.   De allí que un estándar educativo es la medida de una buena educación, una medida de como las cosas debieran ser.   En el caso de Guatemala, la educación oficial atraviesa dificultades porque no llena esos estándares mundiales y a veces ni siquiera locales.

 

El trabajo de Guillermo Ferrer[7] se basó en varios postulados; Primero: que el estado estuviera comprometido con una agenda del cambio; Segundo: Legitimar los estándares por medio de un debate abierto; Tercero: Viabilizar la implementación de esos estándares al promover un compromiso entre el estado y los actores sociales.   Hay casos muy interesantes narrados como el de Chile pero por la importancia que se merece consideraremos solo el de Guatemala; en este sentido en Guatemala si bien hay un compromiso del estado como tal y se ha echado a andar una Reforma Educativa después de la firma de los Acuerdos de Paz,  aún persiste la escasa inversión en la educación, de forma particular y no basado en lo que dicen los documentos puedo afirmar que desde la creación del actual CNB en ningún momento se tomó en cuenta la opinión de las entidades de educación privada por ejemplo y que el nuevo CNB si bien es una buena idea, fue más una imposición; a pesar de eso si ha existido un debate abierto entre los mandos medios de la educación y los actores de los mismos.

 

Lo que si no pasa de ser simples palabras son los compromisos a nivel sindical que adquieren los profesores y sus respectivos sindicatos; precisamente ahora el país ha aumentado su deuda para pagar aumentos salariales, eso de ninguna forma ayuda a la educación.

En la dimensión metodológica se basa en otros postulados que igual vamos a analizar a la luz de la situación en Guatemala; Cuarto: Los estándares presentan características que los diferencian de otras formas de prescribir currículo. El autor aclara que no hay un modelo para elaborar estándares, de todas formas explica que son los estándares de contenido y desempeño; los primeros como aquellos elementos que un estudiante debe conocer y los segundos relacionados a la evaluación progresiva que se hace a medida que se avanza en esos contenidos.

En cuanto a Guatemala y como en otro de los documentos se apunta, este tema esta rígidamente reglamentado por medio del Currículo Nacional Base y todos aquellos documentos relacionados.

En Quinto lugar: Los estándares se elaboran de una forma en concordancia con los instrumentos de evaluación.  En Guatemala se han elaborado pruebas estandarizadas para medir el desempeño pero es un tema que todavía tiene que discutirse; pues y como más adelante volveremos a explicar sobre el asunto, una cosa es lo que está escrito y  otra lo que efectivamente ocurre en las aulas guatemaltecas.  (Algo que compartimos con la mayoría de países latinoamericanos)

Sexto: La validez de los estándares educativos, al menos en lo que respecta a Guatemala si han sido validados; Séptimo: Los estándares requieren insumos materiales y profesionales que garanticen una implementación adecuada y oportunidades de aprendizaje para todos los estudiantes.  En este sentido en Guatemala se está trabajando con la capacitación docente y la alineación de los materiales curriculares entre otros.

 

Octavo: Financiamiento global para la elaboración de estándares.  Con mucha razón el autor afirma que la mayoría del presupuesto en AL se destina a pago de salarios, por tal motivo es necesaria la búsqueda de financiamiento foráneo. Desafortunadamente esto solo endeuda más, tal y como lo demuestra el reciente préstamo por casi 300 millones de dólares que sin duda irán al pago de sueldos de profesores que no ayudan a la educación, mucho menos en la reforma.

 

 

Evaluación en el aula

En el estudio: ¿Qué pueden aportar las evaluaciones estandarizadas a la evaluación en el aula?,  Pedro Ravela[8] expresa que las pruebas estandarizadas pueden tener un efecto positivo sobre las concepciones y prácticas de los maestros, así como identificar algunos puntos cruciales en los que dicho efecto se materializa.  Ahora bien, el uso de estas pruebas todavía es tabú para un 40% de los profesores en los países donde se realizó el estudio;

Algo más triste todavía es que apenas un 28% tiene un conocimiento más o menos del marco curricular de las pruebas;  por lo tanto sentencia Ravela, el primer gran desafío es llegar  a los maestros o como Robert Slavin lo dijo antes; tomar en cuenta a los profesionales de la educación a nivel local.

El uso de pruebas estandarizadas puede traer ciertos beneficios, en primer lugar dice Ravela; ayudar a tomar conciencia de la importancia de las capacidades que los niños debieran adquirir;  propicia la apertura del maestro a nuevos horizontes didácticos;  acceder a instrumentos de trabajo que faciliten las tareas cotidianas, (el autor dice vida);  y por último desarrollar en los maestros conciencia de su responsabilidad para usar adecuadamente la evaluación.

