¿Te gustaría recibir gratis un manual para la redacción de objetivos instruccionales?

Suscríbete a nuestra lista de correos para obtenerlo totalmente gratis! Además, recibirás cada mes un boletín con nueva información sobre lo último en diseño instruccional, cursos virtuales, educación de adultos y otras cosas más. Además accesos a cursos gratis e información de interés para cualquier persona involucrada en el campo de la educación formal o no formal.

Suscribirse

¿Por qué menos gente apoya las misiones?

shutterstock_175964363Esta semana voy a hablar de un tema que no tiene que ver con la educación pero me apasiona de igual forma. Las misiones trans culturales. Tengo un diploma del SETECA en misiones y en menor o mayor medida trato de involucrarme en proyectos misioneros. El tema viene al caso porque a finales de la semana pasada tuve la oportunidad de platicar con un hermano que es líder evangélico en Guatemala, podría decir que es uno de los más respetados líderes cristianos en Guatemala y quién fuera pastor por muchos años de una de las iglesias más grandes y misioneras de nuestra ciudad.

En medio de una amena conversación y teniendo yo en mente uno que otro proyecto misionero, trate de sacar el tema a colación con el objeto de pedirle un tiempo para presentarle la idea, (por supuesto que eso solo estaba en mi mente) sin embargo el me terminó contando su desilusión con los proyectos misioneros en general.  Dice este respectado hermano y líder que las misiones en Guatemala son más o menos así:

 

Misioneros de otros países que vienen a Guatemala.

Tajante dice que gracias a Dios Guatemala ya no necesita misioneros, si necesitamos obra social y necesitamos ayuda foránea y comida, fuentes de trabajo, etc.  Pero misioneros que prediquen la palabra ya no porque Guatemala es un país donde el evangelio ya se ha sembrado. Además, muchos extranjeros, viven en Guatemala mucho mejor que en sus países de origen.

Misioneros de Guatemala que van a otros países

El caso aquí es más delicado, advierte este hermano, ya que muchos misioneros y agencias misioneras han hecho de esto su negocio personal.  Viven de ofrendas, y cuando van a otros países usualmente escogen los más tranquilos para vivir.  Les gusta Europa, América del Norte y América del Sur pero muy pocos irán a países donde es prohibido predicar el evangelio.

 

Mi opinión personal

El hermano tiene toda la razón, mucha gente hace de las misiones su negocio personal. Así de frío como parece es totalmente cierto, mucha gente se agarra de Corintios 9:14 “Así también ordenó el Señor que los que proclaman el evangelio vivan del evangelio..”  El problema aquí es que está primero, ¿el dinero o el evangelio?.  Si es un negocio para mi, trataré de pedir ofrendas pero la predicación quedará en segundo plano.   Pablo hace muy clara su postura en los versículos siguientes al indicar que el (Pablo) no está pidiendo nada con el fin de que la gente no le reclame después.  Y es que esto da para otro blog, si pido una ofrenda estoy obligado a dar cuentas a la persona que me dio el dinero y casi me vuelvo esclavo del que me mantiene.  Personalmente conozco muchos misioneros que desean ir a ministrar en España a los españoles y eligen hermosas ciudades, otros quieren ir a España para ministrar a los musulmanes o para usarlo de puente para entrar a África del Norte, también conozco hermanos misioneros que viven mucho más pobres que si estuvieran en Guatemala, ha de ser una vida dura vivir en medio de tanta riqueza, como por ejemplo Europa y no tener ni para comprarse un helado. También hay gente que pide dinero, levanta fondos y luego se va de turista por unos años.

Personalmente conozco varios misioneros extranjeros que han dedicado su vida al ministerio en Guatemala, han vivido tanto tiempo aquí que se sienten en tierra ajena cuando viajan a su lugar de origen, personas como Pablo Burguess de quienes jamás podríamos decir que vivieron una vida holgada en Guatemala.  Por cierto, Dora Burguess, la esposa de “don Pablo” fue apenas la segunda persona que tradujo el Popol Vuh al español e inglés, siendo un gran aporte a la cultura nacional.  Otros más vienen por otros motivos, pero lo que conozco son gente honorable que no vendería su alma por dinero.  Por supuesto que el hermano en cuestion tiene toda la razón, ya no hace falta misioneros en Guatemala.  Un misionero norteamericano que me dio clases en el seminario me dijo que había escogido venir a Guatemala porque los norte americanos ya no son bienvenidos en otras partes del mundo y que el sería más útil aquí si capacita gente “morena” que luego viaje a África del Norte o países similares.

También tengo el placer de conocer hermanos que han salido de Guatemala y realizado grandes proyectos en otras partes del mundo, gente que jamás pide un centavo pero Dios les provee todo lo necesario;  por lo tanto para terminar quiero recordar a mi profesor David Suazo, del SETECA, el la llama la “Teología del que me importa”.  El profesor Suazo nos dice que esto de los negocios con el evangelio no es nada nuevo. Filipenses 1:15  al 18 dice: “Algunos a la verdad predican a Cristo por envidia y rivalidad; …otros por ambiciones personales..” Pero que importa, sea de forma fingida o verdadera, Cristo es predicado.  (parafraseado)

Gente que se aprovecha siempre vamos a encontrar y también gente que trabaja para el Señor.  Es fácil darse cuenta que personas son así, si el misionero o pastor no pide dinero para todo y confía solamente en Dios, podemos estar seguros que es un hombre o mujer que pone al Señor antes.  Si es una persona que para todo pide dinero y no se ve ninguna evidencia, con toda seguridad es mejor no darle ofrendas.

 

 

 

 

Tecnologías de Información y Comunicación aplicadas a la educación