En este sentido y antes de pasar a exponer de forma muy simple los resultados de las evaluaciones efectuadas por PREAL en algunos países de América Latina vale la pena expresar que la evaluación ha sufrido varios cambios, desde una concepción totalmente sumativa que se usaba solo para promover de grado a los estudiantes, hoy en dia es usada como un instrumento más de la pedagogía; la evaluación sirve no solo para promover sino para diagnosticar, corregir el rumbo y formar.

 

Los últimos dos documentos de lectura fueron extensos, más de 100 páginas de cada uno, en ellos se relata el proceso de evaluación llevado a cabo en varios países de América Latina, entre ellos Guatemala; se llevaron a cabo pruebas estandarizadas de Matemáticas e Idioma Español, con la característica que se contrastaron lo que dice el Currículo Nacional Base con lo que los profesores enseñan en la clase; al mismo tiempo se contrastaron con estándares internacionales.

Ambos documentos pueden resumirse en dos refranes:

–       “Del dicho al hecho hay mucho trecho”    o;  “El papel aguanta con todo…”

¿Y por qué un juicio tan severo?  Se desprende de la lectura del documento escrito por Graciela Loureilo Donis que la mayoría de países tiene estándares definidos, o un currículo formulado, tal vez no tan elaborado o rígidos como el de Guatemala o Costa Rica pero si se tienen parámetros sobre los cuales debe girar el proceso educativo,  pero las evaluaciones casi en su totalidad, con la sola excepción del Uruguay, no respondieron o no se basaban en esos parámetros pre-establecidos. Es decir, los profesores evalúan aun usando métodos viejos o tal vez son parte de ese 70% de profesores que desconoce el marco curricular.

 

Otra de las deficiencias continuamente señalados por los autores del estudio es que no se prioriza la comprensión lectora en Idioma Español, en ese sentido quiero agregar que apenas unos días atrás tuvimos la oportunidad de evaluar unos niños de segundo grado de primaria en San Juan Comalapa, Chimaltenango, nos sorprendió de manera agradable ver que los niños pueden leer bien y en  español, pero al momento de preguntar de que se trata la lectura muy pocos contestaron satisfactoriamente.

 

Conclusión:

¿Para qué sirve la educación? ¿Debiera ser un medio para adquirir independencia económica o para preservar la cultura? ¿Si la educación deja de ser un medio para buscar una mejor carrera, dejará de ser atractiva?  ¿Cómo nos aseguramos que la educación va a cumplir sus fines, verdaderamente?  ¿Quién establece los fines de la educación?

Son muchas preguntas para una o dos páginas de conclusión, sin embargo y como ya citamos a Sir Ken Robinson, en este momento hay dos razones principales por las que casi todos los países del mundo están inmersos en un proceso de reforma educativa, una es económica y la otra cultural.  Ambas son buenas y ambas son válidas ante la sociedad.

 

Ante esta necesidad se hace necesaria una escuela efectiva que tenga calidad en su instrucción, aquí, la calidad de la que hablamos nada tiene que ver con tecnología o instalaciones lujosas, más bien el autor nos propone una clase magistral bien preparada donde el profesor sepa por medio de un diagnóstico inicial tal vez, en qué situación se encuentra cada estudiante previo a la nueva clase, si traen las bases necesarias o hace falta hacer ajustes, qué hacer con los que presenten dificultades a la hora de echar a andar la clase.

Luego hemos analizado que debe ser o como debiera ser una escuela con programas efectivos, aquí la efectividad no depende solamente de los profesores o alumnos, toda la comunidad educativa incluidos los padres tienen parte en hacer de la escuela una cuyo apellido puede ser excelencia.

La escuela eficaz entonces es aquella que logra que sus alumnos alcancen metas educativas de calidad, independientemente de su origen social.   En este sentido es bueno traer a memoria que vivo en una área periférica de la ciudad de Guatemala, en ese lugar existe lo que se llama el barrio “La Arenera”, es un montón de casas, si se les puede llamar así; construidas en lo que antes fue la línea férrea, cerca de allí está el Colegio Evangélico Prados de Villa Hermosa, que ganó el primer lugar a nivel nacional en las evaluaciones diagnósticas del año 2009.

Se puede codear muy bien con los colegios que se encuentran cerca de la UVG; pero sus alumnos se desempeñaron de manera excelente, esta es entonces una escuela de calidad que cobra una décima parte de lo que pagan en otros colegios cercanos.   Por cierto, Miguel Suc, el dueño fue mi estudiante y después mi trabajador, pero hay cosas que hacen allí que quiero aprender.

Para verificar el grado de aprendizaje logrado por los estudiantes se usan los llamados “estándares educativos” que son los moldes o patrones que sirven de punto de referencia.

En último lugar, comentamos las evaluaciones llevadas a cabo en varios países de América Latina donde con raras excepciones los contenidos curriculares no siempre son los que se evalúan en el aula.  Una razón más para usar o generalizar los estándares educativos.

 

 

Glosario

Agenda de cambio

Es el cronograma para cambiar una situación a nivel de estado.   Enumera los pasos necesarios hasta llegar a la meta propuesta.

 

Calidad

El estado óptimo de un proceso o artefacto.   Calidad de educación es entonces una educación efectiva, la mejor posible o necesaria para el contexto escolar.

 

Cultura

Modo de vida de las personas.

 

Currículo

Plan de estudios regulado por el gobierno.

 

Escuela eficaz

Aquella que “logra que sus alumnos alcancen metas educativas de calidad, independientemente de su origen social

 

Estándares educativos

Requisitos de calidad mínimos para la educación.

 

Globalización

Proceso de internacionalización del comercio, la política, educación y otros.

 

Instrucción

Educación que busca resultados inmediatos.

 

Instrumentos de evaluación

Documentos o procesos creados por los profesores para medir el nivel de desempeño en los estudiantes.

 

Paradigma

Un modo de pensar

 

Proyecto Tunning

Un proyecto europeo que busca armonizar las demandas educativas empresariales con la educación brindada en las universidades.

Parámetros

Estándares

Propósitos de evaluación

Razones para evaluar, (Diagnostica, formativa o sumativa)  Y como se usa esa información después.

Reforma educativa

Proceso de cambio de los modos de educar en todos los estudiantes.

Validez de los estándares

Hacer que los estándares propuestos los revise un experto externo y certifique su congruencia con los objetivos educativos.

 

 

 

Referencias

Sir Ken Robinson (Changing Paradigms) Catalogo en línea [Archivo de video] Recuperado el 30/09/2011 de: http://www.youtube.com/watch?v=zDZFcDGpL4U

Dagmar Raczinsky, Gonzalo Muñoz (Efectividad escolar y cambio educativo en condiciones de pobreza en Chile) Editorial Maval Ltd.  Santiago de Chile 2005

Gilberto A. Valverde (El movimiento a favor de los estándares en Estados Unidos) Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe PREAL  [Sine loco]  2005

 

Jacqueline Gysling, Lorena Meckes / Estándares de aprendizaje en Chile: Mapas de progreso y niveles de logro SIMCE 2002 a 2010

 

Guillermo Ferrer (Estándares en educación) Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe PREAL  Santiago de Chile,  2008

 

Guillermo Ferrer (Estándares de aprendizaje escolar Documento No. 44) Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe PREAL  Santiago de Chile,  2008

 

Pedro Ravela (¿Qué pueden aportar las evaluaciones estandarizadas a la evaluación en el aula?) Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe PREAL  Montevideo,  2010

 



[1] Sir Ken Robinson (Changing Paradigms) Catalogo en línea [Archivo de video] Recuperado el 30/09/2011 de: http://www.youtube.com/watch?v=zDZFcDGpL4U

[2] Dagmar Raczinsky, Gonzalo Muñoz (Efectividad escolar y cambio educativo en condiciones de pobreza en Chile) Editorial Maval Ltd.  Santiago de Chile 2005

[3] Ibid

[4] Gilberto A. Valverde (El movimiento a favor de los estándares en Estados Unidos) Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe PREAL  [Sine loco]  2005

[5] Jacqueline Gysling, Lorena Meckes / Estándares de aprendizaje en Chile: Mapas de progreso y niveles de logro SIMCE 2002 a 2010

 

[6] Guillermo Ferrer (Estándares en educación) Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe PREAL  Santiago de Chile,  2008

[7] Guillermo Ferrer (Estándares de aprendizaje escolar Documento No. 44) Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe PREAL  Santiago de Chile,  2008

[8] Pedro Ravela (¿Qué pueden aportar las evaluaciones estandarizadas a la evaluación en el aula?) Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe PREAL  Montevideo,  2010

About Aroldo David Noriega

https://www.linkedin.com/pub/aroldo-noriega/32/389/140

Deja un comentario